Puig anuncia deducciones fiscales para los 200.000 trabajadores con ayudas por ERTE

De este modo, el Consell garantizará que el complemento autonómico de 150€ no penalice fiscalmente a efectos de la tributación en el IRPF

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha afirmado este jueves en la sesión de control que el Consell va a aprobar deducciones fiscales para los 200.000 trabajadores con rentas más bajas afectados por un ERTE del 100% que han recibido la ayuda complementaria de la Generalitat de 150 euros.

De momento, de esos 200.000 trabajadores que está previsto que reciban la ayuda hasta agotar los 30 millones dispuestos para esta medida,  solo 5.635 la han recibido ya o la recibirán de manera inminente. Estos trabajadores que en breve dispondrán de la transferencia cuentan con una base reguladora de entre 500 y 507 euros. 

Ahora, con el anuncio que ha realizado el presidente Puig, se quiere garantizar que el complemento autonómico que reciban de 150 euros no les penalice fiscalmente a efectos de la tributación en el IRPF, tal y como ha afirmado Puig en Les Corts Valencianes.

Asimismo, ha adelantado que se va a reconocer la generosidad de muchos valencianos y valencianas que han dado dinero de su patrimonio para ayudar en la pandemia por coronavirus, y por tanto se aprobarán desgravaciones fiscales para las donaciones, tanto dinerarias como en especie, destinadas a minimizar el impacto de la COVID-19 o a la investigación.

El president también ha anunciado que la semana que viene se presentará el nuevo Plan Estratégico de Turismo 2020-2025, un documento que recoge 127 acciones, entre ellas un Plan específico para posicionar a la Comunitat Valenciana como un destino seguro.

Debate parlamentario

El president Puig, ha instado este jueves al PP a reconsiderar su planteamiento de “confrontación” y trabajar juntos para salir de la crisis que ha conllevado la pandemia de coronavirus, por un motivo: “desde el catatrofismo y desde los gritos no salvaremos vidas, ni tampoco comeremos”.

Puig se ha pronunciado así, después de que la síndica del PP, Isabel Bonig, haya afirmado que los rebrotes empiezan a ser “preocupantes”, los médicos protestan en la calle por su “nefasta gestión” y “lo peor” de la pandemia “está por llegar”, mientras Puig “yace plácidamente en las playas de Formentera”.

El president ha admitido que la situación de la pandemia es “extremadamente complicada”, por lo que para vencerla hace falta unión, esfuerzo y confianza, y ha calificado de “hitos” tanto el acuerdo europeo de ayudas a la reconstrucción como el acuerdo de la mesa del diálogo social firmado este miércoles con los agentes sociales.

Sin embargo, Bonig ha comparado la covid con un gran incendio, del que se ha apagado el primer fuego pero aún hay rebrotes que pueden reavivar las llamas, y ha afirmado que los bomberos que tienen que apagarlo “van con pistolas de agua”, en referencia a los médicos.

“Cualquier persona razonable entiende la huelga que han hecho los MIR, excepto ustedes, que han coaccionado el ejercicio de un derecho fundamental”, ha dicho Bonig, quien ha acusado al Consell de “enmascarar” esa huelga “con otras cuestiones”, como el acuerdo de la mesa de diálogo social, del que ha dicho que incluye “cero euros, mucho anuncio y poca gestión”.

Bonig ha acusado al Consell de “regar con subvenciones” a los agentes sociales “para que callen”, ante lo que Puig ha lamentado que “desprecie” y llame “paniaguados” a empresarios y sindicatos, y le ha preguntado “qué modelo democrático quiere”.

La síndica popular también le ha pedido “blindar por ley” la sanidad pública valenciano, a lo que Puig ha respondido que están dispuestos a blindarla del PP y a apoyar “todas las medidas preventivas” para que, si alguna vez el PP vuelve a gobernar, no pueda hacer lo mismo que hizo en el pasado.

Suscríbete a nuestra newsletter