La información económica de los líderes

Entrevista a Norma Castillo

Autónomos Suicidas, la fiesta que convierte a los competidores en colaboradores

Es un evento de networking que "se basa un poco en el gamberrismo, es decir, quitarnos la corbata, relajarnos y salir con un buen puñado de tarjetas en la mano"

Patricia Navarro y Norma castillo, creadoras de Autónomos Suicidas. | E3

El próximo jueves 3 de octubre se celebra la IV edición de Autónomos Suicidas. No se asusten, mantengan abiertas las ventanas y los diazapames en el cajón. La consultora de arte y decoración vertical Norma Castillo, fundadora de la empresa My Artist Lab, y la diseñadora de webs empresariales Patricia Navarro, de The Superway Webs, ofrecen por cuarta vez una luz en el arduo camino del emprendimiento.

Autónomos Suicidas es un evento de networking -tarjeteo o “marujeo”, según sus creadoras- que tendrá lugar en el nuevo espacio Mercabanyal, con aforo limitado a 300 personas y a un precio de 18 euros que incluye cerveza, vermut y mucha conexión. Las entradas están volando así que, amigos autónomos, corran por sus vidas a la web para comprarlas después de conocer el intríngulis del proyecto, detallado por Norma Castillo en esta charla.

-¿El autónomo nace o se hace? ¿Se suicida en ambos casos y nadie hace nada por evitarlo?

(Ríe) Patricia y yo somos dos personas de ideologías bastante diferentes, pero nos unió el hecho de que hoy por hoy, los autónomos en España tenemos la cuota más alta de toda Europa y, además, en la mayoría de países reciben más prestaciones que aquí, donde hay unas trabas reales a los emprendedores. Las grandes empresas son las que reciben las ayudas y no las pymes, que son la base de nuestra economía. Como esta realidad no cambia, pensamos que al final la vía es que nos ayudemos unos a otros, porque hoy en día hay que ser un poco suicida, estar un poco loco y, desde luego, ser muy valiente para emprender cualquier proyecto. Tengo una empresa, pago mi cuota, tengo trabajadores, pero a veces me dan mucha envidia los empleados de Correos(Ríe). Luego se me pasa, ¿eh?

Se necesita mucho tesón, pero si te rodeas de gente que está en la misma situación una noche en un ambiente distendido, sin recurrir a esos formatos encorsetados de otros networkings sino que nos relajamos, nos tomamos unas cervezas, hablamos y realmente nos ayudamos compartiendo nuestra red de contactos, estando por la labor de escuchar y de compartir…Para eso nació Autónomos Suicidas.

Autonomos Suicidas

Cartel de Autónomos Suicidas 2019, obra de la ilustradora Belén Segarra. | E3

-En el mundo tan competitivo en que vivimos, y más los autónomos, que os lo jugáis todo, esa idea de fomentar la colaboración me parece singular.

-Es un cambio de mentalidad. Yo soy la segunda generación de mi empresa, a la que di una vuelta por completo a partir de la crisis. Pero he visto que el entramado empresarial valenciano adolece de falta de costumbre de colaborar. Sólo vemos competidores donde, a lo mejor, nos estamos perdiendo un colaborador. Es una realidad que me molesta muchísimo. Es una especie de oscurantismo. Si colaboramos, además crecemos todos. Cuando vivimos una crisis tan fuerte como la que hemos pasado se salvan muy pocos y eso no es bueno para nadie.

-La competitividad parece un valor totémico, está muy inculcada en la sociedad. Pero, en realidad, muchas veces es más perjudicial que otra cosa…

-Nos falta estimular la generosidad. Autónomos Suicidas es un evento que trata de concienciar de que si vamos juntos seguramente llegaremos más lejos. Copiamos siempre de EE.UU., pero no nos hemos traído de allí la pregunta de “¿a qué te dedicas?”. Te puedes pasar mucho tiempo con una persona y no saber a qué se dedica. No tenemos esa costumbre, que al final es una falta de respeto y de interés hacia el otro, porque el perfil laboral de una persona es, cuanto menos, la mitad de ella.

-Tenéis una web muy divertida en la que ponéis “marujeo” como sinónimo de networking, término que, desde luego, apoyo. ¿Qué ingredientes hacen diferente vuestra idea?

-Es una fórmula que rompe las líneas que a veces nos ponemos a nosotros mismos, como por ejemplo la de “nunca trabajo con amigos” o “no mezclo las relaciones personales con las laborales”. Es un evento que quiere desdibujar esa línea, se la carga por completo. Pensamos que es más fácil que te entiendas con gente que comparte tus mismas inquietudes que al contrario. Se habla un mismo lenguaje, o se ha pasado por lo mismo, aunque las empresas no tengan nada que ver. La fórmula se basa un poco en el gamberrismo, es decir, quitarnos la corbata y relajarnos. El año pasado, por ejemplo, reunimos 420 personas en la terraza del Palau Alameda, y se creó un ambiente mágico en el que todo el mundo iba con su tarjeta, sabían a lo que venían, y de ahí que exista una entrada. Las dos primeras ediciones fueron gratuitas y hubo quien hasta se había olvidado traer tarjetas y se pasaron la noche charlando con los colegas que habían llevado. Así no conseguíamos el objetivo que nos habíamos propuesto; no queríamos una simple fiesta.

-Como pasa siempre, si se paga por algo, se toma más en serio.

-Además, la entrada funciona como un filtro. Queremos que la gente venga con ganas de conocer gente, que no se olviden las tarjetas y además entren en nuestra nueva app y continúen relacionándose.

-¿Qué tienen que conseguir los asistentes para que, al acabar Autónomos Suicidas, sientan que han hecho bien asistiendo?

-Salir con un buen puñado de tarjetas en la mano de contactos interesantes y haber dado a conocer su proyecto. Y para que todo eso tenga un alcance más duradero en el tiempo, hemos incorporado la app. Nos ayudará a crear un sentimiento de comunidad que esté por la labor de ayudarse. Un comunidad colaborativa y también prescriptora, porque lo fundamental es que salga negocio. Aunque el nombre sea Autónomos Suicidas, no es nuestra intención que sólo asistan autónomos, ya que juntamos empresas grandes con pequeñas para que, realmente, exista esa posibilidad de negocio.

-Contáis por primera vez con el apoyo del Ayuntamiento de València y además figuran patrocinadores como Siteground o la empresa de motosharing Yego, además de colaboradores de todo tipo. ¿Qué anima a las empresas a implicarse en Autónomos Suicidas?

-Pueden aparecer en todas nuestras publicaciones, en los medios en los que difundimos el evento y, además, tienen acceso a la app con derecho a publicitar o hacer campañas especiales dirigidas a los autónomos. Pueden montar un stand en el que ofrecer sus flyers informativos a los asistentes. Buscamos siempre que sean empresas que tengan mucha versatilidad, que les interese contactar con cualquiera independientemente de la actividad a la que se dedique.

Autónomos Suicidas

Norma Castillo y Patricia Navarro. | E3

-Además de los stands, ¿qué más cosas nos podemos encontrar?

-Mercabanyal es como una especie de Tetris. Tiene diferentes espacios con diferentes ofertas gastronómicas, diferentes alturas…Visualmente, va a ser bastante variopinto, porque el espacio es grande pero, al mismo tiempo, no es un espacio diáfano.

Lo primero que hacemos es acreditar a los asistentes, y a qué empresa o medio pertenecen. Luego se pasa por un photocall, te tomas la cerveza que viene con la entrada y te pones a hablar con la gente. Además, tendremos a Irene Milián, una coach experta en marca personal que nos dará una charla sobre cómo aprovechar el evento y aportará algunas claves. Posteriormente, hablará un representante del ayuntamiento y finalmente, Patricia y yo.

Como hay mucha gente que viene sola, quizá necesite un poco de ayuda, un primer empuje, y me gusta mucho una figura que desarrollamos el año pasado: los “rompehielos”. Van con una pegatina con un barco rompehielos, y dan vueltas para ver si hay alguien que se esté quedando descolgado para ayudarle a conectar con el resto. Son personas escogidas muy a conciencia, gente que conoce a mucha gente y saben qué relaciones interesan.

Quiero dejar claro que es una iniciativa que no responde a ningún afán de lucro, porque no nos sale rentable ni de lejos. Y sobre todo, que no nos dedicamos a esto, cada una tenemos nuestras empresas y hemos sacado tiempo de donde no había para diseñar el evento que, al menos por mi parte, es al que me hubiera gustado asistir.

-Por último, como autónoma, te invito a que pidas algo al Gobierno, total, como no hay nadie al volante nadie te va a decir que no.

-Pediría simplemente que seamos escuchados. Que tomaran nota de cómo se podrían hacer las cosas de otra manera, como por ejemplo, no sacar ayudas y que cuando nos enteremos ya haya pasado el plazo. Son ayudas fantasma, no son reales. Pediría que se entendieran más nuestras necesidades. Bajar la cuota no sería lo único que deberían hacer, sino que eso sería una consecuencia natural de ser realmente escuchados. En España tenemos una tasa de autónomos de casi el 20%, somos uno de los países europeos con la tasa más alta. Por eso, deberíamos tener un poquito más de voz.

-Algo se tendrá que mover, porque el problema es notorio y afecta a muchos. También ayudaría a dinamizar un poco las cosas.

-Quiero pensar que sí. En parte, también lo hacemos para llamar la atención sobre estas cuestiones, y por eso buscamos un nombre tan impactante.

Noticias relacionadas

Un Comentario

  1. Isabel Ortega Planells
    Sep 17, 2019 @ 13:06:18

    Encantada de asitir,compartir, y aprender de vosotras. NORMA NOS CONOCEMOS DE BNI. Soy isabel de funeraria Ortega, estaba en Profesional. Nos vemos

    Reply

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra newsletter