Presentación Resultados 3T

Bankia no repartirá dividendo hasta la fusión y destinará el exceso de capital a los ajustes

La entidad no esperará a la integración tecnológica a finales de año para iniciar el diálogo con los sindicatos y avanzar en los recortes de plantilla. Admite que la salida a bolsa fue un error pero no un delito

Archivado en: 

José Sevilla, consejero delegado de Bankia, ha asegurado que la entidad ha cumplido su objetivo de generar 2.500 millones de exceso de capital tal y como contemplaba en su plan estratégico 2018-2020, pero que, en ningún caso, y según el protocolo de fusión firmado con CaixaBank, se utilizará ese exceso para el reparto de dividendo, en el hipotético caso de que Bruselas autorice el reparto del mismo.

Bankia y CaixaBank acordaron que ninguna de las dos entidades pagaría dividendo a sus accionistas antes de que culmine su fusión, por lo que ha concretado el número dos de Bankia, que el dividendo que se pueda acordar ya lo repartirá la entidad fusionada a los casi 8 millones de acciones nuevas resultantes del proceso que sigue su curso y plazos estimados: con lo que el cierre legal de la operación se producirá en el primer trimestre de 2021; mientras que la integración tecnológica de ambas entidades se producirá hacia finales de 2021.

Lo que sí ha detallado es que ese dinero servirá para asumir los ajustes y gastos que tiene la fusión, que ya se contempló que restarían uno 150 puntos básicos del ratio de capital. Unos ajustes “que generarán una entidad más rentable”, tal y como ha subrayado Sevilla pero que pasan también por el cierre de oficinas y los recortes de plantilla.

Ha concretado Sevilla que la entidad no esperará a la integración tecnológica para iniciar el diálogo con los sindicatos para avanzar en las negociaciones que darán lugar a la salida de empleados de la entidad, en una cifra que todavía no se ha cuantificado, pero que se pondrá sobre la mesa a partir del cierre formal de la fusión.

El CEO de Bankia, cuyo puesto en el organigrama del futuro grupo está por concretar, ha insistido en que los ajustes de personal se harán igual que en el pasado, de forma consensuada con los sindicatos.

Descartada OPA y sin recibir propuestas de otras entidades

Sobre la operación, ha detallado Sevilla que siempre se contempló una fusión entre ambas entidades “porque esta fórmula jurídica obedecía más a la voluntad de ambas entidades”, mientras que quedó descartada la OPA por suponer “un camino mucho más complejo y que podía dilatar la operación más en el tiempo, generando retrasos” en la integración.

Al ser preguntado sobre la elección de CaixaBank como “novia”, Sevilla ha señalado que de “CaixaBank teníamos una propuesta que se estudió y se vio que tenía sentido porque había intereses comunes”, algo que en el caso de otras entidades, como Sabadell, “no ha existido, nunca ha habido propuesta”; mientras que con CaixaBank “había interés por parte de los dos accionistas para que se analizara y se vio que tenía valor. Estamos convencidos de que CaixaBank es un ‘partner’ perfecto y estamos muy contentos con ello, aunque seguramente también lo estaríamos con Sabadell”, ha añadido.

La salida a bolsa, error

Respeto a la sentencia del caso Bankia, ha declarado Sevilla: “Estamos muy contentos”.  Por una parte porque ello les permitirá “pasar página” y por otra, porque desde la entidad siempre han defendido que la salida a bolsa de la entidad que se llevó a cabo en 2011, y de la que todos los directivos han salido absueltos, “no era un delito, era una operación reglada y regulada y que seguía todos los cánones regulatorios exigidos”.

Si bien, Sevilla ha admitido que “con toda la información que tenemos ahora, está claro que la salida a bolsa de la entidad en 2011 no fue una buena idea”. “En todo caso un error, no un delito como se estaba juzgando”.

El CEO de la entidad que ha subrayado que el proceso de fusión es una buena noticia, en su opinión, “para todos los accionistas pues la operación trata de sacar el máximo valor a la inversión“, lamenta tener que romper su alianza con la francesa Crédit Agricole, algo no obstante que no generará penalizaciones.

Cabe recordar que a finales del año pasado ambas entidades formaron una ‘joint venture’ para financiación al consumo en el punto de venta. “La lanzamos hace poco y entró en actividad a principios de este año”, ha recordado Sevilla. “Nos da pena porque es una operación con muy buena pinta”, aunque la inversión en este proyecto ha sido discreta.

Al respecto, ha añadido que lo más previsible es que haya una venta de la participación de Bankia a Crédit Agricole.

Sevilla ha realizado estas declaraciones durante la presentación de resultados del tercer trimestre, un periodo en el que el banco ha ganado 180 millones, lo que supone un descenso del 68,8% en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior.

La caída está motivada principalmente por las provisiones realizadas por el coronavirus, sumando a las ya realizadas hasta junio una dotación de carácter extraordinario de 155 millones en este tercer trimestre, con lo que el colchón contra los efectos de la pandemia en lo que va de año suma 465 millones. El coste del riesgo (provisiones respecto al crédito total) se ha elevado en un año desde los 26 puntos básicos hasta los 81 puntos básicos a finales de septiembre.

Suscríbete a nuestra newsletter