Informe Randstad

Cuatro de cada 10 valencianos lograron que su contrato temporal pasara a indefinido

Alicante ha sido la que ha registrado una mayor tasa de conversión, del 46,1%, seguida por Valencia (43,8%) y Castellón (41,8%)

Archivado en: 

Con el sector servicios casi paralizado, hablamos en clave turística y hostelera, la temporalidad del empleo cae. El informe de Randstad de conversión de empleos de temporal a indefinidos dibuja un escenario numérico de crisis, pero resta gravedad a lo que podíamos imaginar. A la espera de ver cómo transcurre la evolución de los ERTE, el documento refleja que el 44,3% de los contratos indefinidos de la Comunitat Valenciana procede de uno temporal.

Esta cifra sitúa a la autonomía valenciana, 5,4 puntos por encima de la media nacional (38,9%). A nivel provincial, Alicante ha sido la que ha registrado una mayor tasa de conversión, del 46,1%, seguida por Valencia (43,8%) y Castellón (41,8%).

Randstad ha estudiado la evolución de los contratos convertidos en indefinidos tanto en la última década como en concreto en los meses de este convulso año 2020. Para ello, ha tenido en cuenta datos mensuales y acumulados de octubre publicados por el Servicio Empleo Público Estatal (SEPE).

 

informe-randsatad-comunitat

Volumen de contratos convertidos en indefinidos por provincias | Fuente: Randstad

En cuanto a volumen de contratos de duración determinada convertidos a indefinidos, la Comunitat Valenciana registró 60.432 firmas, un 27,7% menos que el año pasado, cuando se contabilizaron 83.578. Esta caída es seis décimas menos acusada que la registrada a nivel nacional (-28,3%).

En lo que a provincias se refiere, en Valencia se produjeron 31.471 conversiones, un 26,3% inferior a 2019; seguida por Alicante, con 20.808 (un 30,4% menos), y Castellón, con 8.153 (-25,5%).

Efectos de la pandemia

Esa importante caída se aprecia en los meses de estado de alarma, donde se paralizó el sector servicios en líneas generales y que tras una leve recuperación en los meses previos a verano, acabó por caer de nuevo en agosto. El estudio de la empresa de recursos humanos ha querido analizar la evolución del volumen de contratos convertidos a indefinidos a nivel mensual en el último año.

Octubre de 2019 registró el mayor número de conversiones del periodo estudiado, momento desde el cual comenzó a registrar un tendencia negativa, exceptuando los meses de la campaña de Navidad. A partir de ese anticipo de crisis, la pandemia cambió el mapa. Lógicamente los meses de abril y mayo de este año, los más duros de la crisis en materia de empleo, registraron las peores cifras de conversiones, rondando los 26.000 contratos.

Desde entonces, se ha experimentado un crecimiento acompasado de la conversión en indefinidos, con la excepción del mes de agosto. La cifra de contratos convertidos temporales convertidos a indefinidos en octubre de este año, 56.690 firmas, es un 120,8% superior a la registrada en abril, 25.677.

 

informe-randstad

Fuente: Randstad

En España, 4 de cada 10 contratos indefinidos procede de uno temporal

A nivel nacional, la tasa se conversión se sitúa en el 38,9%, el porcentaje más alto desde 2011, cuando fue del 41,5%, y que lleva seis años consecutivos de crecimiento ininterrumpido. El mínimo llegó en 2014. Este dato supone que, a pesar de la caída general de la contratación por culpa de la crisis económica, la tendencia del trabajo temporal como pasarela al indefinido continúa consolidándose.

Por su parte, el volumen de contratos convertidos de temporales a indefinidos es de 507.382 hasta octubre, un 28,3% menos que el mismo periodo del año pasado, cuando se firmaron 707.172 conversiones. A pesar del notable descenso, el volumen de este año es similar al registrado en 2016, cuando el número de contratos de este tipo fue de 479.401.

Revisando los datos de la última década, comprobamos que este indicador del mercado laboral se mantuvo estable hasta 2015, por debajo de los 400.000 contratos convertidos. Desde entonces se encadenaron tres años de bruscos incrementos de alrededor del 20% hasta superar en 2018 las 708.000 conversiones de temporal a indefinido, el mayor volumen del periodo estudiado. Ya en 2019 se percibió un cambio de tendencia, con un ligero descenso de una décima, mientras que en el presente año el descenso fue del 28,3%, influenciado por la crisis derivada de la pandemia.

Tanto el número total de contratos indefinidos como aquellos que proceden de una conversión han estado creciendo de forman ininterrumpida desde 2014, pero esa tendencia se ha visto interrumpida por la irrupción de la pandemia y la consecuente crisis económica. Pero lo que no ha descendido, sino que mantiene su senda de crecimiento es la tasa de conversión, por lo que esperamos que, en cuanto se recupere el empleo, continúe aumentando el volumen de conversiones. Además, es un buen dato que, en algunas comunidades, cerca de la mitad de los contratos indefinidos siga proviniendo de uno de duración determinada, lo que refleja que el trabajo temporal es una puerta de entrada hacia el empleo estable”, explica Valentín Bote, director de Randstad Research.

 

Suscríbete a nuestra newsletter