La información económica de los líderes

"Brechas y oportunidades de género en la profesión de gestión de la Comunicación"

Un informe constata la brecha salarial y el techo cristal en el ámbito de la comunicación

Siete de cada diez hombres que trabajan en comunicación ocupan puestos directivos, mientras que solo cinco de cada diez mujeres lo consiguen.

Ángeles Moreno (Gendercom), Esther Castellano (Weaddyou), Victoria Majadas (Editorial Prensa Valenciana), José Manuel Velasco (Global Alliance), Marta Iranzo (CMM), Doris Casares (Dircom) | Imagen: E3

Pese a que las mujeres superan en número a los hombres perdura el techo de cristal y la brecha salarial en en el ámbito de la comunicación y de relaciones públicas. Así lo pone de relieve el ‘Informe Gendercom: brechas y oportunidades de género en la profesión de gestión de la Comunicación en España’ elaborado por la Asociación de Directivos de Comunicación, Dircom, que analiza empíricamente las diferencias por razones de género que se producen en la profesión de dirección y gestión de comunicación en España.

El informe, presentado en València durante el evento La comunicación con voz de mujer impulsado por Esic y Dircom, constata que si atendemos al perfil de los profesionales, las cifras corroboran la existencia de una mayoría de mujeres en el ámbito de la comunicación y de las RRPP, el  56,1 % frente al 43,9 % de los hombres.

Sin embargo, se observa cómo su presencia disminuye en los puestos más altos y predomina en los más bajos jerárquicamente. Hay más del doble de mujeres (22,9 %) que de hombres (10,8 %) como miembros de equipo o consultores, mientras que en puestos de dirección un 71,3 % son hombres por un 56,1 % de mujeres. Esto quiere decir que siete de cada diez hombres que trabajan en comunicación ocupan puestos directivos.

En la posición intermedia, jefes de equipo/jefes de unidad, sí hay una mayoría de mujeres, aunque en ese caso la diferencia entre géneros es menor (hombres un 18 % y mujeres un 21 %).

El informe también constata la persistencia de la brecha salarial en todos los niveles, sobre todo en los máximos puestos directivos. Un 11,7 % de las mujeres en altos cargos cobra más de 100.000 euros anuales, mientras que, más del doble, un 27 % de hombres en los mismos puestos tiene un salario superior a los 100.000 euros.

Entre las mujeres que ocupan un cargo directivo el 36% gana más de 60.000 euros anuales, frente al 52,6% de los hombres.

La brecha salarial se muestra como un importante factor de insatisfacción laboral para las mujeres. Un 95,8 % de las mujeres poco satisfechas con su trabajo consideran que su salario es inadecuado.

Por otro lado, se destaca cómo el conflicto trabajo-vida personal afecta principalmente a las mujeres profesionales con familiares dependientes a su cargo. Las mujeres menos estresadas son las que tienen más tiempo de ocio y no tienen hijos o dependientes a su cargo. Por el contrario, un 85,7 % de mujeres que cuentan muy poco tiempo de ocio son las que tienen personas dependientes o hijos a su cargo.

Las mujeres profesionales con familiares dependientes muestran mayores niveles de insatisfacción laboral. Mientras que la mayoría de hombres con familiares dependientes están satisfechos con su trabajo (64 %), un 69,2 % de las mujeres con responsabilidades familiares afirman estar insatisfechas con su trabajo.

El 75 % de las profesionales con dependientes a su cargo dedican entre 2 y 6 horas semanales a trabajo no remunerado en el hogar.

Esta investigación, según han destacado sus impulsores, nos permite afirmar con datos empíricos que en España, como en otros lugares del mundo y a pesar de la mayoría de mujeres en la profesión, siguen existiendo el techo de cristal y la brecha salarial, así como que existen factores de discriminación de género en la vida privada que influyen en el desarrollo laboral de las mujeres profesionales.

“Estas situaciones de desigualdad de género, científicamente fundamentadas y constatadas, empobrecen a las organizaciones en su promoción de la diversidad y por consecuencia en su capacidad para aportar soluciones innovadoras en un mundo cada vez más complejo y cambiante. Asimismo, pueden entorpecer el progreso y el éxito de la profesión de dirección y gestión de comunicación”, indica el estudio que ha contado con el apoyo del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y la colaboración de Euprera.

 

Suscríbete a nuestra newsletter