Goirigolzarri defiende que las medidas del Gobierno y empresa se ajusten a cada sector

Bankia ha apoyado a 5.000 empresas de la Comunitat a través de los créditos con aval ICO, para financiar 1.000M y ha aprobado más de 16.000 moratorias a familias

En la que ha sido la primera visita a un territorio tras el Estado de Alarma, el presidente de BankiaJosé Ignacio Goirigolzarri ha querido viajar hasta Valencia, a la que considera su “casa” como ha dicho, –no hay que olvidar que el 20% del negocio de la entidad está en la Comunitat con 1,5 millones de clientes y donde el banco mantiene su sede social desde su constitución– para lanzar un mensaje muy claro: Bankia quiere conocer la realidad de los sectores productivos y de los territorios para poner en marcha planes y medidas ajustadas a la misma y seguir respaldando la economía real.

Así se lo ha trasladado Goirigolzarri tanto al presidente de la Generalitat, Ximo Puig como al presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), Salvador Navarro, con los que ha mantenido distintas reuniones.

En este último encuentro, también han participado los vicepresidentes de CEV, Vicente Lafuente, Miguel Burdeos y Vicente Nomdedeu; los vicepresidentes de Hosbec, Federico Fuster y Javier Gallego, y la presidenta de Avia, Mónica Alegre; y por parte de Bankia, el director territorial en Valencia y Castellón, Jaime Casas, y el director de negocio Empresas Levante, Carlos Aguilera, entre otros.

En este sentido, Goirigolzarri ha apuntado que la entidad a través de las líneas ICO con aval del Estado ha apoyado en este tiempo a más de 5.000 empresas de la Comunitat con más de mil millones de euros de financiación y ha aprobado más de 16.000 moratorias hipotecarias y de créditos al consumo para familias valencianas.

Respecto a la forma de enfrentarse a esta crisis, desde el punto de vista de política económica, opina que hemos pasado una primera fase –que cree que se ha afrontado “razonablemente bien”– de generalización macroeconómica volcada en ayudar a empresas y familias, si bien aboga ahora por pasar a una segunda fase “más micro, no con recetas generales sino analizando el tratamiento que necesitan los distintos sectores y las distintas regiones”.

Una recomendación que hace extensiva también al Gobierno: “la transversalidad de las medidas que se tomen es fundamental pero hay que hacer los análisis desde una visión microeconómica viendo qué problemas presenta cada sector económico y cada región para definir las medidas que mejor se acoplen”, aunque entiende  que todas las decisiones se están tomando en esta línea.

Aunque ha rechazado hablar de previsiones, ha afirmado que este año va a ser “muy duro” y la caída del PIB va a situarse en un doble dígito pero hay que centrarse en la velocidad con la que España salga de esta crisis y en lo que ocurra en 2021, que dependerá de las medidas que tome el Gobierno y las decisiones de los empresarios y el sector financiero. “Lo importante será la velocidad de salida de esta crisis”, ha manifestado.

Ha evitado caer en el fatalismo de las cifras al tratarse de una crisis coyuntural, diferente a la de 2008, en la que hubo falta de liquidez y de capital para apoyar a los clientes; al contrario, en esta ocasión, y como consecuencia del apoyo del Banco Central Europeo, la situación del sector financiero es “muy potente” en liquidez y capital y por eso ha apoyado y se continuará apoyando a familias y empresas.

Definir planes y trabajar

José Ignacio Goirigolzarri, ha asegurado que  su objetivo era “oír, compartir ideas, definir planes y empezar a trabajar”, arropado por las últimas cifras de crecimiento de la financiación a empresas con incrementos del 3% interanuales que no se veían desde 2008. Unos datos que se darán a conocer en toda su extensión en la presentación de resultados de la entidad del segundo trimestre que se celebrará el próximo día 27.

Además, ha destacado que la banca de España y Francia está siendo la más eficiente en que llegue financiación a las empresas y ha dicho esperar que esta fluidez continúe a lo largo de los próximos meses.

Por su parte, el presidente de la CEV, Salvador Navarro, ha resaltado de Goirigolzarri su cercanía y su capacidad de gestión, y ha agradecido en general a las entidades financieras el apoyo que han dado al tejido empresarial.

Ha coincidido en que esta crisis es coyuntural y hay que compatibilizar economía y salud, sacando a los trabajadores de los ERTE -en la Comunitat ha salido ya más de un 50 %-, puesto que volver a un confinamiento “sería mortal para la economía”.

Según Navarro “durante esta pandemia hemos aprendido que la colaboración entre el sector público y el privado es beneficioso para ambas partes y que ayudar a las empresas es absolutamente necesario para mantener el empleo y el estado de bienestar. Necesitamos que la banca esté al lado de las empresas y que utilice su músculo financiero para que la liquidez llegue a las pymes de una manera ágil”.

Además, Navarro ha valorado la nueva línea de financiación del ICO destinada a financiar inversiones por importe de hasta 40.000 millones de euros, “porque somos conscientes de que el avance en la recuperación va a exigir inversiones en digitalización y economía verde”.

También ha precisado que la visión de los sectores, sus potencialidades y sus prioridades están reflejadas en el plan estratégico de la CEV y en otros asuntos como la alianza por la innovación de la patronal con las universidades, tanto en el sentido de aumentar la innovación en la región como en la formación de los empresarios.

De cara a la Unión Europea, ha señalado que en septiembre los vicepresidentes de la patronal autonómica visitarán a eurodiputados y posiblemente se reúnan con el comisario europeo de pymes, para trasladarles el proyecto de la CEV en Bruselas.

 

Suscríbete a nuestra newsletter