Forinvest cierra su 15ª edición con tres enseñanzas de Mario Alonso Puig

Forinvest cierra su 15ª edición con tres enseñanzas de Mario Alonso Puig

Más de 80.000 visitantes y 3.000 ponentes han pasado por Forinvest a lo largo de sus 15 años vida; lo que lo consolida como el mayor foro de networking financiero empresarial del país.

Forinvest ha logrado trasladar cultura financiera a la sociedad. Prueba de ello son esos miles de asistentes, que se suman a los casi 2.000 expositores que, como Economía 3, han estado en el certamen en algún momento de su historia.

El certamen, según el conseller Vicent Soler, «ha conseguido poner a València en el mapa de la cultura financiera durante estos años». A su juicio una de las claves del éxito ha residido en su «capacidad de resiliencia, sabiendo conectar con las preocupaciones del sector y adaptándose a las diferentes coyunturas económicas», ha apuntado el también presidente de Forinvest.

Durante la clausura de esta edición, la del rencuentro presencial, se ha celebrado un emotivo homenaje al profesor José María Gay de Liébana, gran asiduo a Forinvest; y que falleció hace menos de un año.

En ella, el profesor de la Universitat de València, Gregorio Labatut ha hecho un repaso sobre su trayectoria profesional y ha recordado la gran amistad que les unía “era un gran compañero y amigo que nos contagiaba de su optimismo y alegría”. «Una persona con la podías discutir y debatir porque tenía argumentos y porque siempre ponía en valor aquello que compartíamos», ha añadido el conseller.

«Los profesores de universidad compartimos el ‘ofici de raonar’, que más allá de razonar o debatir; es intentar buscar puntos de encuentro. El ruido no debe colonizar el espacio, hay que practicar el diálogo«, ha concluido Soler.

De Cuba a los indios navajos

La clausura ha corrido a cargo del doctor Mario Alonso Puig, fellow en cirugía por Harvard University Medical School y que ha dedicado gran parte de su vida a investigar cómo desplegar el potencial humano.

Al inicio de su ponencia ha recordado que cuando España perdió Cuba, reinó el desánimo y el desaliento entre la población. Pero en ese contexto, un pintor valenciano, como fue Joaquín Sorolla supo llevar luz y esperanza con su obra. Eso no le valió para que algunos miembros de la Generación del 98, le tacharan de insensible; «pero es en los momentos de mayor oscuridad, cuando hay que llevar luz al mundo». «Todos tenemos la responsabilidad de hacer de este mundo un lugar mejor y eso solo es posible, si los que habitamos en él, las personas, estamos mejor. La felicidad fortalece la economía. El núcleo ha de ser la persona, no el beneficio; porque la ganancia será el resultado»; ha subrayado Mario Alonso Puig.

El doctor ha destacado la diferencia que hay entre pensar que uno realmente es afortunado y el llegar a vivir y sentirse como tal. «El gran desafío no es pensar que somos afortunados; si no vivir como que lo somos».

Con su experiencia en Bhutan, el país que cuenta con el índice más elevado de felicidad, el doctor llegó a comprender cómo salud y bienestar están muy relacionados y al alcance de todos, pero hay que trabajar sobre todo a nivel interior.

Si la inquietud, el desasosiego, la ansiedad y la preocupación están demasiado presentes en nuestra vida; «es la consecuencia de que el ser humano se ha separado de algo», ha simplificado.

Primero, se ha separado de uno mismo –la trampa primero te seduce y después te castiga–, ha advertido. En este sentido, ha destacado el nivel de reactividad tan grande que existe en estos momentos, y ha puesto de relieve un dato; el 80% de las consultas de medicina general están relacionadas con un problema que en el fondo tiene que ver con la inestabilidad emocional.

«Sin paz interior y serenidad no podremos llegar a controlar las sustancias negativas que es capaz de liberar nuestro cuerpo. Si queremos reconectar con nosotros mismos; necesitamos momentos de quietud y de silencio».

En segundo lugar, el ser humano se ha separado de los demás. «Ya pesa más de qué partido eres, qué cultura o religión practicas; que quién eres. Lo distinto se ha convertido en distante». «Reconectar con los demás pasa por la voluntad de llegar a una verdad superior; a base de los fragmentos que cada uno vamos dejando. El amor es el vínculo social por excelencia; que mejora la salud y la inteligencia. Ser amable, reducir la carga que lleva el otro, buscar la cordialidad, y poner en valor a las personas permite vivir con menos miedos e ira», ha recalcado.

Por último el ser humano se ha separado de la vida. «Si no entendemos lo que nos da vida, que a veces puede ser muy duro, tenemos dos opciones como aprendí de la filosofía de los indios navajos en Nuevo México. Ellos hablan de que dentro de sí libran una gran batalla: Por un lado está el águila majestuosa. Todas las acciones del águila están llenas de verdad, de bondad y de belleza. Pero en su interior también vive un terrible lobo. Él representa lo peor que hay en mí, se sustenta sobre mis propias caídas y justifica su presencia diciendo que él es también parte de mí. ¿Quién ganará esta gran batalla? Aquel a quien yo alimente cada día”, concluyó.

Mario Alonso Puig felicidad salud

GVA-Habitatge-300-CALOR-VAL
Viu-en-pla-EU-9may-3-junio-CASTELLANO
GVA-Habitatge-300-DESPESA
infocif-superbuscador-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.