Coronavirus

Ford cuenta con mayoría de proveedores europeos y tiene suministros

Los fabricantes europeos de vehículos cuentan con recursos suficientes para afrontar las consecuencias de la epidemia que mantiene paralizadas fábricas en China

Archivado en: 

La planta de Ford Almussafes en imagen de archivo| E3

Ford España cuenta con una mayoría de proveedores europeos de componentes y por ahora no ha registrado ningún problema de suministros por la paralización de las fábricas en China, según han confirmado a Efe fuentes de la planta de Almussafes.

Los fabricantes europeos de vehículos cuentan con diversificación y recursos suficientes para afrontar las consecuencias de la epidemia de coronavirus que mantiene paralizadas fábricas de coches y componentes de automoción en China, un país donde se ensamblan uno de cada tres vehículos que se venden en el mundo.

Así lo entienden los fabricantes y expertos consultados por Efe, que sin embargo apuntan a que la industria automotriz de Japón y Corea del Sur son, por su proximidad a China, las más expuestas a la paralización de la producción en plantas en el gigante asiático, así como a las dificultades logísticas que está provocando y que entorpecen la salida de piezas del país.

Uno de cada tres coches son chinos
China es el principal fabricante de vehículos del mundo. En 2018 copó el 29 % de la producción total de automóviles y vehículos comerciales, según datos de la patronal mundial de fabricantes de automóviles, OICA (por su sigla en inglés).

Sin embargo, el director del máster en Ingeniería de Automoción de la Universidad Europea, Carlos Talayero, defiende que la paralización de sus fábricas automovilísticas -que se podrán reabrir a partir del viernes- no afectará necesariamente a las ventas mundiales de vehículos, ya que casi toda la producción es para consumo interno y, por tanto, no se exporta. Además, explica a Efe que en Europa -salvo Alemania y en menor medida Holanda- existe una alta producción local y la mayoría de los fabricantes cuentan con un plan B para reemplazar proveedores en caso de ser necesario. “Puntualmente, la falta de algún componente puede afectar, pero gracias a la deslocalización de la producción, los fabricantes tienen margen”, ha añadido.

Exposición de España
Por su parte, el profesor de Finanzas en el IEB, Javier Santacruz, ha explicado que en el caso de España, los fabricantes de componentes Antolín y Gestamp, que cuentan con plantas en China, pueden sufrir retrasos a la hora de servir pedidos. En todo caso, la afectación sería menor que en países como Alemania y, en menor medida Holanda, debido a la elevada exposición de esos países a las importaciones desde el país asiático. No obstante, apunta que sí podría verse afectada la industria automovilística de países próximos a China, como Japón, Corea del Sur e incluso India, no tanto por la parálisis de algunas plantas chinas, si no por las dificultades para sacar la producción del país.

Situación de los fabricantes 
De hecho, el 4 de febrero Hyundai Motor y su filial Kia Motors ya anunciaron que suspendían la producción en todas sus plantas en Corea del Sur ante la escasez de componentes llegados desde China por el brote de coronavirus.

Nissan también prevé suspender la producción el viernes y el lunes en su planta de Kyushu (Japón) por el mismo motivo, y Renault suspendió el martes y hasta el lunes próximo producción en Busan (Corea del Sur).


En el caso de España, los fabricantes de componentes Antolín y Gestamp, que cuentan con plantas en China, pueden sufrir retrasos a la hora de servir pedidos


La francesa mantiene igualmente parada su planta de Wuhan (China), epicentro del brote de coronavirus, que seguirá sin producir al menos hasta mañana, cumpliendo en todo momento con lo dictado por las autoridades chinas.

También el alemán Volkswagen ha pospuesto la reapertura de algunas de sus fábricas en China, aunque confía en que las dos sociedades de riesgo compartido que tiene en el país con FAW (First Automotive Works) y SAIC (Shanghai Automotive) reiniciarán la producción, como muy tarde, a comienzos de la próxima semana en todas sus fábricas.

La japonesa Toyota valorará el lunes si retoma la producción de sus plantas chinas en función de las directrices de las autoridades y la situación del suministro de piezas. PSA, dueño de marcas como Peugeot o Citröen, ha creado un grupo de trabajo para analizar la situación y, aunque reconoce que existen tensiones a nivel logístico, por el momento no ven riesgos significativos “a muy corto plazo” para sus plantas de ensamblaje en todo el mundo.

Fuentes de la española Gestamp, fabricante de componentes, han explicado que sus 11 plantas chinas llevan cerradas desde el año nuevo chino (25 de enero), aunque a partir del lunes se espera recuperar la normalidad progresivamente. “La compañía ha activado los protocolos y medidas de prevención adecuadas y trabaja en directa coordinación con las autoridades chinas. Adicionalmente, como medida preventiva, ha cancelado todos los viajes del grupo previstos a China”, han añadido.

El europeo Fiat Chrysler Automobiles (FCA) asegura también a Efe que por el momento no ha detectado un “impacto inmediato” en su cadena de suministro global, aunque sigue “monitorizando” la situación por si se percibiera un empeoramiento en las próximas semanas.

Suscríbete a nuestra newsletter