Revista Economía 3 | Living

“Road to Mandalay”

Su belleza es proporcional a la complejidad de gestionar un país con más de 100 grupos étnicos diferentes. Este es el momento de visitarlo

Archivado en: 

La Sule Paya es una paya o pagoda situada en la localidad de Rangún, antigua capital de Birmania| Foto: J.M. Baixaulli

Es la mejor forma de llegar a la que fue la antigua capital real de Birmania (hoy Myanmar). Ubicada en el centro del país (cuya longitud de norte a sur alcanza la enormidad de casi 3.000 kilómetros), y situada junto al río Irawadi, que va a ser la clave de nuestra aventura. Su belleza es proporcional a la complejidad de gestionar un país con más de 100 grupos étnicos diferentes. Este es el momento de visitarlo.

Buscamos en muchas ocasiones destinos más vírgenes turísticamente, y este lo es. Incluso puede resultar incómodo en algunas zonas o trayectos o con poca infraestructura en otras, dependiendo de los lugares a visitar y lo viajero que se considere cada cual.

Todo el trayecto es tremendamente visual. Abrir los ojos y ver Bagan es un placer (la llaman la ciudad de las 4.000 pagodas), una visión que te envuelve entre los miles de templos que hay construidos. Mi llegada allí fue en los meses de verano, húmedos, donde todo florece y la vegetación cubre el entorno.

Es el momento de perderte por los caminos que llevan de una pagoda a otra, sin tener necesariamente que visitar las más renombradas. Se trata de disfrutar de la sensación de un paisaje abrumador. Si lo prefieres, puedes moverte con motos tipo scooters, que son baratas y fáciles de manejar.

La ruta del “Road to Mandalay”
Si remontas el río Irawadi, Bagan te lo encontrarás en el camino. Aquí empezó a navegar en 1996 bajo la firma Orient Express, el Road to Mandalay, aunque la marca que representa a esta compañía desde 2014 es Belmond. No te extrañes cuando lo encuentres con este nombre o con el anterior.

El lago Inle no está en la ruta del barco, pero vale la pena acercarse hasta él. Había llegado buscando a los inthar, los pobladores del lago. Sus casas sobresalen del agua sostenidas por pilares de madera (el lago tiene una profundidad media de dos metros), pero hay no solo casas, chozas o almacenes. Todo en esta población se sostiene sobre esos palafitos en el agua.


Conoce todo el contenido:

Suscríbete a nuestra newsletter