Monitor Ineca

Los autónomos en Alicante, el colectivo que más sufre la parálisis de actividad

Los encuestados piden que se implanten líneas de crédito a coste cero para las empresas de todos los tamaños cuyo avalista sea el Estado y moratorias en el pago de impuestos y seguros sociales

Archivado en: 

Los autónomos  de la provincia de Alicante es el colectivo que más está sufriendo la situación de parálisis de actividad impuesta por el Gobierno tal y como refleja el primer Monitor Ineca, realizado por el Instituto de Estudios Económicos de la provincia de Alicante.

En concreto, el 43% de los encuestados son autónomos y el 30% de los encuestados ha cesado la actividad.

Además, la situación del empresario autónomo es más delicada aún porque el porcentaje de
desarrollo de herramientas digitales para el teletrabajo es mucho menor que en otras empresas. Las
comarcas donde el teletrabajo se está desarrollando con más intensidad son L’Alcoià y L’Alacantí con
más del 35%. Las empresas que no se adapten durante este proceso tendrán más difícil su
reincorporación a la actividad tras la reactivación económica.

Ineca ha realizado una encuesta desde el 23 de marzo al 1 de abril, a modo de primera toma de contacto para conocer la situación de las empresas de la provincia de Alicante tras la declaración del estado de alarma provocado por la crisis sanitaria que ha originado la expansión del coronavirus COVID-19. La encuesta planteaba cuestiones como el impacto actual en el entorno empresarial, perspectivas a corto plazo, valoración de las medidas adoptadas en esta primera fase hasta el 1 de abril, así como sugerencias sobre otras medidas necesarias para reactivar la economía.

Al respecto, el presidente de Ineca, Rafael Ballester, considera que “las medidas propuestas por las diferentes administraciones, y las que necesariamente deben adoptarse los próximos días, y el esfuerzo de empresarios y trabajadores, deben tener como objetivo amortiguar, en la medida de lo posible, los daños y perjuicios de esta inesperada y dramática paralización generalizada de la actividad económica, así como sentar las bases para que la recuperación sea lo más rápida posible”.

La encuesta fue distribuida a empresarios individuales y a colectivos empresariales de toda la provincia, además de los medios propios del Instituto, con el fin de conocer con más detalle cómo está afectando esta crisis. 233 empresarios han respondido en tiempo récord a las preguntas del Instituto.

Análisis de las medidas

Respecto a las medidas que las diferentes administraciones están desarrollando para minimizar los efectos de la crisis, el 88% de los autónomos las considera insuficientes, frente al 80% del empresario.

La mayor parte de los encuestados reclaman medidas fiscales, laborales, económicas y sectoriales que minimicen las pérdidas del cierre temporal de las empresas. A pesar de que las propuestas del gobierno han sido complementadas con los sucesivos decretos y normativas son muchos los empresarios que solicitan más apoyo financiero y liquidez para mantener el sistema social y el empresarial, además de agilidad y coordinación máximas para su implementación.

La mayoría coincide en la necesidad de implantar líneas de crédito a coste cero para las empresas de todos los tamaños cuyo avalista sea el Estado y proponen moratorias en el pago de impuestos y seguros sociales y hasta deuda con hasta un año de mora tras la reactivación de la actividad.

Reclaman incentivos para evitar destruir empleo y poder recuperar el talento y el know how de las empresas del territorio. Algunos encuestados consideran que este tipo de ayudas servirán además para evitar que la economía sumergida se convierta en una alternativa.

Asimismo, insisten en no olvidar a los emprendedores y startups -los más que más están perdiendo con la crisis por falta de liquidez- y solicitan líneas de crédito específicas dirigidas a ellos.

En cuanto a las estrategias de futuro, Rafael Ballester, destaca sugerencias como “la oportunidad de aprovechar la creativa capacidad de producción industrial de las empresas alicantinas en el nuevo contexto post COVID19, donde nos encontraremos nuevos modelos logísticos y de distribución basados en la gestión de los nuevos riesgos globales. Esto podría contribuir a reforzar los procesos de reindustrialización en los que está inmersa la industria de la provincia de Alicante, y debería realizarse apostando, ya sin ninguna duda, por la innovación y la formación cualificada, así como explotando nuestra ya relevante experiencia en Industria 4.0, digitalización e Inteligencia Artificial”.

Contribución empresarial a la crisis

Muchos de los empresarios encuestados han manifestado que durante este periodo inicial están colaborando socialmente en cuestiones como la donación y fabricación de material sanitario, cesión de viviendas, asesoramiento financiero, formación on line y suministros de alimentos, entre otras iniciativas.

Suscríbete a nuestra newsletter