Retos de la economía valenciana en el mercado exterior en 2022

¿Qué retos enfrentará la economía valenciana en el mercado exterior en 2022?

Los retos e incertidumbres de los mercados internacionales derivados en parte por la crisis sanitaria continúan. Con un escenario actual de desabastecimiento a nivel global de materias primas, subidas de costes en materia energética y con la rotura de la cadena de suministros, la economía valenciana se prepara para enfrentar retos económicos tanto a nivel nacional, como en los mercados internacionales, así lo ha reflejado el reciente informe ‘Comercio exterior valenciano ante un nuevo escenario internacional en 2022’ presentado por el director territorial de CaixaBank en la Comunitat Valenciana, Xicu Costa, y el presidente de Cámara Valencia, José Vicente Morata.

Según el estudio de estas dos entidades, en el escenario internacional actual se pueden apreciar desajustes entre la oferta y demanda de bienes y la rotura de la cadena de suministros y escasez de materias primas y otras semimanufacturas, lo que se ha traducido en un intenso aumento de los precios, tanto en los fletes marítimos con Asia, como en el aumento acelerado de los precios energéticos, por encima de los niveles previos a la pandemia.

Escenario económico actual

Todos estos cambios están incidiendo en las empresas exportadoras; no sólo valencianas, sino de la mayor parte de los países y afectan, sobre todo, a las cadenas de suministro; a la estructura de costes de producción y a las prioridades de los mercados proveedores y de destino.

Las empresas se enfrentan a un escenario que cambia rápidamente; lo que las obliga a adoptar políticas flexibles que les permitan adaptarse a los nuevos condicionantes y tendencias que marcan los intercambios comerciales internacionales. Pero también se abre ante ellas la posibilidad de aprovechar los nuevos nichos de mercado y oportunidades que surgen con estos cambios.

Retos y oportunidades internacionales 

La rápida recuperación de la demanda, a partir de la segunda mitad de 2020; se ha traducido en una recuperación de la mayor parte de los productos exportados por las empresas valencianas.

  • Los productos agroalimentarios mantendrán la senda ascendente; sobre todo en el mercado europeo y norteamericano, al aumentar su peso en la cesta de la compra.
  • La pandemia ha cambiado los hábitos de consumo en los países desarrollados, lo que implica una mayor demanda de bienes y servicios relacionados con el hábitat; el confort; el deporte y la salud, pero también una mayor demanda de productos electrónicos; tanto para el ocio como para el trabajo.
  • Frente a un sector del automóvil en retroceso temporal (tanto por la demanda como por la imposibilidad de producir ante la falta de chips) se amplía el mercado para elementos de transporte eléctricos y una mayor movilidad urbana.
  • Cabe destacar también la oportunidad para las semimanufacturas del metal, las destinadas al sector de la construcción, del sector químico, como proveedores alternativos a los procedentes de los países asiáticos. Su creciente competitividad se basa, no en el precio, sino, sobre todo, en la disponibilidad, cercanía geográfica y menos incertidumbre en el suministro.
  • Por último, el notable aumento de los costes de producción que están sufriendo las empresas a nivel mundial -por materias primas, energía y transporte- podrían afectar negativamente a los planes de inversión a medio plazo, y, por ende, a las exportaciones de bienes de equipo.

Entre las principales conclusiones del estudio destacan las siguientes:

  • Las cadenas de suministro internacionales y las estructuras de costes de las empresas se están viendo afectadas notablemente, lo que se está traduciendo en una mayor propensión al acortamiento de las cadenas de suministro, desviación de comercio, cambios en las políticas de stock (aumentar los stocks frente al ‘just in time’) y diversificación de proveedores en mercados más cercanos. Esta situación supone un aumento de las oportunidades en el mercado europeo; destacando los que son ya nuestros principales mercados: Francia, Alemania, Portugal, Bélgica y Países Bajos. Destaca también Turquía que se está posicionando en el comercio internacional como alternativa a los mercados asiáticos.
  • Los cambios en los hábitos de consumo – mayor gasto en hábitat, el uso del ‘ecommerce’, la digitalización y mayor preocupación por la sostenibilidad- ofrecen buenas oportunidades en mercados de alto poder adquisitivo: países del norte de Europa, Estados Unidos, Canadá y Oriente Medio.
  • La cercanía de los mercados del norte de África (Túnez, Marruecos o Egipto) y de África Occidental supone una ventaja de costes para las empresas valencianas; tanto como mercados de destino como proveedores de insumos.
  • Los elevados costes de los fletes con Asia y; la incertidumbre en el suministro de los pedidos (ya sea de compra como de venta) van a incidir negativamente en los intercambios comerciales. No obstante, China e India seguirán siendo mercados con elevado potencial de crecimiento para productos de valor añadido medio-alto.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.