Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

UE abierta, sostenible y firme

¿Compraremos menos a China?

La Comisión Europea tratará de pactar la eliminación de aranceles con el nuevo Gobierno estadounidense presidido por Joe Biden

Publicado el:
Valdis Dombrovskis. vicepresidente económico del ejecutivo comunitario

Valdis Dombrovskis. vicepresidente económico del ejecutivo comunitario. Foto: EP.

La Comisión Europea (CE) ha presentado este jueves su estrategia comercial para los próximos años. Una estrategia que se marca como objetivo el acercamiento a EEUU tras la llegada al Gobierno de Joe Biden y trata de contrarrestar la pujanza de China. El proyecto comercial parte de la apertura de la UE para contribuir a la recuperación económica mediante el apoyo a las transformaciones ecológica y digital y hace hincapié en el refuerzo del multilateralismo y en la reforma de las normas comerciales mundiales para velar que sean justas y sostenibles.

“Los retos a los que nos enfrentamos requieren una nueva estrategia de política comercial de la UE. Necesitamos un comercio abierto y basado en normas para contribuir a recuperar el crecimiento y la creación de empleo después de la covid-19”, ha expuesto Valdis Dombrovskis, vicepresidente del ejecutivo comunitario, quien ha añadido que “la política comercial debe sostener plenamente las transformaciones ecológica y digital de nuestra economía y liderar los esfuerzos mundiales por reformar la OMC. También deberá ofrecernos los instrumentos necesarios para defendernos cuando nos enfrentemos a prácticas comerciales desleales”.

Ha puntualizado que la estrategia se basa en tres conceptos (apertura, sostenibilidad y asertividad) y tres objetivos: apoyar la recuperación y las transiciones verde y digital, dar forma a una globalización “más sostenible y justa” y dotar a la UE de mayor capacidad para “perseguir sus intereses y defender sus derechos”. La Comisión Europea sitúa la sostenibilidad en el centro de su nueva estrategia comercial para lograr una economía climáticamente neutra. Además, Europa adoptará una actitud “más estricta y firme” en relación con la aplicación y el cumplimiento de sus acuerdos comerciales, la lucha contra el comercio desleal y el tratamiento de los problemas de sostenibilidad.

En esta línea, plantea la CE una importante reforma de la Organización Mundial del Comercio que abarque compromisos mundiales en materia de comercio y clima, nuevas normas sobre el comercio digital, normas reforzadas para hacer frente a las distorsiones de la competencia y el restablecimiento de sus sistema de solución de diferencias vinculante.

Relación con EEUU

En cuanto a la relación con el gigante norteamericano, la CE espera pactar con la nueva administración de Biden la eliminación de los aranceles relativos a la disputa por los subsidios a Boeing y Airbus y los relacionados con la importación del aluminio y el acero. “Desde la Unión Europea (UE) hemos mostrado nuestra voluntad de eliminar las tarifas de ambas partes y ello implica los aranceles del acero y el aluminio y las relativas a la disputa entre Airbus y Boeing”, ha dicho Dombrovskis.

Bajo el mandato del anterior presidente, Donald Trump, Washington impuso a la UE en 2019 aranceles por 7.500 millones de dólares (unos 6.200 millones de euros) por las ayudas ilegales a Airbus, después de que la Organización Mundial del Comercio (OMC) le diera la razón. Los aranceles afectan a las importaciones de productos como el aceite de oliva, la aceituna de mesa o el vino, procedentes de España, Francia, Alemania y Reino Unido. Además, Trump aplicó en 2018 aranceles de un 10 % a las importaciones desde Europa de productos de aluminio y de un 25 % a las del acero.

La intención de la UE es acercarse de nuevo a Estados Unidos. “Estamos en un punto de inflexión con respecto a las relaciones transatlánticas”, destacan las autoridades comunitarias, que ven una “oportunidad única” para trabajar con Washington en la transformación verde y digital de la economía.

Relación con China

Por lo que respecta al país asiático, la nueva estrategia europea señala como una “prioridad” construir una relación económica “justa” y basada en reglas con China. El objetivo es garantizar que el gigante asiático “asume mayores obligaciones en el comercio internacional” y abordar “en paralelo” los efectos secundarios negativos que “causa su sistema económico del capitalismo de Estado”.

Este modelo y sus “ambiciones globales” han cambiado el “orden económico y político global“, por lo que plantea “retos cada vez más grandes” para el sistema de gobernanza económica mundial y sitúa en posición de desventaja a las compañías europeas que compiten en los mercados internacionales.

Así, la estrategia comercial apunta cómo responder a las “complejidades” de tener relaciones con China y al mismo tiempo garantizar que el bloque “dispone de herramientas comerciales para hacer cumplir sus derechos”. El reciente acuerdo de inversiones cerrado con Pekín “demuestra la disposición de la UE” a trabajar con China, pero “no será la panacea” para resolver todos los desafíos que plantea el gigante asiático, ha advertido Dombrovskis.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.