Alternativas sostenibles

De “riders” de grandes plataformas a cooperativistas: Rodant va en camino

La intención es hacer envíos de comida y mensajería "cero emisiones" y para ello la flota de Rodant estará formada por bicis, bicis eléctricas, patinetes eléctricos y bicis tipo "cargo".

Bicicleta en La Ciutat de les Arts. | Foto: Efe

(Efe/Inma Martínez).- Un grupo de repartidores valencianos ha comenzado a dar los pasos para crear una cooperativa de “riders”, la primera en València, un modelo que permite la participación y la elección del régimen de la Seguridad Social como dos “atractivos” para estos jóvenes que buscan ser sus propios empresarios.

Rodant Cooperativa ha comenzado a dar sus primeros pasos para constituirse, con domicilio fiscal en la ciudad de València, según recalca uno de sus impulsores, Pepe Forés, actualmente repartidor en bici de la plataforma Uber Eats.

La cooperativa está en proceso de negociación para su constitución, con el asesoramiento de la Federación Valenciana de Empresas Cooperativas de Trabajo Asociado (Fevecta), y nace de la plataforma Riders x Derechos. “Somos los riders, no hemos cambiado, somos unos currelas, no nos sentimos empresarios, nos sentimos trabajadores que trabajamos para nosotros mismos”, asegura Forés.


Bajo el lema “Cooperativa de reparto justo como alternativa social y sostenible al modelo de explotación de grandes plataformas” y con un modelo de reparto 100 % ecológico, Rodant sigue los pasos de la cooperativa de Madrid La Pájara

Detrás de Rodant “siempre, siempre, siempre” va a estar Riders x Derechos, que vela por los intereses de los trabajadores, si bien no todos los integrantes iniciales de la cooperativa pertenecen a la plataforma.

Bajo el lema “Cooperativa de reparto justo como alternativa social y sostenible al modelo de explotación de grandes plataformas” y con un modelo de reparto 100 % ecológico, Rodant sigue los pasos de la cooperativa de Madrid La Pájara, proyecto cooperativo de ciclomensajería, y utilizará la misma aplicación para el servicio, CoopCycle.

La intención es hacer envíos de comida y mensajería “cero emisiones” y para ello la flota de Rodant estará formada por bicis, bicis eléctricas, patinetes eléctricos y bicis tipo “cargo”.

La ilusión de los impulsores de la cooperativa -tres en este momento y un cuarto en negociaciones- es que los derechos laborales se garanticen. “Que la gente que trabaje con nosotros puede tener tiempo para estar con su familia, para estar de vacaciones, que tenga asistencia si tiene un accidente o si tiene imprevistos, y ayudar al máximo al trabajador, que no tenga que buscarse otro trabajo extra, pero siempre con equidad”, resume Forés.

Para poder cumplir con los horarios, el área de reparto se limitará en un principio a 3,5 kilómetros en la ciudad de València -habrá zonas como Pinedo, Forn d’Alcedo, El Saler o La Torre donde no llegarán- y no se descarta la expansión más adelante a Mislata y Alboraya.

Forés ha explicado que, a una distancia mayor de 3,5 km, “una pizza no llega en condiciones óptimas” y añade: “No queremos que el cliente diga que está fría”.

Futuro como servicio sostenible de reparto

Los “riders” han comenzado ya a negociar posibles relaciones comerciales con el mundo del cooperativismo, de las plataformas digitales y con restaurantes, “sin tener que utilizar servicios capitalistas”, y en las próximas semanas continuarán las reuniones para avanzar en la colaboración, que podría ser exclusiva o más amplia.

También buscan una sede física para mantener reuniones y guardar los vehículos, las mochilas y los teléfonos móviles, y tienen que decidir todavía el color corporativo. Sí tienen claro el logotipo que acompañará a estos “riders”: “Rodant. Som cooperativa”.

Fevecta considera que el modelo cooperativo se ajusta a su proyecto porque se trata de una iniciativa intensiva en trabajo, que funciona “muy bien” en cooperativa porque puede haber jerarquías planas y facilita la participación, que es uno de los elementos que buscan los impulsores de Rodant.

Según la directora de la federación, Paloma Tarazona, estos jóvenes están “muy motivados” con el sistema de participación porque han tenido “experiencias amargas” con las plataformas y no han tenido capacidad para organizarse su trabajo, que está “totalmente controlado por los algoritmos”.

Además, el perfil de los impulsores -todos menores de 27 años-, con trayectorias cortas en el mercado laboral, sin propiedades ni ahorros, se adapta al marco de ayudas previstas por la Generalitat para el emprendimiento en cooperativas, y se puede elegir el régimen de cotización a la Seguridad Social.

Fevecta se ha reunido esta semana con los “riders” para poner en marcha la nueva cooperativa de trabajo social y ha destacado que las cifras de constitución de cooperativas son “sorprendentemente buenas” teniendo en cuenta las circunstancias que ha propiciado la pandemia.

Hasta el estado de alarma, habían tenido muchos grupos interesados en constituir cooperativas y pensaron que los procesos “se caerían”, pero la mayoría ha seguido adelante. “Ahora, una vez levantadas las restricciones, estamos retomando la marcha habitual”, ha asegurado Tarazona.

Suscríbete a nuestra newsletter