Ribó y Martínez no acercan posturas por la ampliación del Puerto

Aurelio Martínez se muestra dispuesto a asumir cambios que mejoren el proyecto, pero no una nueva declaración de impacto ambiental

La Autoridad Portuaria de Valencia estaría dispuesto a asumir mejoras al proyecto de ampliación del puerto de Valencia si así lo recogiera un informe externo de adaptación de la declaración de Impacto Ambiental (DIA).

El presidente de la APV, Aurelio Martínez, ha indicado que estas adaptaciones podrían asumirse pero en ningún caso sin paralizar el proyecto de ampliación, al que el Ayuntamiento de València ya anunció que presentará alegaciones.

Según Martínez todas las alegaciones se estudiarán y las que sean “razonables y viables” se asumirán por que el objetivo es “hacer el mejor proyecto posible”.

No obstante ha asegurado que hay personas que han dicho que “quieren la DIA -una nueva declaración de impacto ambiental- no por que les preocupe el medio ambiente sino por que lo que quieren es paralizar la ampliación”, algo que el alcalde no ha dicho, según Martínez.

Martínez ha asegurado que, ya que la actual DIA está vigente, se podría encargar a “una agencia o a quien sea” que analice el proceso por si necesita alguna adaptación.

Ha señalado que una nueva declaración por parte del Ministerio de Fomento supondría 3 años más en caso de ser simplificada, o cinco años.


Ribó presenta siete informes sobre la previsible afección ambiental de la ampliación de puerto de València


Por su parte, Joan Ribó ha anunciado que mañana enviará a la APV una moción en la que se solicita al Ministerio de Transición Ecológica que se pronuncie “de forma exprés sobre la necesidad de una nueva evaluación de impacto ambiental del proyecto”.

También solicita a la Consellería de Política Territorial que comunique a la APV la estrategia territorial para ”evitar las actuaciones que suponen un detrimento de la calidad del frente litoral por la gran importancia estratégica del mismo”.

Esa afección se sustenta a través de los 7 informes que acompañan la moción de Alcaldía, y que prevén posibles impactos sobre la ciudad y su entorno natural y paisajístico. Los informes los ha elaborado el secretario del área de Urbanismo (que a su vez acompaña un informe de la Universitat Politècnica de València), de la Oficina Técnica de Urbanismo, del Servicio de Playas, Calidad Acústica y del Aire, del Servicio de Devesa-Albufera, de la Gerencia de Parques y Jardines Singulares, del área de Movilidad y Espacio Público, y del Servicio de Emergencia Climática y Transición Energética.

Los informes explican las posibles afecciones sobre las playas de València (y en especial sobre la Malvarrosa), los problemas que puede provocar sobre la calidad de las aguas, el suelo, y el aire, derivados de la actividad portuaria, industrial, de carga y descarga, de la extracción de terrenos, de carga de combustible, de atraco de barcos, su eliminación de residuos, la limpieza de cisternas o bodegas, el tráfico de camiones, la emisión de gases de efecto invernadero, contaminación acústica…

Suscríbete a nuestra newsletter