La Línea de Avales Inversión arranca con ‘escasa’ demanda en las entidades adheridas

La Línea de Avales Inversión arranca con ‘escasa’ demanda en las entidades adheridas

Casi un centenar de entidades financieras han firmado ya el convenio con el ICO para adherirse a la nueva Línea Avales Inversión aprobada por el Gobierno y cuyo primer tramo por importe de 8.000 millones lleva operativo desde hace apenas tres semanas.

Fue el pasado 3 de julio cuando se aprobó por Real Decreto una Línea de Avales de 40.000 millones de euros para avalar la financiación concedida a empresas y autónomos para atender principalmente sus necesidades financieras derivadas de la realización de nuevas inversiones.

El Acuerdo de Consejo de Ministros de 28 de julio estableció los términos y condiciones del primer tramo de la Línea, de modo que 5.000 millones se destinarán a garantizar las inversiones de autónomos y pymes y 3.000 millones a financiar el resto de las empresas

En estos créditos el Estado avalará el 80% ante la entidad bancaria en caso de autónomos y pymes, y hasta un máximo de un 70% para el resto de las empresas. Si bien, a diferencia de la Línea Avales Liquidez, el plazo máximo de amortización del préstamo se amplía de 5 a 8 años de duración.

Convivirán ambas líneas: Inversión y Liquidez

De este modo, ambas Líneas se encuentran operativas. A fecha de 15 de septiembre, con el programa Liquidez se han avalado un total de 804.754 operaciones correspondientes a más de 530.000 empresas. El importe total avalado asciende ya a 76.002,7 millones, lo que ha permitido que las empresas hayan recibido 100.000,4 millones de financiación para garantizar su liquidez y cubrir sus necesidades de circulante.

En el caso de esta nueva Línea de Inversión el arranque está siendo mucho más discreto. Tanto desde el ICO como desde las entidades financieras aseguran a Economía 3 que todavía es «muy prematuro hacer balances o tener cifras oficiales». «La línea está operativa realmente desde el 10 de septiembre y nos consta que está funcionando sin incidencias, pues una vez que ya estaban implementados los sistemas de la otra Línea, todo ha sido más sencillo», indican fuentes del ICO.

Pero lo cierto es que fuentes financieras constatan que el interés por la misma es todavía «escaso», «de hecho no prevemos que vaya a haber una avalancha de solicitudes por cubrir esta línea como ocurrió con la anterior. Las empresas han hecho ya acopio de liquidez, y no se están dando todavía grandes propuestas de proyectos de inversión».

Según las fuentes consultadas, «evidentemente la incertidumbre es un lastre» y las compañías prefieren ser «prudentes» de momento. «Desde nuestro punto de vista, hay posibilidad de que se alargue la fecha tope prevista para la solicitud  establecida en el 1 de diciembre –las entidades financieras pueden solicitar el aval para los préstamos y operaciones suscritas con autónomos y empresas formalizados con posterioridad al 29 de julio y hasta el 1 de diciembre de 2020–».

En la misma línea se manifiestan otras fuentes financieras consultadas «es lógico que no haya tanta demanda como  ocurrió con la Línea ICO Liquidez, tiene todo el sentido del mundo que la demanda vaya a un ritmo mucho menor, porque la urgencia que había, ya se cubrió con los 100.000 primeros –en referencia a la Línea ICO Liquidez dotada con 100.000 millones de euros–».

Planes de negocio y viabilidad

José María Costa, socio de MA Abogados y director del departamento de Fiscal de la oficina de València

Desde el despacho MA Abogados, valoran positivamente este tipo de instrumentos “para que la economía no se pare”, “el problema, a pesar de las facilidades y de que se trate de un crédito muy blando es que hay que devolverlo”, explica José María Costa, socio de MA Abogados y director del departamento de Fiscal de la oficina de València.

“Se esperaba una recuperación muy rápida, que por desgracia en España no está ocurriendo”, por tanto a juicio de Costa, la pregunta clave está en «ver cuánto vamos a tardar en recuperar el ritmo que llevábamos» y “sobre todo en hacer un buen plan de negocio y viabilidad para poder devolver cualquier crédito, porque las proyecciones de tesorería puede que no se estén cumpliendo y habrá que revisarlas”.

En este sentido advierte Costa: “Si hago una inversión pensando que la economía va volver a una situación previa a la pandemia y eso no ocurre, se generará para la empresa un problema mayor”.

“Las Líneas inversión es verdad que conllevan más plazo, pero la dotación es más potente –podemos estar hablando ya de cifras de seis dígitos–, y en ese tiempo, se presupone que tienes que haber recuperado la inversión”, insiste.

Revisar plazos

Opina el experto de MA Abogados que “se ha pedido mucho dinero –en cantidades ingentes–, y que difícilmente se podrá devolver en los plazos que están establecidos”. “Creo sinceramente que habrá que replantearse los plazos”.

En su opinión deben ajustarse a la realidad que tenemos y “hoy por hoy” creemos que 2021 va a ser un año “muy malo” y “no tenemos visibilidad de lo que ocurrirá mucho más allá”.

No obstante, aclara que gracias a estos instrumentos y otras medidas como los ERTE se han frenado por el momento los impagos: “En el despacho no se están dando todavía reclamaciones de impagos, si bien todo se sustenta en un colchón que hay que reactivar”, aclara.

Características de la Línea Inversión

El principal objetivo del nuevo programa del ICO es fomentar nuevas inversiones de las empresas en España destinadas a «adaptar, ampliar o renovar sus capacidades productivas y de servicios o para el reinicio o reapertura de su actividad».

Se entenderán como tal las inversiones nuevas efectuadas en activos de primer uso o segunda mano desde el pasado 29 de julio, el día posterior a la aprobación del primer tramo de estos avales en el Consejo de Ministros. Podrá solicitarse un crédito con este aval para inversiones o gastos corrientes y de capital destinados a la ampliación, adaptación o renovación de las capacidades productivas o de servicios; y para el reinicio o desarrollo de la actividad

También para los gastos corrientes y de capital asociados o destinados, entre otros, a la adquisición, alquiler, leasing o renting de equipos, maquinarias, instalaciones, suministros de materiales y bienes y servicios relacionados con la inversión, incluidos, entre otros, la creación y mantenimiento del empleo, gastos en I+D+i.

Y también para necesidades de financiación derivadas, entre otros, de pagos de salarios, facturas o vencimientos corrientes de obligaciones financieras o tributarias.

Aspectos que abren las puertas a las startup.

La inversión deberá hacerse efectiva en el plazo de 24 meses siguientes a la fecha de firma de la operación de financiación.

No son finalidades de esta línea de avales, las refinanciaciones, restructuraciones, renegociaciones, o las renovaciones de préstamos vivos ni las cancelaciones o amortizaciones anticipadas ni la aplicación de fondos para financiar a deudores comerciales o no comerciales anteriores a la fecha de formalización de la operación de préstamo.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.