Tarifas de la luz.

A vueltas con el precio de la luz: causas y soluciones de Gobierno y eléctricas

El precio de la luz marca un nuevo récord histórico. Es la noticia del día prácticamente sin interrupción desde hace ya muchas semanas, seguramente demasiadas. Sin embargo, los medios de comunicación no podemos, ni debemos, cambiar de tema. Se trata de un acontecimiento inédito -y especialmente crudo por su dimensión- que repercute de forma directa en los bolsillos del ciudadano de a pie; el sector primario y, por ende, en la producción alimentaria; los siempre castigados autónomos, y desde la más pequeña hasta la empresa de mayor tamaño y facturación, que acabará repercutiendo estos costes en el consumidor.

Ante esta inusitada situación, unos y otros se echan las culpas, una crisis de gobierno asoma, las eléctricas dicen no tener nada que ver y, de momento, solo se ha propuesto -y aplicado, cierto es- una solución. Aunque, a la vista de los datos, parece insuficiente. El Ministerio de Consumo dirigido por Alberto Garzón ha puesto en marcha una bajada del IVA que, a decir verdad, ha quedado en una tirita ante una hemorragia incontrolada. Pero, ¿de quién es la responsabilidad de los continuos picos históricos del precio de la luz? ¿Qué soluciones se pueden poner en marcha para revertir o frenar esta tendencia alcista? Fuentes de la Vicepresidencia tercera del Gobierno y del Ministerio para la Transición Ecológica y, por otro lado, del sector eléctrico, dan sus argumentos a Economía 3.

Desde el sector eléctrico sostienen que el precio del mercado mayorista en España -común en la Unión Europea- no se aleja mucho del de otros países europeos. Señalan dos razones para el alza del precio de la electricidad: la subida del precio del gas y del CO2. Pero no solo en España, sino también en Italia, Francia, Alemania y el resto de Europa.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Las diferentes tarifas de la luz en Europa

El precio de la electricidad (mercado mayorista) se fija en base al coste del CO2 en el mercado europeo y al precio del gas en los mercados internacionales. La electricidad en España -argumentan desde las eléctricas- soporta una mayor carga impositiva que los países de nuestro entorno y “ahí radica la diferencia de precios con Europa”.

“La principal razón de la subida del precio mayorista es el gas. Por cada 1 €/MWh que sube el gas, el coste de la electricidad se incrementa en 2 €/MWh, mientras que por cada 1 €/t que sube el CO2 el coste de la electricidad se incrementa en 0,33 €/MWh. Los Estados son los que han tomado medidas para que el precio de CO2 suba. Los Estados de la EU crearon el mercado de CO2 para penalizar el daño ambiental de la energía fósil, incentivar las inversiones en renovables y hacer más competitiva la energía sin emisiones. Han reducido los derechos en el mercado de CO2 para que el precio suba -que es lo que está pasando en la actualidad- y así cumplir el objetivo para el que fue creado”, indican las mismas fuentes.

“En lo que sí hay grandes diferencias entre España y el resto de los mercados de la electricidad europeos son en los impuestos/cargos/tasas y la existencia de una tarifa regulada o PVPC. El coste de energía representa el 27% de la factura de los clientes residenciales. Los costes no relacionados con el suministro [impuestos, recargos y otros] suponen casi el 60% de la factura. Los impuestos (solo) representan en el entorno del 33% de la factura de la luz”, añaden.

Tarifa regulada o PVPC

Sobre la tarifa regulada española, desde el sector eléctrico aseguran que “traslada toda la volatilidad del mercado mayorista diario a los clientes domésticos”. “España es el único país en el que los precios para los hogares (PVPC) están sujetos al comportamiento de las subidas y bajadas del precio de la luz del mercado horario”, aseguran las eléctricas, que, por contra, destacan que los países de nuestro entorno (Francia, Italia, Portugal o Reino Unido) “tienen precios fijos de mercado para periodos de entre 3 meses y 1 año utilizando una cesta de mercados de futuros (forwards)”.

De tener un sistema similar al del resto de los países de Europa (trimestral, anual), el cliente PVPC estaría pagando el precio fijado hace 1 año y no el precio actual influido por el CO2 y el precio del gas en los mercados internacionales, lo que representaría una factura inferior en un 30% aproximadamente. Indexando el PVPC a referencias de mercados a plazo, como los países europeos de nuestro entorno, los consumidores con menos capacidad de gestión de demanda no se verían expuestos a la volatilidad del spot”, concluyen las fuentes del sector eléctrico.

Menor volatilidad del mercado para luchar contra la subida de la luz

Desde la Vicepresidencia Tercera y Ministerio de Transición Ecológica señalan a este diario el “firme compromiso del Gobierno para conseguir que la factura de la luz quede lo más alejada posible de la volatilidad y del incremento de los precios del mercado mayorista”. Para ello, afirman que trabajan en varias medidas de carácter estructural.

Así, este departamento promete trabajar para “limitar la variabilidad de la tarifa regulada, el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), medida reclamada por las asociaciones de consumidores”. Esto pasa -agregan- por “integrar en parte una cesta de indicadores más estables que permitan mantenernos en horquillas de precios”. “Esta mayor seguridad supone que se interiorice parte de la prima de riesgo de reducción de la volatilidad y, por tanto, hay que ser cautos con respecto a cuáles son los indicadores a los que se indexa y en qué momento se produce esta indexación”, puntualizan.

“Achicar” el mercado mayorista

Otra de las líneas en las que trabaja el Ejecutivo es en la de reducir el volumen de la energía que participa en el mercado mayorista, de modo que este “se convierta en un mercado de ajustes, pero contemos con otros sistemas de determinación del precio que cumplan las reglas del derecho europeo, pero que beneficien directamente a los consumidores”.

Luz. Electricidad.

El Ministerio ha especificado que entre estos sistemas para “achicar” el mercado mayorista se encuentran la contratación bilateral; en la que España es el principal mercado europeo; el autoconsumo; las comunidades energéticas locales; el fomento de la eficiencia energética; las subastas de renovables –cuyo sistema reduce la factura de los consumidores– o la regulación de los mercados de capacidad y almacenamiento “para evitar que, como ocurre ahora, las centrales de ciclo combinado de gas, vendan a precios de escasez”.

La Vicepresidencia Tercera, asimismo, ha recordado que confía en que el Congreso apruebe cuanto antes los dos proyectos de Ley que le ha remitido el Gobierno, el que actúa sobre la retribución del CO2 no emitido del mercado eléctrico y el que crea el Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, porque “reducirán progresivamente el recibo final de los consumidores, hasta un 15% en el caso de los hogares cuando se apliquen en su totalidad”.

Suministro mínimo vital y otras medidas que va a poner en marcha el Gobierno

Transición Ecológica ha planteado una batería de medidas para afrontar el escenario de elevados precios de la electricidad, como la próxima aprobación de un suministro mínimo vital; la prolongación de la suspensión del impuesto al 7% de la generación hasta fin de año, o la aplicación de medidas para reducir la volatilidad de la tarifa regulada y el volumen de energía que se negocia en el mercado mayorista de la electricidad.

La aprobación del suministro mínimo vital está incluida en la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética. Al respecto, fuentes del Ministerio señalan que “su entrada en vigor aportará una protección adicional a los consumidores vulnerables, al impedir que se les corte el suministro eléctrico de un modo temporal –cuatro meses adicionales a los cuatro meses ya contemplados en la normativa vigente en caso de impago– y de acuerdo con los servicios sociales”.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, responde en el Congreso sobre el precio de la luz.

EFE/Chema Moya

Prolongación de la suspensión del impuesto al 7% para bajar la factura de la luz

Otra de las medidas que prevé poner en marcha el Ejecutivo es la de prolongar hasta final de año la suspensión del Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica (IVPEE), que grava con un 7% los ingresos de las empresas generadoras y que estas repercuten en el precio del mercado mayorista, para mantener su efecto positivo sobre las facturas de los consumidores. La suspensión del IVPEE fue aprobada por el Consejo de Ministros el pasado 24 de junio únicamente durante el tercer trimestre del año.

Las mismas fuentes recuerdan que “gracias a esa reducción impositiva y a la rebaja del IVA desde el 21% hasta el 10%, los consumidores que tienen contratado el suministro eléctrico en el mercado libre están pagando menos de lo que pagaban antes del crecimiento de precio del mercado mayorista” y que “la aplicación de ambas rebajas fiscales tiene un impacto del 12% en los hogares”.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.