Seguridad

La tecnológica FacePhi obtiene la máxima certificación en seguridad de la industria

La compañía reconocimiento facial ha conseguido la ISO 30107 a través de su tecnología de prueba de vida y de verificación de identidad biométrica facial

Javier Mira.

FacePhi ha obtenido la certificación ISO 30107 después de que su tecnología de prueba de vida y de verificación de identidad biométrica facial haya superado todos los ataques que exige este estándar.

La empresa especializada en soluciones biométricas multifactor da un importante salto cualitativo pues esta certificación reconoce a través de un conjunto de directrices, cuya finalidad es someter una tecnología biométrica a los ataques más efectivos posibles para romper sus medidas de seguridad, con el fin de valorar en qué medida es fiable ante intentos de suplantación de identidad.

Para evaluar la tecnología de FacePhi se ha contado con la entidad certificadora iBeta Quality Assuarance. Se trata de una organización con base en Denver, Colorado (EEUU), con más de 20 años de experiencia en el análisis de calidad y seguridad de servicios de software críticos. Además de sus servicios de auditoría y certificación en diferentes ámbitos y plataformas, posee el único laboratorio del mundo acreditado para la evaluación de sistemas biométricos por el National Institute of Standards and Techonology (NIST).

Así, para completar el análisis de seguridad de la tecnología de reconocimiento facial de FacePhi, iBeta ha llevado a cabo un completo proceso de auditoría y certificación de métricas de esta solución biométrica que ha durado varios meses. Dicho análisis ha culminado con la obtención por parte de la empresa de la carta de certificación, que acredita el cumplimiento del estándar ISO 30107.

Según ha subrayado el director del departamento de Calidad, Jorge Félix Iglesias, “el reconocimiento facial se está reafirmado como la herramienta biométrica más valiosa para asegurar la comodidad y seguridad de los usuarios en cualquier ámbito donde precisen validar su identidad”.Su forma de empleo evita cualquier contacto y es sencilla e intuitiva. Esto ha llevado a un gran auge de la tecnología y, en consecuencia, supone un pulso a las empresas biométricas para trabajar en estándares de calidad acordes a la demanda”, puntualiza Félix.

La tecnología fue creada en el año 2012 y desde entonces concentra su actividad en el sector financiero y el sanitario. Asimismo, FacePhi opera en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil) desde el año 2014, desde 2020 en el Euronext Growth y comercializa sus productos tecnológicos centrados en la seguridad de las entidades.

Suscríbete a nuestra newsletter