br5 robot paella

El robot que cocina paellas y la empresa que revoluciona el sector foodtech

«Un robot debe obedecer las órdenes dadas por un ser humano«, afirmaba la segunda de las tres leyes de la robótica formuladas por Isaac Asimov. Y esa es precisamente la función de los robots desarrollados por BRobot5. ¿Tirar una caña? Hecho. ¿Preparar una hamburguesa? Claro ¿Cocinar una paella? No sin polémica.

Enrique Lillo, fundador de la compañía, y la mente detrás del primer robot cocinero de paellas relata a Economía 3 que todo comenzó cuando fue invitado a la boda de uno de sus mejores amigos. «Además de esta tengo una empresa de automatización de robótica. Mi amigo me pidió que para su boda le hiciera un robot. Yo hacía robots para fábricas, pero no para bodas. Su madre tenía un bar y se me ocurrió la idea de que nos dejara un grifo de cerveza y se lo colocamos al brazo de un robot para que sirviera las cañas en el cóctel«, explica. Y así fue como comenzó todo.

La profesionalización llegó cuando asistieron a la Feria de la Hostelería H&T. A partir de ahí su visión cambió y fueron seleccionados para un programa de aceleración por una de las escuelas de cocina más prestigiosas de España: el Basque Culinary Center. Lillo bromea con esta ‘contradicción’: «Fue maravilloso que se interesaran por nuestro proyecto. Que una escuela donde se forman cocineros apueste por un cocinero robótico es genial porque entienden que esto en algún momento puede llegar a extenderse«.

El primer robot que cocinó una paella

«Estuvimos en contacto con una gente que cocinaba arroces y pensamos que para el H&T podíamos crear un robot que también cocinara arroz. Fue entonces cuando creamos el primer robot del mundo que puede cocinar una paella. Soy la primera persona del mundo que se ha comido un arroz hecho por un robot«, contesta Lillo al ser preguntado por su éxito más sonado.

La polémica «mejor recibida por unos que por otros» les valió estar en boca de todo el mundo a través de medios de comunicación y redes sociales. «Dimos la vuelta al mundo. Salimos en noticias de China, Estados Unidos, La India… En España se lo tomaron un poco peor. El tema de la paella es muy polémico«, afirma. «Llegó un punto en el que decíamos que el robot cocinaba ‘arroz con cosas’ para que los valencianos no se enfadaran«, bromea.

«Soy la primera persona del mundo que se ha comido un arroz hecho por un robot»

¿Es el robot el nuevo mejor amigo del hombre?

Como el maestro de la ciencia ficción, Lillo también es un firme defensor de que los robots no se crean para sustituir a las personas, sino para hacerles la vida más cómoda. «El robot no existiría si no hubiera una persona que hubiera hecho antes una receta«, comenta. Y defiende que «está claro que nuestro robot no hace la paella con madera de naranjo. Pues no. En ningún momento pretendemos hacerla así. No es el propósito«. «El robot no piensa por sí solo. Es como una especie de Thermomix, pero mucho más autónoma y con más capacidad. Hay un chef detrás que ha diseñado una receta siempre«, agrega.

Lillo resalta además cómo en la actualidad la hostelería «está sufriendo una gran crisis«, no solo por las restricciones derivadas de la pandemia, sino también por la falta de personal cualificado. «Ocurre lo mismo que con la agricultura, ya no hay tanta gente que recoja la fruta y la verdura. Encima, esta situación ha empeorado con la covid. En la hostelería está pasando lo mismo. Hay falta de personal cualificado. No todo el mundo, por ejemplo, es capaz de hacer una buena paella«, explica.

Por esa razón su solución propone un chef «alternativo«, aquellos días que el cocinero humano enferma o, incluso, decide abandonar su empleo. «Si eso ocurre sin una planificación previa te hunde el negocio«, dice. La idea de BRobot5 es que los robots se ocupen de las tareas que no aportan ningún valor extra a la paella como por ejemplo removerla, igualar el arroz o añadir el caldo. De esta forma, los cocineros profesionales pueden dedicar ese tiempo a desarrollar mejor sus recetas. «Se trata de añadir un poco de I+D a la cocina«, concluye.

paella robot

2021 un año «difícil«

La compañía se encarga de toda la parte de la producción relacionada con la ingeniería y la integración de los robots. «El brazo del robot es como cualquier otro de los que se utilizan en la industria. Entonces, lo que hacemos es diseñar la máquina, fabricar la parte mecánica y todos los utensilios para que el robot pueda trabajar. Además de programarlo claro«, expresa.

El 2021 ha sido complicado para una empresa que se puso en marcha «unos pocos meses antes de la pandemia«. Además, la crisis de los semiconductores tampoco ha favorecido esta situación. «Está siendo complicado llegar a los plazos de entrega para, por ejemplo, entregar un ordenador o un sensor para detectar un vaso«.

Eso sí, Enrique Lillo es optimista y afronta 2022 «con mucha ilusión«. Robots que cocinarán nuevos platos de la gastronomía española o dar el salto al ‘delivery’ son solo algunos de sus planes de futuro.

GVA-Habitatge-300-GASTO-CAST
GVA-Habitatge-300-HUMEDAD-CAST
GVA-Habitatge-300-DESPESA
infocif-superbuscador-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.