Informe de SEGITTUR

El resurgir del turismo en el Mediterráneo Oriental obliga a reinventar el sol y playa

Un estudio alumbra las posibilidades de crecimiento con la economía circular reciclando plástico, un material en el que la Comunidad Valenciana lidera el mercado

Panorámica de la playa en Benidorm. /E3

El resurgir del turismo en destinos del Mediterráneo Oriental obliga al sector español a reinventar su modelo de sol y playa y una de las estrategias con más potencial está en posicionarse en la ecología y proporcionar “emociones” a los visitantes, según el “Informe sobre economía circular aplicada al turismo”, realizado para SEGITTUR -organismo del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital- por Iñaki Gaztelumendi, Anna Tarí y David Mora.

Los cambios en el comportamiento de la demanda turística se deben entender en el marco general caracterizada por la denominada sociedad de la ilusión (dream society). El peso del comportamiento emocional del individuo (ligado a valores, emociones y sentimientos) es más relevante que el comportamiento racional (basado en la adquisición de conocimientos)“, explican estos expertos.

Con todo, la situación de partida de destinos como los de la Comunidad Valenciana es prometedora en esta nueva dinámica competitiva, en la que pesan nuevos atractivos para el visitante, con “la ampliación del interés desde la “alta cultura” hacia elementos de la cultura popular como la gastronomía, las artes creativas, el cine o la TV“.

Este estudio está centrado en el potencial de la economía circular y alude en especial al reciclaje del plástico implantando sistemas de “logística inversa“, es decir, de desmontaje sencillo de productos fabricados con este material para facilitar que vuelvan desde el consumidor a la industria para su recuperación. En este ramo, la Comunidad Valenciana dispone de recursos y capacidad por la concentración de empresas en su territorio en varias comarcas y por contar con el instituto tecnológico del sector, AIMPLAS.

En un foro nacional celebrado esta misma semana, empresarios y representantes de este tejido productivo abogan por una regulación por parte de la Administración para que se progrese en este aspecto ecológico de reaprovechamiento del material.

Como iniciativas pioneras, se menciona el municipio mallorquín de Calvià y la cadena hotelera balear Iberostar, para la eliminación de plásticos de un solo uso. A escala internacional, el referente es Nueva Zelanda y ha habido ejemplos positivos como la donación a una ONG de jabones utilizados en hoteles británicos. En un repaso a qué están haciendo las diferentes autonomías para potenciar la economía circular, en el caso de la Comunidad Valenciana se alude únicamente a sus “planes de residuos“.

Asimismo, los autores de este informe recuerdan que hay 350 millones de euros de fondos europeos destinados a iniciativas para el reciclaje del plástico, dentro del programa Horizonte 2020.

El atractivo se desplaza a otras zonas

El reto está en afrontar una futura realidad turística algo menos propicia que en años pasados por la caída de destinos competidores debido a conflictos bélicos e inestabilidad, cuyo efecto favorecedor para España ahora ha pasado. “El eje turístico del mundo se está desplazando, de Europa a Asia, América Latina y Oriente Medio, y el crecimiento de la industria turística se debe en gran parte al boom de los mercados emergentes“, apuntan los autores de este informe.

Los indicadores de afluencia extranjera hacia España ya habían perdido fuerza en 2018 (+0,9% la llegada de turistas y -3,4% las pernoctaciones) por la “notable recuperación” de los competidores del Mediterráneo Oriental; Turquía, Egipto y Túnez ganaron ese año 12,5 millones de turistas, que “se dejó notar especialmente en los destinos del sol y playa español“, recuerdan los investigadores de este informe de la Sociedad Mercantil Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (SEGITTUR).

Suscríbete a nuestra newsletter