Entrevista

Rafa Mölck y Jussi Folch ponen en la órbita artística valenciana Lanevera Gallery

Tras casi 10 años con Lanevera Ediciones, los especialistas en estampación artesanal abren una nueva galería en Russafa asesorados por Cristina Chumillas

Inauguración de Lanevera Gallery con la exposición "Lugares comunes", de Víctor Visa. | E3

Rafa Mölck estaba a punto de dejarse la carrera de Bellas Artes en tercero, “porque no tenía ninguna motivación”, pero mientras se lo pensaba, en cuarto descubrió “el mundo de la gráfica, que no conocía en absoluto y me apasionó”.  De hecho, “lo que deberían haber sido 5 años se convirtieron en 7 porque me iba dejando asignaturas adrede para poder coger todas las de gráfica. Hice la de Serigrafía dos veces, porque el profesor con la que la di por primera vez se jubilaba ese año, y decidí no presentarme al examen para repetir con otro y aprender más”. Posteriormente, mientras hacía el Máster en Producción Artística, en 2011 fundó Lanevera Ediciones.

Jussi Folch es Técnico Superior en Preimpresión en Artes Gráficas y Licenciado en BB.AA. Maneja varios proyectos en la escena musical, pero el más conocido es el grupo Aullido Atómico, con el que ha firmado tres discos y con el que ha girado no por toda España y actuado en ciudades como Londres o Berlín. Por si eso fuera poco, además es “un apasionado de la gráfica popular, las cartelerías, las portadas de discos, los fanzines…”. Jussi se convirtió en el otro componente de Lanevera Ediciones.

Y finalmente, a mediados de este año, ambos entraron en contacto con la historiadora de arte y experimentada asesora artística Cristina Chumillas, con quien habían colaborado puntualmente en ocasiones anteriores. Su manera de trabajar “inspiradora” animó a Lanevera Ediciones a sumar Lanevera Gallery a la escena valenciana, en pleno barrio de Russafa -calle Puerto Rico-, que ha empezado su andadura con la exposición Lugares comunes del valenciano Víctor Visa. Hablamos con Rafa y Jussi para que nos cuenten algunas de sus muchas historias.

Lanevera

Rafa Mölk. | Foto: Nesmanpro

-¿Qué es Lanevera Ediciones?

Jussi Folch (J.F.): Lanevera Ediciones viene a ser un taller de estampación en serigrafía de manera artesanal. Hacemos pequeñas ediciones de obra gráfica de los autores que nos lo piden. Por otro lado, hacemos microediciones, por llamarlo así, de artistas que nos gustan a nosotros. Gente que está trabajando bien, haciendo ilustraciones, y a partir de nuestro criterio, que es bastante sencillo: nos gusta o no nos gusta.

-Me parece el mejor criterio que hay. ¿Habláis de artistas que están empezando?

-J.F.: Hay de todo, no nos basamos en que esté empezando o en que esté ya establecido. De hecho, se ve en las primeras tres ediciones que hicimos. La primera de Víctor Visa, precisamente,  porque tiene unas ideas muy buenas y sabe plasmar conceptos muy claramente. Vino a hacer un taller con nosotros, le vimos trabajar, le ofrecimos la opción de editarle y quedamos muy contentos. La segunda edición fue de Don Rogelio, que es un artista más establecido, viene del mundo del cómic y del fanzine, muy activo en el ambiente underground de València. Y el tercer artista fue Borja Bonaque. Simplemente, nos gusta lo que hacen, les ofrecemos publicar su obra en una pequeña edición, luego las vamos moviendo y se van vendiendo.

Lanevera

Jussi Folch. | E3

-Has mencionado el concepto underground. ¿Os gusta como etiqueta o la rehuís?

-J.F.: Ni la rehuimos ni tampoco nos gusta especialmente. Desde luego, en el mundo de la cultura, muchas ideas interesantes, salen del underground. Por eso, nos gusta conocerlo y nos gusta incluso participar, pero no lo llevamos como bandera.

-Rafa Mölck (R.M.): Jussi está muy relacionado con el mundo del underground también por su actividad musical. Él ya estaba metido en todo eso antes de Lanevera Ediciones.

-Entonces, lo que os motiva es adelantaros, descubrir el talento antes que nadie.

-J.F.: Claro, nos movemos en un ambiente creativo en el que hay cierta libertad. Cuando un artista no está establecido del todo, se tiene libertad para ver y disfrutar de las obras con menos prejuicios, menos ideas preestablecidas. La libertad que genera esa especie de “limbo” es lo que nos llama. Pero también te digo que Rafa y yo somos personas muy diferentes, y a lo mejor yo te digo una cosa y él otra.

-¿Qué estilo tienen vuestros libros?

-R.M.: Son obra gráfica, principalmente. Lanevera Ediciones nació más orientada a la autoedición. Me interesaba mucho el mundo de los libros, descubrir cómo se hacían, cómo se encuadernaban, cómo se imprimían a nivel industrial…Y he llegado a conocer las distintas técnicas desde su origen, desde los métodos más tradicionales. Realizar una publicación conlleva muchísimo trabajo en todos los ámbitos, pero a nivel técnico una obra gráfica prácticamente solo es imprimir y cortar. En el caso de un fanzine o un libro hay que recorrer muchos más pasos, aparte de toda la logística de la financiación, que es lo más complicado.

-J.F.: Cuando Rafa se vino a Russafa, yo estaba en otro taller en la calle Zapadores. Al final, acabamos trabajando todos los días juntos, por lo que juntamos los dos talleres y ubicamos Lanevera Ediciones en la calle Puerto Rico. Empezó como un coworking, con muchas mesas y gente trabajando aquí. Poco a poco, fuimos abarcando más espacio porque el proyecto se fue haciendo más ambicioso.

-De lo que se deduce que os estaba yendo bien. De 2011 hasta ahora ya es bastante tiempo.

-J.F.: Hay que tener en cuenta que somos autónomos suicidas. Podemos mantenernos, y la verdad es que nos apretamos las tuercas para ofrecer cursos y talleres para quien quiera aprender serigrafía. El próximo taller, que lo llamamos Experiències, lo celebramos el día 26.

-R.M.: En estos talleres ofrecemos, normalmente, ocho plazas. Ponemos un límite para que podamos estar cómodos y poder tener cuatro alumnos cada uno.

-J.F.: Además, en BB.AA., la asignatura de serigrafía está muy solicitada.

Lanevera

Ejemplares de Lanevera Ediciones. | E3

-¿Por qué?

-J.F.: Creo que tiene que ver con la facilidad que da para producir. Es una técnica que puede ser tan difícil y complicada según lo que te pida la cabeza que quieras realizar, pero también sencilla porque sólo en un mañana puedes empezar a producir obras con cierta calidad técnica y pocos medios. Eso la hace muy atractiva. Por otro lado, la calidad de los colores que se pueden sacar también la convierte en una técnica única.

-R.M.: Al tener mayor transferencia de tinta hace que los colores sean más intensos. Para un artista, el poder tener una intensidad de color tan potente la hace muy interesante.

-Es curioso que, para apuntarse a vuestro taller de Experiències señaláis que no se necesita tener conocimientos previos ni llevar material adicional. Entonces, se puede ir partiendo de cero, por curiosidad personal o inquietud.

-R.M.:  Sí, y me gusta recalcar que el taller Experiències no es un curso, sino un taller lúdico. Está preparado para que cualquier persona pueda disfrutarlo, aprender de la experiencia, pero sin necesidad de estrujarse mucho la cabeza porque está todo listo para poder producir una obra.

-J.F.: De hecho, lo diseñamos pensando precisamente en las personas que no saben mucho del mundo de las artes plásticas, pero quieren pasar un rato entretenido.

-¿Cuántos libros ha editado Lanevera Ediciones?

-J.F.: Ediciones propias, iniciativas nuestras en las que contactamos con el autor y le hacemos una propuesta, pocas, la verdad. Con eso empezamos hace poco. En cuanto a la ediciones que nos encargan, llevamos haciendo 3-4 al mes desde 2011. En ellas han participado artistas importantes como Mick Baro, un ilustrador de estilo americano muy años 50 old school;  Irene Grau, con un trabajo que en 2014 se expuso en ARCO; También hemos trabajado mucho con Coté Escrivá. Además, trabajamos con un marchante de Hong Kong que lo mueve todo por el mercado asiático y sus piezas son muy cotizadas allí.

-Insisto en que, por lo que decís, creo que os está yendo muy bien. Y de ahí, como consecuencia, ¿nace Lanevera Gallery?

-R.M.: En realidad no es que nos vaya bien, bien…Nos va “menos mal”…

-Vale, pero emprender en cualquier campo, meterse en cualquier berenjenal y que salga la cosa es muy difícil, y más con una propuesta tan original en un terreno tan complicado, por muy de moda que esté la ilustración en València.

-J.F.: Lanevera Gallery tiene que ver con el espacio que hay en el propio taller. Tenemos un altillo bastante amplio que estaba desaprovechado. Ya se hicieron ahí algunas colaboraciones con Russafart, en Navidades hicimos una expo colectiva con piezas que habíamos estampado nosotros…

-R.M.: Esa quizá fue la que nos dio un toque para darnos cuenta de que ese espacio había que usarlo más.

-J.F.: Es un espacio que durante el día tiene una luz increíble, con unos tragaluces que nos dejan una luz muy tamizada, por lo que las sombras no son muy cerradas. Además, el aspecto de la galería es muy rústico, como de casa antigua, y genera un ambiente muy agradable para poder pasar un rato y ver las piezas. Supimos que sería un esfuerzo extra y que tendríamos que echarle muchas más horas, pero para eso estamos.

Lanevera

Obra de Víctor Visa perteneciente a la exposición “Lugares comunes”. | E3

-R.M.: También influyó que le pudiéramos consultar a Cristina Chumillas qué uso le podríamos dar al espacio. Le propusimos que colaborase con nosotros y creo que fue clave. Nos asesora y nos marca las pautas de funcionamiento. Esta colaboración es la que ha hecho que nos pongamos realmente en serio.

-J.F.: Cuando se lo propusimos, ella nos dijo que también le hacía mucha ilusión. Como antes decías, la ilustración en València está pasando un momento de salud excepcional, y en parte es gracias al trabajo de Cristina.

-La exposición Lugares comunes, de Víctor Visa, se puede visitar hasta el 31 de este mes. ¿Quién es Víctor Visa y qué ofrece la expo?

-J.F.: Víctor Visa es el Messi de la ilustración valenciana. Es un chico que hizo BB.AA. y empezó con la pintura. La fue combinando con la ilustración, generando un discurso que es muy pictórico sin dejar de ser ilustración. Trabaja constantemente con esa dualidad. Lugares comunes es un título que describe muy bien las piezas que mostramos. Son acumulaciones de gente haciendo cosas que se hacen siempre en grupo. Fiestas de pueblo, discotecas, gente en supermercados, y a partir de ahí analiza el comportamiento humano en sociedad, con un toque de humor muy bestia. Aun habiendo trabajado en la pintura clásica, huye de fijar las perspectivas al estilo clásico, las formas anatómicas…Él dice que le gusta jugar como un niño, y buscar perspectivas totalmente imposibles. También utiliza colores muy potentes.

-¿Cuál será la siguiente exposición?

-J.F.: Será de Raquel Aparicio, que tiene ya las piezas preparadas. Va a ser muy interesante porque estaba haciendo una serie en la que modificaba pinturas clásicas añadiendo elementos de su propia mano, y además llenándolas de plásticos, botellas, latas, también como forma de crítica social.

Suscríbete a nuestra newsletter