CarGreen espera que sus vehículos eléctricos de alquiler estén disponibles en abril

CarGreen espera que sus vehículos eléctricos de alquiler estén disponibles en abril

Tras casi dos años de encuentros y desencuentros, la empresa valenciana CarGreen ha logrado obtener la autorización por parte del Ayuntamiento de València para desarrollar el primer servicio de alquiler de coches eléctricos en la ciudad, en modalidad de proyecto piloto, con una concesión de doce meses prorrogable a seis más.

En palabras de Alejandro Villamuera, cofundador y director técnico de la empresa de carsharing, “pienso que hemos hecho historia, porque todas las multinacionales han intentado entrar en el alquiler de vehículos eléctricos en València, y al final ha entrado una empresa valenciana. Creo que ha sido gracias a que teníamos un proyecto muy innovador y a que colaboramos con el Ayuntamiento, porque a diferencia de las multinacionales, vamos a compartir los datos de uso de nuestros coches para que a partir de ellos se pueda desarrollar su Plan de Movilidad de forma clara”. Además, al tratarse de un proyecto piloto, CarGreen tendrá la ventaja de ser el único operador durante un año como mínimo y año y medio como máximo.

Villamuera calcula que el servicio estará activo en “aproximadamente tres meses”, lo que nos llevaría a finales de marzo o principios de abril, en el momento en que dispongan de los cien vehículos Smart que ha autorizado la resolución, y la ciudad cuente con los puntos de recarga necesarios. La energía ya es el único escollo que queda pendiente y que no depende del todo de Cargreen, ya que “vamos a necesitar la instalación de muchos megavatios”.

Competencias aparte, la principal causa de la espera para obtener la autorización ha estribado en la liberalización de la zona azul de aparcamientos, que será gratuita para coches eléctricos -públicos y privados- a partir del 1 de enero. “Nos hemos encontrado con varias cosas que se debían afinar y el Ayuntamiento así lo ha entendido. Por ejemplo, liberar la zona azul para los coches eléctricos como en casi todas las ciudades de este país. Qué mejor forma de promover el uso de este vehículo que facilitar tanto la zona verde como la azul. Nuestros coches estarán aparcados en la calle, y que estuviera claro cómo gestionar la zona azul ha llevado bastante tiempo y es lo que dilatado el proceso un poco más”.

Según consta en la autorización, “el servicio deberá poder ser utilizado en todo el término municipal, incluidos los ‘pueblos de València'”. Sin embargo, la empresa ya está negociando con otros ayuntamientos cercanos a la capital, ya que, según afirma Villamuera, “el carsharing eléctrico ha venido para quedarse y no queremos dejar fuera a nadie”.

CarGreen

Alejandro Villamuera. | E3

Acceso y privacidad de los datos

El acuerdo alcanzado refleja que la empresa facilitará al Ayuntamiento de València, “en un informe con periodicidad semanal”, una serie de datos entre los que se encuentran el listado de vehículos que operan “con detalle del modelo”; fecha, hora de inicio y hora de fin de cada estacionamiento, y la calle en la que éste se realiza.

Además, el Ayuntamiento podrá acceder por sí mismo a más datos: monitorización en tiempo real de la ubicación de cada uno de los vehículos en servicio; mapa de calor que permita conocer las ubicaciones de cada estacionamiento realizado agrupado en datos diarios, semanales y mensuales; y número de personas usuarias, entre otros. La información se facilitará en los formatos  que permitan su tratamiento a través de la plataforma Smart City. Por supuesto, la resolución también refleja que “los datos suministrados contarán con garantías o mecanismos para preservar la privacidad de las personas usuarias a través de perfiles totalmente anónimos o anonimizados que cumplan con la normativa sobre protección de datos personales”.

Villamuera y todo el equipo de CarGreen se enorgullecen de ofrecer una vía por la cual liberar a la ciudad de la emisión de toneladas de CO2 a la atmósfera. Una pequeña esperanza tras los resultados de la COP25 celebrada en Madrid que, siendo generoso, se pueden calificar como tibios. Villamuera opina que, ante la emergencia climática, “cada uno tenemos que poner de nuestra parte, porque si tenemos que esperar a que lo hagan nuestros políticos, lo tenemos muy, muy difícil. Y estoy hablando de política a nivel nacional, no a nivel local, que es más de tú a tú, más cercana. La cumbre, para como ha terminado, se la podrían haber ahorrado”.

“Si se quiere cambiar esa gran parte del sistema productivo que hace falta para frenar el cambio climático”, prosigue Villamuera, “no debemos esperar a que los políticos nos prohíban determinadas prácticas. ¿Sólo podemos hacer las cosas bien si nos prohíben o nos castigan? Cada uno debe hacer su propio ejercicio de conciencia y escuchar las advertencias de la comunidad científica, que son muy graves. Están avisando de que hemos llegado al punto de no retorno”.

Con cierto retraso respecto a otras ciudades más grandes, esperemos que haya llegado por fin el momento de que la ciudadanía haga uso de los vehículos no contaminantes para desplazamientos cortos y medios y el aire gane en salubridad. La resolución que autoriza la actividad de CarGreen parece un punto de partida adecuado para la larga tarea que nos espera.

nueva-revista-300
PrestamosGedesco-300x300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.