Es una obra de 9x9 metros instalada en la fachada del IVAM

Carmen Calvo simboliza la represión femenina con “Los cielos están cosidos”

El impactante retrato, una fotografía intervenida a modo de collage tiene "una lectura poética" ya que "coser es una forma de fijar, de anular a la mujer", según la artista

Intervención "Los cielos están cosidos", de Carmen Calvo, en el IVAM. | E3

“Esta obra es un símbolo de lo que es y de lo que quiere ser el IVAM, es una imagen que nos representa”. El director del museo, José Miguel G. Cortés, ha presentado así la obra Los cielos están cosidos, un retrato impactante de grandes dimensiones de una mujer anónima atravesada por unas cuerdas, obra de la artista Carmen Calvo que se expondrá en la fachada del IVAM hasta el 29 de diciembre.

Se trata de una obra “poética y sugerente”, en palabras de Cortés, “que nos plantea interrogantes” en torno a la violencia machista, la discriminación sexual y la cuestión de género.

cosidos

Carmen Calvo y José Miguel G. Cortés. | E3

Sobre el título de la fotografía, Los cielos están cosidos, Carmen Calvo ha explicado que procede de un poema y que tiene “una doble lectura”, porque si bien coser se ha asociado siempre a la mujer, aunque en la pintura ha habido hombres que lo hacían, en la obra “coser es una forma de fijar, de anular a la mujer”. De este modo, el retrato quiere representar a todas las mujeres anuladas y manipuladas con el objetivo de evocar al viandante la igualdad entre hombres y mujeres y evidenciar el rechazo a la violencia de género.

El proyecto, que se enmarca dentro de la línea IVAM Produce, es una fotografía realizada a escala de 9m x 9m intervenida a modo de collage que “podrá verse desde Campanar”, ha bromeado la artista sobre las dimensiones de la pieza apostillando que “yo no soy fotógrafa, soy una artista que va en busca de la imagen: mis fotos son intervenciones sobre fotografías anónimas y manipuladas”.

José Miguel G. Cortés ha abundado en las dificultades de trabajar en esa escala destacando que “era un reto para Carmen Calvo enfrentarse a una obra de 9 m2” que rompe los límites de la propia institución museística para introducirse en la vida cotidiana.

La pieza pretende golpear la retina del espectador y sacarle de su pasividad para reflexionar sobre temas de actualidad. “Esto es arte urbano”, resumió Cortés: “Plantear una creación artística que afecte a la vida cotidiana”.

El director del IVAM también ha destacado el trabajo “interesante y coherente” de Carmen Calvo, además de su “generosidad” por haber donado la obra original al museo.

Suscríbete a nuestra newsletter