Los bancos españoles vuelven a beneficios

Los bancos españoles ya vuelven a registrar los beneficios prepandemia

Los bancos españoles obtuvieron un resultado atribuido de 3.170 millones de euros en el primer trimestre de 2021, frente a las pérdidas de 1.125 millones de euros correspondientes al mismo periodo del año anterior.

La disminución del margen bruto del 8% anual, hasta 19.277 millones, se debe, fundamentalmente, a los menores márgenes obtenidos por intereses y comisiones, solo parcialmente compensados por los mejores resultados, netos de diferencias de cambio, por operaciones financieras, según informa la Asociación Española de Banca.

Los gastos de explotación se redujeron más de un 10% anual. De este modo, la ratio de eficiencia mejora en más de un punto porcentual hasta situarse en el 46,4%. Frente al 47,6% de un año antes.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Tras el significativo esfuerzo en provisiones y dotaciones realizado en 2020 para anticipar los posibles efectos adversos de la crisis en la calidad crediticia de sus carteras, los bancos españoles mantienen el esfuerzo en el primer trimestre de 2021, con un total de 4.800 millones de euros. Importe equivalente al registrado trimestralmente en 2019, antes del inicio de la pandemia.

Los saneamientos extraordinarios acometidos adicionalmente en los primeros meses de 2020 provocaron pérdidas en la cuenta de resultados de 636 millones a 31 de marzo. Al cierre del primer trimestre de 2021, los resultados consolidados ascendieron a 3.762 millones de beneficios, lo que supone una rentabilidad sobre activos (ROA) del 0,55%, similar a la media trimestral del ejercicio 2019.

Balance consolidado de los bancos españoles

El balance consolidado se elevó a 31 de marzo de 2021 a un total activos de 2,75 billones de euros. Esto supone un crecimiento del 2,3% respecto de la misma fecha del año anterior.

La evolución de las masas patrimoniales del balance durante los últimos doce meses se explica, fundamentalmente, por tres factores.

En primer lugar, la política monetaria de los bancos centrales explica el incremento en más de un 50% anual de los saldos, tantos activos como pasivos, mantenidos con dichas autoridades monetarias. En segundo lugar, la evolución de las masas patrimoniales se explica por la significativa reducción de la actividad de negociación. Especialmente con derivados, cuyo valor contable se reduce en más de 50.000 millones de euros, tanto en el activo como en el pasivo.

Finalmente, la variación de las cifras de créditos y depósitos de la clientela se ve afectada por los acuerdos para la venta de una filial. Con la consiguiente reclasificación de sus saldos al epígrafe de activos no corrientes. Descontado este efecto, se puede estimar un moderado crecimiento interanual del crédito, en lugar de la reducción del 3,6% que muestran las cifras de balance. Y un incremento de los depósitos mayor que el 2,9% registrado.

La morosidad sigue sin despuntar

La morosidad del crédito se situó en el 3,7%. Un nivel similar al del ejercicio precedente, pero con una ratio de cobertura que, tras las provisiones realizadas el año anterior, es dos puntos porcentuales mayor y alcanza el 74%.

Como consecuencia de las pérdidas registradas en 2020, el patrimonio neto a 31 de marzo de 2021 es un 6% menor que doce meses antes, si bien su saldo continúa la senda de crecimiento iniciada en la segunda mitad del año anterior y muestra un incremento del 1% respecto a diciembre de 2020.

Por su parte, la ratio de capital de máxima calidad CET1 en carga plena (fully loaded) se situó en el 11,9% en marzo de 2021, frente al 11,4% de marzo del año anterior.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.