Bon profit: hoy se sirve el menú 200.001

Bon profit: hoy se sirve el menú 200.001

Alicante Gastronómica Solidaria cierre este domingo más de cuatro meses de servicio de comidas para personas necesitadas durante la pandemia. Las cocinas del CDT de Alicante se preparan ahora para el inicio del curso y para volver a la nueva normalidad en la que nos ha instalado la covid-19.

El presidente de la ONG, Carlos Baño, ha liderado un equipo de una decena de personas a la que se fueron sumando centenares de voluntarios y de empresas. La cancelada Alicante Gastronómica se tenía que haber celebrado en marzo en IFA; pero la crisis sanitaria dio al traste con esta cita.

Hablamos con el empresario Carlos Baño sobre esta experiencia única en la Comunitat Valenciana y que ha demostrado que si la cocina alicantina es un referente es, además de por su calidad y variedad culinaria, por las personas que la conforman.

La iniciativa que nació de la mano de Cámara de Comercio, Diputación de Alicante, Turisme de la Comunitat Valenciana e IFA, en los momentos más duros del estado de alarma se vuelve a reconvertir en la Ciudad de la Luz donde llevará a cabo una labor de formación e inserción laboral de personas en situaciones de exclusión, tal y como se acordó con la Generalitat en junio.

alicante-gastronimica-solidaria

Con camisa blanca, el presidente de AGS Carlos Baño,

Esta labor ha sido posible gracias a las generosas donaciones de alimentos de más de 230 empresas y a las manos solidarias de más de 750 voluntarios, la mayoría pertenecientes al sector de la hostelería, que han puesto al servicio de las personas más necesitadas de la provincia de Alicante toda su generosidad, talento, esfuerzo y tiempo.

Llevan cocinados unos 200.000 menús y ahora toca volver a reinventarse como ya lo hicieran con la declaración del estado de alarma.

-¿Qué ha supuesto para Carlos Baño Alicante Gastronómica Solidaria (AGS)?

-Satisfacción y orgullo conocer a tanto voluntario que se han volcado durante una parte importantísima de la pandemia a trabajar de una manera desinteresada y la verdad, es que cada día me daba ánimo para seguir, precisamente por la alegría y la involucración de las personas que se iban incorporando.

– ¿Cuántas personas empezasteis y cuantas habéis acabado siendo?

-El equipo que promovimos AGS éramos los que estábamos en Alicante Gastronómica. Unas seis personas – Santiago Dusmet, Maje Martínez, Rafa Fernández, Gema Amor, Gemma Mateos y Antonio Pérez Marcos – y desde el principio se incorporó Antonio Llorens que estaba en contacto con el cocinero José Andrés. Luego cada uno fuimos ‘arrastrando’ gente de la mano. Por ejemplo, contacté con los cocineros de Alicante Gastronómica que se incorporaron como voluntarios. El primer día fuimos una treintena de personas.

-Desde que se cancela la Feria a AGS, ¿qué os motiva a dar el paso?

– Hablé con uno de los chef con estrella Michelin que iba a participar en la Feria, en concreto Ferdinando Bernardi de Oriobianco de Calpe. Él me llame y me explica que hacía unas semanas había empezado a cocinar en Calp para los sanitarios y estamos buscando ayudas y apoyos. ¿Podrías hacer un llamamiento desde Feria a empresas para que nos hagan donaciones? Empecé a hacer con unos y otros. Él consiguió una donación tan grande que no podía cocinarla solo. Entonces, dimos el paso hacia el Banco de Alimentos.

Pronto nos dimos cuenta de que había muchas iniciativas individuales – El Sorell, el grupo Vectalia – y vimos que la solución era organizarnos todos para poder llegar a más personas. Primero hablemos con Diputación de Alicante, con Carlos Mazón, que era el patrocinador principal de la Feria y nos apoyaron enseguida con la condición de que fuera para la provincia. Después nos pusimos en contacto con los CDT, donde Francesc Colomer nos ha ayudado mucho.

alicante-gastronimica-solidaria

De izqda. a dcha., Baño, el presentador Dani Mateo y el empresario Jesús Navarro.

En cuanto a abastecimiento, al principio fueron los hoteles que al tener que cerrar, nos ofrecieron alimentos que iban a perecer y así se fue sumando gente. Conseguimos voluntarios y apoyo desde distintas organizaciones y de ONG.

Cuando las empresas vieron que era un tema organizado, todo fue más fácil.  A través de CEV, pusieron en contacto con las empresas agroalimentarias; pero lo mismo pasó con Cedelco, con Fempa … en muy poco tiempo muchas personas se ofrecieron.

Pronto estuvimos en Alicante, Torrevieja, Elche y Benidorm. Alicante actuó como centro y desde ahí repartimos a Vinalopó y otras comarcas.

-Ahora un salto hacia el presente, ¿qué provoca el fin de esta iniciativa y por qué un centro formativo para persona en situación de exclusión?

-Se dieron varias circunstancias: por un lado, los centros – CDT- debían empezar a preparar el curso y acondicionar los sitios; por otro lado, cuando acabó el estado de alarma hace un par de meses se redujo la demanda, lo que provocó que concentráramos esfuerzos en Alicante y se cerraran las otras sedes. Además, parte de los voluntarios volvieron a sus trabajos. También se iban acabando los fondos.

Teníamos que haber acabado las instalaciones de la Ciudad de la Luz hace tiempo para dejar libre los CDT y lo hemos ido prorrogando y no podíamos ir abusando de la generosidad que ha tenido Turisme de la Generalitat Valenciana. Esperamos que en un par de semana, tengamos el registro sanitario y la puesta en marcha de las cocinas.

Mientras este fin de semana vamos a hacer recogida de alimentos secos en puntos como Carrefour.

-La Ciudad de la Luz es un proyecto formativo, pero ¿no compite con los CDT?

-En absoluto. Firmamos un acuerdo con la SPTCV y estamos con el traslado y homologación. Allí vamos a hacer dos cosas: hacer formación con unos planes de empleo -con monitores a través de Labora – enfocado a proporcionar titulación a personas en riesgo de exclusión; por otra parte, esas personas serán las encargadas de hacer menús para personas sin techo.

No competimos ni con CDT ni personas, Nos dirigimos exclusivamente a ese segmento de población necesitada.

alicante-gastronimica-solidaria

Reunión del equipo AGS con Ximo Puig y Antonio Rodes (dcha.)

-Durante AGS tuviste ocasión de trabajar con profesionales de uno de los sectores más castigados por la propia pandemia, ¿con qué sensaciones te quedas?

-A mi lo que me ha demostrado el sector de la restauración es muy sensible, muy consciente de la situación, se han sentido muy integrados en el concepto de Alicante Gastronómica Solidaria, porque han podido ofrecer a la sociedad parte de los que les da. Se han sentido motivados al sentirse útiles y poder aportar con su trabajo una solución para personas necesitadas.

Son personas que han robado tiempo a sus familias, se han puesto en riesgo innecesariamente y también personas que han estado allí sin cobrar de sus empresas y, en ocasiones, hemos tenido casos de gente que ha venido para después poder llevarse unos menús para poder dar de comer a su familia.

Igual que han venido cocineros de estrellas Michelín, han venido muchos camareros, freganchín… o que no tenían nada que ver con la profesión y han conocido la iniciativa.

-Por último, ¿volverá la Feria Gastronómica?

-(sonríe) … Pues cada día pensamos una cosa. Si me preguntas hace dos semanas, íbamos a organizar una feria especial el 19, 20 y 21 de septiembre en IFA. Iba a ser en el exterior y de unas 800 personas, con ponencias y un homenaje a los voluntarios, entre otras acciones. La idea era poner en valor las iniciativas solidarias gastronómicas que se han puesto en marcha durante la pandemia.

Pero con lo que está pasando esta semana, no lo sabemos. Esto es improvisar cada día.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.