Monedas de euro. Dinero. Banco de España.

Crecimiento, paro, deuda… Las previsiones del Banco de España hasta 2023

El Banco de España ha aumentado al 6,2% su previsión de crecimiento económico para 2021. Y ha rebajado al 15,6% la de paro. Todo ello tras mejorar sus previsiones macroeconómicas para el periodo 2021-2023 por la menor incidencia de la pandemia, el avance de la vacunación y una mayor absorción de los fondos europeos.

Esta institución ha publicado su informe trimestral de la economía española, en el que adelanta a finales de 2022 la recuperación del nivel del PIB previo a la crisis sanitaria. Mientras que para finales de 2023, el PIB estará un 1,9% por encima del nivel prepandemia. Coinciden estas previsiones con las de la OCDE, que ya situó a España entre los países con una mayor aceleración económica.

En línea con las previsiones oficiales, la entidad considera que hacia finales del mes de agosto estará vacunado el 70% de la población, lo que permitirá avanzar hacia la desaparición de las medidas de contención a finales de 2021. Con lo que a partir del segundo semestre, la actividad doméstica dejaría de depender de condicionantes epidemiológicos.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Las proyecciones actualizadas apuntan a un crecimiento del 5,8% para 2022 y del 1,8% para 2023. Años en los que la tasa de desempleo desciende al 14,7% y al 13,7%, respectivamente.

De los crecimientos previstos en el horizonte de proyección, el Banco de España calcula que los fondos europeos aportarán 1 punto porcentual en 2021, 2,4 puntos en 2022 y 1,8 puntos en 2023, tras mejorar la capacidad de absorción y el impacto positivo inicialmente calculados.

El Banco de España dibuja un escenario favorable y otro adverso

Son las previsiones del escenario central de la entidad, que también ha hecho proyecciones para un escenario más favorable y para otro más adverso, dada la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia, el ritmo de reducción de la tasa de ahorro acumulada y la huella dejada por la crisis en el tejido productivo.

Bajo los escenarios favorable y adverso, el PIB crecería en 2021 un 6,8% y un 4,6%, respectivamente.

Persistencia de riesgos a la baja

El Banco de España dice que los riesgos a la baja está más equilibrados que en ejercicios de proyecciones anteriores. Pero destaca los temores acerca de que la elevada circulación del virus en amplias regiones del mundo pueda dar lugar a la aparición de mutaciones más resistentes a la vacuna. Y esto traería consecuencias adversas sobre la movilidad y los flujos turísticos.

A ello suma un hipotético repunte de las insolvencias empresariales, que acarrearía una destrucción de empleo y un deterioro del capital de las entidades financieras, lo que podría incidir desfavorablemente en la concesión de crédito.

El sesgo al alza de las previsiones estaría en una reducción de la tasa de ahorro más rápida e intensa de la prevista en el escenario central. Respecto al aumento de las previsiones inflacionistas, augura que el ritmo de avance del componente subyacente (sin energía ni alimentos frescos) seguirá siendo modesto.

Empeoran déficit y deuda

El informe destaca que en el horizonte de proyección habrá una mejora sustancial del déficit público. Sin embargo, empeora la senda prevista en marzo, al sumar al déficit de 2021 el impacto de la prórroga de los ERTE y de las últimas medidas de apoyo a las empresas. De este modo, lo eleva medio punto, hasta el 8,2% del PIB, que en 2022 bajará al 4,9% del PIB y en 2023, al 4,3%.

La ratio de deuda pública también empeora. Apenas descenderá dos puntos porcentuales en el horizonte de proyección. Pasaría del 120,1% del PIB de 2021 al 117,9% en 2022 y al 118% en 2023.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.