Crisis coronavirus | Empresas

Los trabajadores desconvocan la huelga en Kamax de Museros

Finalmente, el comité de huelga ha conseguido que la reducción de plantilla sea de 49 empleados en lugar de los 75 iniciales

Archivado en: 

La dirección de Kamax en Museros, empresa dedicada a la fabricación de tornillería para la automoción, ha informado de que los trabajadores han desconvocado la huelga indefinida iniciada el 9 de septiembre.

Según ha informado la empresa, la dirección de Kamax se ha visto forzada a acatar las condiciones exigidas por el comité de huelga para desconvocarla para evitar el perjuicio que supondría sobre la actividad de sus clientes.

Finalmente, la reducción de plantilla será de 49 empleados en lugar de los 75 iniciales. Las personas despedidas podrán reincorporarse de nuevo la plantilla sustituyendo a otras que se podrían prejubilar, o en la medida en que la carga de trabajo se recupere.

Adicionalmente se acuerda un ERTE-ETOP que entrará en vigor al finalizar el de fuerza mayor aún vigente, en el que se complementarán las prestaciones hasta el 80% del salario total, y del 109% del salario fijo (sin incluir los conceptos variables).

Igualmente se indemnizará a los trabajadores despedidos y que optando por regresar no lo hagan por no recuperarse la carga de trabajo previa a la pandemia  con 48 días por año trabajado (hasta el 2012), y con 60 días por año trabajado (años posteriores al 2012 si fuera el caso).

La dirección de la empresa ha reiterado, como ya lo hizo en los meses previos de negociación del Plan de Reestructuración, que estas condiciones “están totalmente fuera de la realidad tanto del sector y entorno, como de las negociaciones globales que se están manteniendo en otras fábricas Kamax para ajustar la capacidad de producción a la actual carga y a la prevista a medio plazo como consecuencia de la pandemia”.

Han criticado también el comportamiento sindical, tanto por los mínimos plazos ofrecidos para negociar la huelga que se han reducido a tan solo una semana desde la notificación hasta su inicio, como por las formas, al ignorar la oferta económica ofrecida sobre los puntos anteriores.

La empresa señala que estos hechos “han creado una profunda preocupación en la Central del Grupo Kamax, que conllevará consecuencias negativas en el desarrollo futuro de la factoría de Museros“.

Suscríbete a nuestra newsletter