Movilidad

Baleària bota el primer “fast ferry” del mundo con motores a gas natural

Entre las novedades, el buque ha tenido en cuenta la distancia entre butacas, unos pasillos más amplios y la digitalización.

Archivado en: 

El Eleanor Roosevelt de Baleària se ha botado en Gijón.

La naviera Baleària ha botado un innovador ‘fast ferry’, el primero del mundo con motores a gas natural, que incorporará tecnología “smart ship” para los servicios a bordo y usará el “big data” (datos a gran escala) para monitorizar la eficiencia y las emisiones a tiempo real.

Con una capacidad de 1.200 pasajeros y la mayor eslora de este tipo de barco (128 metros), el Eleanor Roosevelt ha costado 90 millones de euros y está previsto que empiece a operar en el primer trimestre de 2021, ha informado la compañía en un comunicado.

Se trata de un barco pionero a nivel mundial que ha contado con la participación de destacadas empresas internacionales y que para Baleària es “la culminación del esfuerzo para tener el primer catamarán propulsado por motores a gas, un hito de sostenibilidad e innovación”, ha señalado Adolfo Utor, presidente de la compañía.

Utor ha destacado, además, que el buque “ha incorporado novedades para adaptarse al contexto actual de crisis sanitaria, teniendo en cuenta la distancia entre butacas, unos pasillos más amplios y la digitalización, para garantizar mayor seguridad”.


El buque tiene 123 metros de eslora y 28 de manga, capacidad para 1.200 pasajeros y una bodega para 500 metros lineales de camiones y 250 turismos, o alternativamente 450 turismos.

El presidente del astillero Armon, donde fue botado, Laudelino Alperi, ha destacado que la construcción del fast ferry “significa un hito histórico para el astillero” y ha agradecido a Baleària “la confianza depositada para participar en este proyecto innovador y pionero a nivel mundial”.

Se han incorporado innovaciones tecnológicas para convertirlo en un “smart ship”, ya que los pasajeros podrán acceder mediante un código QR que recibirán vía WhatsApp, con la indicación del número de butaca asignado.

Además, durante toda la travesía tendrán servicio de Internet y cobertura de WhatsApp para mensajes de texto y podrán disfrutar de forma gratuita de una plataforma de entretenimiento digital desde sus dispositivos móviles, así como ver a sus mascotas a través de webcams instaladas en las jaulas.

Además del espacio y la separación entre butacas, se ha mejorado el confort a bordo con un sistema de estabilización de la más alta tecnología, que reducirá considerablemente el movimiento.

Las vibraciones y ruidos se minimizarán a niveles gracias a una superestructura flotante elásticamente y la instalación de aislamientos de alta tecnología. El buque también dispondrá de escalera mecánica y ascensor hasta la cubierta superior, elementos inéditos en un barco de esta tipología.

El buque tiene 123 metros de eslora y 28 de manga, capacidad para 1.200 pasajeros y una bodega para 500 metros lineales de camiones y 250 turismos, o alternativamente 450 turismos.

Baleària ha instalado equipos de medición que permitirán monitorizar el consumo real de combustible o calcular la eficiencia de los motores.

La instalación de sensores también proporcionará información a tiempo real para poder navegar de forma eficiente, así como ajustar la velocidad y el rumbo para incrementar el confort según el estado del mar.

Se trata del tercer buque de la naviera que cuenta con este sistema de monitorización, y que forma parte del proyecto de torre de control de Baleària, que usará el big data para tomar decisiones ágiles y eficientes en las vertientes de seguridad, mantenimiento preventivo, eficiencia comercial y emisiones.

El nombre del nuevo barco de Baleària es un homenaje a la escritora, activista de la igualdad de género y defensora de los derechos civiles de afro y asiático estadounidenses y de los refugiados de la Segunda Guerra Mundial. R

Este fast ferry ecoeficiente se empezó a construir en diciembre de 2018 en los astilleros Armon de Gijón, que ha coordinado el proyecto y ha ejecutado la ingeniería de sistemas, con el apoyo de la ingeniería valenciana Cotenaval.

La australiana Incat Crowther se ha encargado del diseño; los motores, el sistema de propulsión y la planta de gas han sido fabricados por la finlandesa Wärtsilä, mientras que los ensayos en canal los realizó la empresa noruega Marintek-Sintef, y Bureau Veritas es la sociedad de clasificación. El diseño arquitectónico e interior es obra de la empresa Oliver Design y el interiorista Jorge Belloch.

Suscríbete a nuestra newsletter