Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Revista Economía 3

Consejos para evitar los incendios domésticos

Desde el Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante dan unas pautas para seguir ahora que se comienzan a utilizar las estufas en las viviendas

Publicado el:
una casa incendiada

Con la llegada del frío y las recomendaciones de mantener los espacios ventilados por el coronavirus, los riesgos de sufrir un accidente doméstico crecen a la hora de intentar calentar rápidamente la vivienda. Desde el Consejo Provincial de Bomberos de Alicante indican algunas pautas preventivas para estar más seguros y evitar que se produzca un fuego en el interior de nuestras casas.

En estas fechas en las que bajan las temperaturas, se incrementa el uso de los aparatos de todo tipo para calentar las viviendas. Además este año, nos enfrentamos a una nueva segunda norma sanitaria: ventilar los espacios. Desde el Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante señalan otros riesgos que no hay que pasar por alto y que responden a circunstancias habituales en estos momentos. Es el caso de un mayor consumo eléctrico en casa por la disminución de las horas de luz y el incremento del teletrabajo, por citar dos ejemplos. Para evitar estas situaciones, el Consorcio, organismo dependiente de la Diputación Provincial de Alicante, ha recopilado una serie de consejos que pueden ayudar a evitar situaciones desagradables, que de presentarse, deben solventarse como primera medida con una llamada al 112.

Las situaciones más comunes en las que se puede ver uno envuelto en un incendio domestico son por un mal uso de estufas o radiadores junto a cortinas, sofás o alfombras. También se dan estas circunstancias por alterar el uso normal de enchufes o aparatos electrónicos o baterías, incluso, por un despiste al estar manejando cerillas, gas o con accidentes u olvidos en la cocina con ollas, sartenes, cazos o el uso del horno.
Otras situaciones que recuerdan desde los bomberos como más comunes de lo que pensamos es la relacionada con cigarrillos mal apagados o la acción de fumar en la cama o sofá y que se queden dormidos. Los llamados despistes están detrás de este tipo de accidentes domésticos. En la lista de problemas encontramos el hecho de dejar de controlar un aparato en funcionamiento o dejarlo encendido o el gas abierto en la cocina. Más allá de estos supuestos hay un sinfín de situaciones que pueden derivar en un incendio en una vivienda.

Hay que tener en cuenta que estamos ante los cuatro meses más fríos del año, de diciembre a marzo, donde se producen la mayoría de incendios con víctimas mortales. Recordar que, aunque hablemos de fuego, el humo y la inhalación de gases son un peligro mortal. De hecho, son los responsables del mayor número de muertos, más que las quemaduras.

Desde el Consorcio de Bomberos de Alicante se indica como zonas especialmente sensibles: los salones y sobre todo, el dormitorio y la cocina. Por lo que recordamos algunos de los consejos para evitar un incendio doméstico:
– Mantener en perfecto estado las chimeneas, estufas, braseros y aparatos eléctricos con las baterías adecuadas y recomendadas para su uso. Revisar su buen funcionamiento antes de darle un uso intensivo. De no estar en perfecto estado de limpieza y funcionamiento, siempre se puede llevar a arreglar o sustituir por un aparato que sí funcione correctamente.
– Es importante no echar la ceniza a la basura, aun cuando nos parezca que está apagada pueden quedar brasas.
– Evitar sobrecargar los enchufes y revisar los cables y la instalación eléctrica de la vivienda para huir de los cortocircuitos.
– Asegurarse de apagar correctamente los cigarrillos y vigilar de no dormirse en el sofá o en la cama con uno en la mano o con una manta cerca. Es recomendable instalar detectores de humo.
– Si vamos a abandonar la vivienda, aunque sea por un desplazamiento corto, no dejar ningún aparato de cocina funcionando, ni ollas, ni sartenes ni cazos.
– Si salimos de viaje, revisar que todo queda apagado y el gas cerrado.
– Tener a los menores vigilados y evitar que jueguen con elementos peligrosos como cerillas, mecheros, braseros, enchufes, etc.
– Es importante instalar un detector y un extintor de incendios en casa y aprender cómo funciona. Además, de llevar la revisión al día.
– Limpiar regularmente la campana extractora de la cocina.
– No acumular líquidos inflamables en garajes, armarios o trasteros.
– Mantener la vivienda en orden, aseada y sin acumulación de objetos o enseres en las zonas comunes ya que, en caso de incendio, alimentará al fuego.
– Hay que tener controlado los puntos de ventilación para que estén despejados y se puedan usar correctamente en cualquier momento.

Si, a pesar de todo, nos encontramos envueltos en un incendio de vivienda, lo primero que se recomienda es llamar al 112 y mandar una ubicación por teléfono móvil para tener localizada la vivienda.

El cuerpo de bomberos es el indicado para poder enfrentarse a una emergencia como un incendio doméstico por lo que la primera acción es avisar a Emergencias y seguir las instrucciones de los profesionales que serán los que dirijan las acciones contra el fuego.

La información que facilitemos en ese momento es clave para ayudar a contener el fuego y, lo más importante, salvar vidas.


Esta información la puede encontrar en la REVISTA ECONOMÍA 3

Suscríbete