Divulgación Científica

El Caleidoscopio, formación que fusiona arte y tecnología para humanizar la ciencia

La startup, nacida en 2013 en la Universidad Miguel Hernández (UMH), centra su actividad en jóvenes y universitarios y está orientada al sector público principalmente

El Caleidoscopio, formación que fusiona arte y tecnología para humanizar la ciencia

Ricardo Domínguez. CEO de El Caleidoscopio en la ‘Nit de les Investigadores’| E3

El Caleidoscopio, startup nacida en la Universidad Miguel Hernández (UMH), organizó junto a otras instituciones la ‘Nit de les Investigadores’. Un acto que se celebra desde hace tres años en València y en otras localidades de la Comunitat con motivo del European Researchers Night. Un proyecto de la Comisión Europea para acercar a la ciudadanía la parte más humana de la Investigación y que se simultánea en 300 ciudades de todo el continente.

Los Jardines de Viveros, con 27 expositores, acogieron este viernes el evento bajo el lema “Vine a viure el jardí de la ciència”. Durante la jornada se llevaron a cabo actividades y espectáculos para todos los públicos como talleres científicos, charlas sobre la investigación valenciana, monólogos distendidos o visitas gratuitas al Museo de Ciencias Naturales de València y a la Iglesia de San Nicolás de la ciudad.

La startup de divulgación científica nació en 2013 de la mano del ingeniero de telecomunicaciones Ricardo Domínguez. Actualmente, su actividad está orientada principalmente al sector público y a día de hoy, presenta una facturación anual cercana a los 200.000 euros al año.

-¿Cuál es el papel de El Caleidoscopio en la ‘Nit de les Investigadores’?

Tomamos la iniciativa de desarrollar este evento que ya se celebraba a nivel europeo. En 2017 se sumaron a la iniciativa la Universidad de València (UV), la Universidad Politècnica de València (UPV), la Universidad Miguel Hernández (UMH) y el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas).

Este caso, nuestro papel es de promotores de este evento, que este año en la Comunitat, se celebra en València y en Orihuela. Co-organizamos esta jornada junto a Fisabio (Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana ) y el Incliva (Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínic de València), además este año se han añadido el Museo de Ciencias Naturales de València, el Museo Didáctico e Interactivo de Ciencias de la Vega Baja del Segura (Orihuela) y el Ayuntamiento de València. Este acto, está promovido por la Unión Europea y que celebran en más de 300 poblaciones comunitarias.

– El nombre original es European Researchers Night, vosotros le llamáis ‘Nit de les Investigadores’, en femenino…

Nosotros hemos querido dar este punto femenino ya que en el resto de comunidades se traduce como investigadores, y en inglés no tiene género. Además de en el título, en todas las charlas y ponencias, utilizamos lenguaje paritario. Queremos promocionar la visibilidad y la presencia de la mujer en carreras técnicas, que en algunos casos no llega ni al 10% del total. Estamos intentando cambiar la brecha de género en la rama científica, por eso creemos que en la divulgación de la ciencia debemos usar un lenguaje paritario.

-¿Qué es el Caleidoscopio?

Nosotros nacimos como startup en 2013 gracias a un proyecto de lanzamiento de empresas de la Universidad Miguel Hernández (UMH). Nuestra actividad consiste en organizar proyectos divulgadores de ciencia y cultura, e intentamos llevar la ciencia y la tecnología a la sociedad en formatos sociales y culturales. Tenemos una línea de productos educativos y una línea de productos culturales y de participación, y actualmente estamos trabajando a nivel de toda la Comunitat Valenciana.

Uno de los proyectos consiste en fabricar drones con la finalidad de poder solucionar problemas mediambientales locales| @l_caleidoscopio

Hemos trabajado ya con cerca de casi 100 ayuntamientos, con la Conselleria y también con la Universidad de Alicante UA, UV, UPV y el CSIC. Estamos bastante orientados al sector público con proyectos educativos de vocación científica.

Además, tenemos una parte de proyectos culturales que estamos trabajando ahora muy relacionados con el fomento de cultura tecnológica, por ejemplo, hemos organizado el primer festival de ciencia ficción con robots que existe en el mundo, el ‘ROS Film Festival’, que ya va por su tercera edición y este año lo vamos a hacer en Barcelona.

También tenemos proyectos a nivel privado donde reflexionamos sobre dónde queremos que nos lleve la ciencia como sociedad.

-¿De dónde surge la idea?

Surge de la vocación. Estudié Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPV, pero es una carrera muy técnica. Después trabajé en algunos periódicos dedicándome a las redes y allí me di cuenta de que había una gran brecha entre contenidos y tecnologías; Más adelante, me fui a la Universidad de Madrid a hacer un doctorado de Ciencia y Cultura.

-Acercáis la ciencia a la sociedad…

-Sí, queremos que sea algo cercano, por eso unimos cultura con robótica, cultura con tecnológica y reflexionamos sobre como todo esto afecta a los diversos sectores de la sociedad. Pero dónde esta la cantera y donde hay mas recorrido son los jóvenes, que es donde más podemos calar, aunque también trabajamos para adultos.

-¿Qué tipo de actividades realizáis para divulgar la cultura de la ciencia en la sociedad?

Nosotros trabajamos por proyectos. Realizamos por ejemplo, formación de profesorado para que realicen actividades dentro de los institutos o las universidades y se desarrollan habitualmente de noviembre a mayo.

Un de estos cursos es el ‘Teatro Robótico’, que consiste en construir pequeños robots, los profesores lo trasladan al aula para que vayan desarrollando la actividad durante todo el año. En este caso, el año pasado estuvimos trabajando para 75 institutos.

Por otro lado, está “Momo” que es un proyecto de arte, tecnología y sociedad dirigido a realizar cortometrajes con la técnica de stop motion que se puede realizar con un móvil o con una Tablet, y además, los participantes tienen que construir su propio decorado, para ello les enseñamos como funciona una impresora 3D e incluso crean los brazos robóticos de las cámaras a partir de un programa de electrónica. Por tanto, estamos fusionando la parte artística con la parte tecnológica, con el añadido de que la temática sea de problemas sociales o medioambientales directamente relacionados con su entorno local.

-¿Qué objetivo o que mensaje queréis transmitir?

Lo que buscamos es que se va la ciencia y la tecnología no como herramienta si no como fin, buscando un desarrollo que tenga un impacto en el bien común. Siempre con un trasfondo filosófico detrás y que sea algo cercano, poner a la sociedad y al mundo científico al mismo nivel y romper la separación entre humanidades y ciencia. En definitiva, trasmitir que la ciencia es cultura.

Suscríbete a nuestra newsletter