La ‘revolución saludable’ y la sostenibilidad marcan al sector de la agroalimentación

La ‘revolución saludable’ y la sostenibilidad marcan al sector de la agroalimentación

Productos Bio, envases compostables, alimentación saludable… El sector de la agroalimentación ha experimentado profundos cambios en los últimos cinco años para adaptarse a la nueva realidad del mundo y a las exigencias de los consumidores. Los pilares que sustentan e impulsan esta transformación alimentaria son la ‘revolución saludable’ y la sostenibilidad medioambiental. Dos conceptos que han aterrizado en la sociedad actual y que marcan nuevos retos para las empresas valencianas.

Para ejemplificar estos cambios, Economía 3 reunió ayer en la jornada ‘Cambios en la Cadena Alimentaria’ a cuatro empresas líderes del sector que expusieron cómo han hecho frente a los nuevos retos derivados de la emergencia climática y del cambio en los gustos de los consumidores. Participaron en la mesa de debate José Vicente Castell, director de relaciones externas y RSC de Vicky Foods; Leonor Sáiz, directora de relaciones institucionales del Grupo Martínez; Mari Carmen Morales, directora de calidad y sistemas en Anecoop; y Victoria Gilabert, directora de relaciones externas en el Grupo Alimentario Citrus (GAC).

«Hemos experimentado un giro sustancial para adaptarnos a los nuevos paradigmas de los consumidores y la sociedad», comenzaba el debate Sáiz, quien señalo que los principales competidores del Grupo Martínez ya no son otras empresas, sino los propios consumidores.

«Cuando los clientes deciden comprar un producto ya no se fijan solo en el precio y en la calidad, buscan que el producto sea respetuoso con el medio ambiente, que forme parte de una cadena de valor, que se haya tenido en cuenta el bienestar animal, que sea saludable…», apuntó la directora de relaciones institucionales y a su vez indicó que en su compañía han tenido que «invertir en los medios necesarios para adecuar los productos a los nuevos paradigmas».

Del mismo modo, Castell señaló que su empresa es «muy sensible» a los cambios del sector y que por ello han reformulado sus productos así como diversificar el negocio para adaptarse a las nuevas tendencias. Vicky Foods, antes Dulcesol, ha cambiado su marca «porque percibimos que el consumidor está cambiando», señaló el director de relaciones externas quien indicó que este es «menos fiel, mucho más tecnológico y con menor tiempo para comprar». Entre las estrategias seguidas por la compañía pastelera están la reducción de azucares y grasas en sus productos, así como la incorporación de nuevas categorías como los platos preparados o las cremas vegetales.

Por su parte, para Anecoop el reto ha sido «el sabor». Según expone Morales, el consumidor «es más exigente» y reclama sabores mejores, por lo que es preciso «trabajar nuevas variedades, nuevos sistemas de recolección… para garantizar el sabor». Indicó que esto se consigue gracias a que la «unificación de los productores», un «hito» que se consiguió a raíz de las certificaciones fitosanitarias.

«Siempre hemos sido una empresa saludable», compartió Gilabert, para quien el reto actual es la sostenibilidad ambiental que «ha pasado a la primera fila». Indicó que la base de GAC es «la innovación y la sostenibilidad» lo que les permite seguir la velocidad de los cambios y les da «el impulso para esa revolución saludable».

En cuanto a la relación con los distribuidores, todos coincidieron en señalar que deben caminar de la mano con ellos para adaptarse a los cambios. «Debemos proponerles soluciones, inventar e innovar juntos», señaló Morales, a lo que Castell añadió que «no son ajenos a los cambios del consumidor y son muchas las adaptaciones que tenemos que hacer».

Apuntó Sáiz que la reducción de envases de plástico y optimizar el transporte en el apartado logístico son las claves para la distribución de productos y así «responder a la mayor exigencia de los consumidores en temas medioambientales». Por su parte, Gilabert expuso que desde GAC buscan nuevos canales de consumo como el «vending saludable», del que deriva una nueva colaboración con Teika, antigua Delikia.

Preguntados por la reorientación de sus inversiones, los ponentes compartieron con los cerca de 100 asistentes a la jornada, que han adaptado sus inversiones a las nuevas exigencias que tiene el sector y que los departamentos de I+D+i son los que mayores cuotas han recibido. Las nuevas tecnologías, la formación y la innovación son la punta de asta de está reorientación empresarial en el sector agroalimentario.

Por último, la moderadora de la mesa, Ana Jover, directora de Economía 3, invitó a los cuatro empresarios a terminar esta frase: «El futuro o los retos en un medido plazo pasan por…» A lo que Victoria Gilabert respondió que «innovación, sostenibilidad compartida y todo a través de una revolución saludable». Añadió José Vicente Castell que es importante «la transformación del modelo de organización de las empresas para adaptarse en los nuevos entornos».

Mari Carmen Morales apuntó que el reto «pasa por la sostenibilidad económica, social y medioambiental de la producción» y concluyó Leonor Sáiz que es necesaria «la formación en las nuevas necesidades de las empresas y del consumidor», así como conseguir retener el talento.

Taya gestiona y automatiza la Tesoreria
Taya gestiona y automatiza la Tesoreria
lantania lIderes en España en infraestructuras agua y energIas renovables
Colorker
BBVA

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.