Fusión bancaria

Más de 4.600 trabajadores en la Comunitat pendientes de la fusión de BBVA y Sabadell

La entidad resultante sería un grupo con más de 950.000 millones de euros en activos y un tamaño en España muy similar al que tendría la nueva Caixabank

Archivado en: 

El anuncio de que el BBVA y el banco Sabadell mantienen conversaciones sobre una posible fusión ha despertado el recelo de los empleados de ambas entidades ya que operaciones de este tipo llevan parejo una reducción de las plantillas. Comisiones Obreras pedía ayer que, si finalmente se lleva a cabo la fusión de ambos bancos, se articule un acuerdo que proteja las condiciones laborales y el empleo de los trabajadores, que según el sindicato suman cerca de 40.000 personas en toda España.

En la Comunitat Valenciana, el número de empleados de las dos entidades asciende a 4.605, la mayoría de ellos pertenece al Sabadell, 3.022 repartidos entre las 302 oficinas con las que cuenta el banco en el territorio. Por su parte, BBVA tiene en su plantilla a 1.583 trabajadores y 229 oficinas en la Comunitat. Las primeras cifras hablan de la creación de un grupo con más de 950.000 millones de euros en activos y un tamaño en España muy similar al que tendría la nueva Caixabank.

“En el caso de que este proceso corporativo llegara a producirse, y si hubiese una reestructuración, ésta deberá preservar el empleo con aplicación de medidas voluntarias y no traumáticas”, apuntaba CCOO en un comunicado remitido ayer. El sindicato ha explicado que los objetivos son que se den garantías de empleo, que las salidas de los excedentes que se planteen sean voluntarias, que se preserven y mejoren las condiciones salariales y laborales, y que haya un proyecto de empresa con viabilidad futura.

A su vez, recordaban desde Comisiones Obreras que estaban inmersos en negociaciones con el banco Sabadell para un plan de bajas incentivadas y prejubilaciones que afectaría a 1.800 trabajadores de la entidad. Por el momento, la dirección de Banco Sabadell y los sindicatos han decidido este miércoles suspender hasta principios de la semana que viene las negociaciones sobre el recorte de personal.

CCOO cree que el inicio de negociaciones entre BBVA y Sabadell para fusionarse “no significa que se produzca la fusión, pero es evidente que se abren variables” que pueden afectar al ajuste de personal en curso, por lo que ha defendido “posponer unos días la negociación”, para disponer de la perspectiva necesaria para retomarla “con las máximas garantías”.

Puig espera que la fusión no afecte al empleo

Por su parte, el president de la Generalitat, Ximo Puig, también mostró ayer su preocupación ante la previsible pérdida de empleo en la región y señaló que espera que la posible fusión no suponga “una reducción importante de las prestaciones que hay en estos momentos” ni de los puestos de trabajo que existen en la actualidad. Apuntó, a su vez, que por lo que respecta a la Generalitat, les gustaría que todo lo que es la relación del Sabadell con la Comunitat Valenciana -su sede está en Alicante-, y también la del BBVA, “se viera fortalecida” con este proceso. Quedan por precisar muchos detalles, uno de ellos es la continuidad de la sede social del Sabadell en la capital alicantina.

Negociaciones entre ambas entidades

En esta línea, explicaba ayer el consejero delegado del Banco Sabadell, Jaime Guardiola, que aunque las conversaciones sobre una posible fusión con el BBVA están en su inicio y no hay decisiones tomadas, en las próximas semanas se sabrá “un poco” cuál es el resultado. “En estos momentos solo podemos decir que estamos en el inicio de las conversaciones, no hay decisiones tomadas, está abierta la “due duligence” y en las próximas semanas sabremos un poco cuál es el resultado”, según ha señalado durante su intervención en el XXVII Encuentro del Sector Financiero.

En este sentido, se ha remitido al hecho relevante mandado ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el que ambas entidades confirmaron que mantienen contactos preliminares para una posible fusión. De hecho, BBVA y Sabadell comunicaron el inicio de un proceso de “due diligence” por parte de ambas entidades, así como la designación de asesores externos, aunque aclararon que no se ha tomado ninguna decisión sobre esta potencial operación. “No existe certeza alguna de que se llegue a adoptar ni, en ese caso, sobre los términos y condiciones de una eventual operación”, añadían en sus comunicaciones al supervisor bursátil.

De prosperar esta unión, el banco resultante tendría más de 40.000 empleados y más de 4.200 oficinas en España, además de una importante presencia en México, Turquía y Reino Unido.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.

Suscríbete a nuestra newsletter