Ante las elecciones del 26 M

Propuestas fiscales para Elche: de la moderación a la bajada masiva

Disparidad de propuestas en materia de política fiscal entre los principales partidos que concurren en Elche a las elecciones municipales

Fachada del Ayuntamiento de Elche |Foto: web

La fiscalidad suele figurar entre los temas más incómodos y delicados de tratar a nivel político – y más en campaña electoral- por sus efectos directos sobre las cuentas de todos. Pero, a su vez, cuando el entorno económico lo favorece y los números lo permiten – como parece ser el caso- la bajada de impuestos puede convertirse en un as electoral. Los partidos políticos que concurren a las elecciones municipales en la ciudad de Elche han incluido en sus respectivos programas propuestas que, en mayor o menor medida, reflejan los cambios en materia fiscal que permiten, a priori, unas cuentas municipales más propicias a ello que en tiempos pasados.

El PSOE, con el alcalde Carlos González como candidato a la reelección, apuesta en su programa electoral, por una “fiscalidad justa que favorezca el crecimiento económico inclusivo, la creación de empleo de calidad y combata las desigualdades económicas, sociales y territoriales. Además, tal y como recoge su programa electoral, proponen avanzar hacia un sistema impositivo más progresivo, “en función de la capacidad económica de la ciudadanía y con un reparto del esfuerzo de modo equitativo”.

Asimismo, se comprometen a mantener una política de moderación fiscal en la que impuestos, tasas y precios públicos solo contemplen la actualización del IPC. El programa socialista recoge además una “fiscalidad verde”, consistente en un conjunto de figuras tributarias “que favorezcan un uso responsable de los recursos y reduzcan posibles impactos negativos en el medio ambiente”.  En el plano social prevén dotar con un millón de euros el programa de ayudas para el pago del IBI, una medida impulsada, durante este mandato y que ha permitido ayudar a más de seis mil familias. Por el contrario, estudiarán aplicar un índice corrector al alza en el impuesto de plusvalías para las operaciones de entidades inmobiliarias o financieras.

Compromís, por su parte, según detalla su alcaldable, Mireia Mollà, apuesta por continuar en la línea de no aumentar la presión fiscal. “Así lo hemos hecho durante la legislatura, no aumentar la presión, mejorar los servicios públicos prestados y ofrecer fondos de ayudas a familias en situación de vulnerabilidad para afrontar sus obligaciones tributarias”.

La candidata recurre a la actuación del gobierno municipal del que forman parte para indicar que, en esta materia, lo que consideran más adecuado es desarrollar una línea continuista “Se puede ver en todos los presupuestos el incremento de las partidas para mejorar los servicios públicos, incluso se han bajado algunos impuestos como el de circulación, el IAE y el IBI. Mireia Mollà subraya además que la deuda municipal se ha reducido en más de la mitad y que en la próxima legislatura -en el caso de que las urnas les sean favorables- “ampliaremos las partidas de ayudas para pagar recibos dirigidas a familias con pocos recursos“.

El Partido Popular propone por su parte una “bajada masivade impuestos municipales y bonificaciones a empresas o autónomos con el fin, afirman, de reducir la carga fiscal de los ciudadanos y facilitar la creación de empleo. Según el alcaldable popular Pablo Ruz, “Esta bajada de impuestos que recoge el programa electoral es una cuestión esencial porque donde mejor está el dinero de los ilicitanos es en sus bolsillos. La rebaja es posible por la liquidez municipal y, de hecho, ya se podría haber aplicado este año pasado por el superávit de 11 millones de euros”.

Esta medida, añade el candidato, no afectará “en ningún caso” a los servicios sociales ni supondrá recorte alguno de los servicios municipales que se prestan. Sobre los impuestos concretos en los que se va a actuar, según Ruz habrá reducciones de entre el 5 y el 8% en el caso del IBI, el Impuesto de Actividades Económicas se podría reducir alrededor de un 10%, y también se plantean rebajas en el Impuesto de Vehículos (IVTM) y en el de construcción (ICIO), que verá también modificado el proceso de pago, que se realizará cuando esté concluida.

El programa electoral del PP contempla también bonificaciones fiscales con especial atención a grupos vulnerables, incluyendo familias numerosas, familias con hijos con discapacidad, familias con dependientes a cargo, pensionistas, víctimas de violencia de género, parados de larga duración y desempleados mayores de 52 años.

Respecto a Ciudadanos, su candidato alcalde, Eduardo García-Ontiveros, propone una rebaja del 6% del IBI, una medida factible en su opinión“porque existen remanentes en el ayuntamiento que lo permiten”.  La formación naranja apuesta también por una política de bonificaciones fiscales para incentivar la actividad comercial, económica y empresarial.  

Reactivar la economía de Elche es uno de los grandes retos al que nos enfrentamos. Dicen que ha habido recuperación económica, pero salgan a la calle, pregunten a los autónomos y a las pymes, miren los locales cerrados y las persianas bajadas”, afirma. En  el caso de apertura de nuevos negocios plantean, por ejemplo, exenciones de tasas de licencia o reducciones de la tasa por suministro de agua y alcantarillado así como bonificaciones por terrazas.

Otra de las propuestas de Cs Elche es aplicar bonificaciones por contratación de mujeres mayores de 45 años y también sobre el IAE en negocios de nueva actividad o por incremento de plantillas.

Suscríbete a nuestra newsletter