Vino. Bodegas. (Imagen de Adriano Gadini en Pixabay)

La boda roja: la batalla por el origen del vino se libra en Valencia

La batalla del vino siempre ha estado presente en la Comunitat Valenciana y Valencia en particular. Semioculta, latente, pero no ha cesado. Sin embargo, en los últimos meses, la diplomacia ha dejado paso al duelo. La disputa se intentó canalizar por la vía de la política -en el sentido más noble de la palabra-, pero ha acabado en los tribunales.

En concreto, en el más alto tribunal, el Supremo. Este es el último capítulo que conocemos del enfrentamiento entre las Denominaciones de Origen de Valencia y Utiel-Requena, que de rebote afecta también a la de Alicante.

Preguntadas las partes por Economía 3, la D.O. Utiel-Requena se ha limitado a hacer referencia a su último comunicado de prensa, en el que aseguran que el Tribunal Supremo les da «la razón definitiva» porque, «por tercera vez»,  el Alto Tribunal «obliga rotundamente a la D.O. Valencia a quitar de su pliego de condiciones los municipios adscritos a la demarcación geográfica de la D.O. Utiel-Requena». «Es más, insta a la Conselleria de Agricultura a que lo haga público de inmediato en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana para evitar llevar a equívocos a los consumidores sobre la procedencia de los vinos de la D.O. Valencia», añaden en su nota.

Por su parte, desde la D.O. Valencia, su presidente, Cosme Gutiérrez, en declaraciones a este medio, ha asegurado no compartir el contenido de la sentencia aunque, como no puede ser de otro modo, la acatarán. Considera el presidente de esta denominación de origen que «las que se tienen que mover son las propias bodegas que se inscribieron voluntariamente en la D.O. Valencia». Preguntado por cuántas bodegas ‘operan’ bajo su paraguas, Gutiérrez explica que «hay 36 o 37 de Utiel-Requena y otras tantas de Alicante».

¿Por qué estas empresas bodegueras deciden formar parte de la D.O. Valencia?

Pero, ¿por qué estas empresas bodegueras deciden formar parte de la D.O. Valencia? «Porque les interesará comercialmente. Nunca le hemos dicho a ninguna bodega que se inscribiera. Puede ser que se venda más por el nombre», comenta Gutiérrez.

«Con esta sentencia, lo que está intentando la Conselleria de Agricultura es llegar a un acuerdo las tres D.O. que no perjudique a las bodegas y los viticultores, porque al final son los perjudicados», sostiene el representante de esta denominación de origen, que asegura que, de toda la producción de la que disponen, «sale todo embotellado, no sobra ni una gota de vino».

En definitiva, Gutiérrez se muestra más bien pesimista: «Las empresas se irán a vinos de añada o de mesa y salimos todos perjudicados, porque el vino lo podrán vender donde quieran, en Extremadura o Castilla-La Mancha». En todo caso, desde la D.O. Valencia confían en que la Conselleria de Agricultura de la Generalitat Valenciana reúna a las partes implicadas para encontrar una solución dialogada.

Y en medio de la guerra del vino, las bodegas

Al final, las protagonistas últimas de todo este embrollo son las empresas del vino. Las bodegas, a las que cada D.O. intenta ‘captar’ para su causa. Manuel Olmo, gerente de Bodegas Hispano Suizas, afirma que preferirían «que se mantuviera todo como estaba anteriormente». Esto es, «poder trabajar desde Requena tres D.O. en un mismo territorio. Para nosotros lo ideal es que se mantuvieran las tres. Como un argumento comercial para entrar en las cartas de los restaurantes. Vas a venderles y puedes vender tres vinos de distintas denominaciones», explica.

Pero, ¿cuántos de sus caldos se adscriben a cada una de las denominaciones en disputa? A la D.O. Valencia pertenece un 25% de su producción; un 35% a la de Cava y un 40% a la de Utiel-Requena. «Somos partidarios de no perder nada de lo que tenemos», insiste Olmo, que en cualquier caso asegura que, en su caso, ‘vende’ la marca por encima de la denominación, por lo que resta importancia a esta disputa. «La estrategia de Bodegas Hispano Suizas es primero la marca y luego las D.O. Si no podemos, pues trabajaríamos con las dos, Cava y Utiel-Requena. La D.O. es un apoyo para buscar una actividad comercial, pero la afección a nosotros es mínima».

Por su parte, otra de las grandes, Bodegas Sierra Norte, limita su opinión a este respecto a que su deseo es el de «darle continuidad al trabajo que llevamos realizando durante más de 20 años los agricultores, bodegas y consejos reguladores; evitando de este modo la pérdida de valor para todos los que formamos parte de esta cadena».

Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
Randstad-Verano-300
Randstad-Verano-300
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.