La información económica de los líderes

El asesor del Banco de España Juan F. Jimeno en IvieLAB

“Las pensiones contributivas se sustituirán por prestaciones básicas universales”

La evolución demográfica va ser demoledora en España “de cada cuatro personas mayores de 16 años vamos a tener una parada, otra jubilada y dos trabajando”

FranciscoIzq. a dcha., Fco. Pérez, director de Investigación del Ivie; y Juan F. Jimeno, asesor División de Modelización y Análisis Macroeconómicos, DG Economía y Estadística del Banco de España

El asesor del Banco de España, Juan F. Jimeno alerta que “España alcanzará posiblemente la cota más alta de todos los países del mundo en cuanto a trabajadores jubilados en relación a la población media en edad de trabajar ”.

Los trabajos de investigación que maneja el asesor del Banco de España, según ha detallado en el ciclo  IvieLAB, apuntan a que cuando la economía se empieza a automatizar y todo lo que tiene que ver con los avances tecnológicos se extienden (robotización, Inteligencia Artificial…) la economía crece “porque se genera un aumento de la productividad”. Sin embargo, a medio y largo plazo, “si la innovación no repunta, y no se siguen generando nuevas ideas y productos y servicios basados en la innovación, el crecimiento per cápita cae considerablemente, hasta dos puntos porcentuales” ha llegado a cifrar.

Según Jimeno, la mala noticia, es que está demostrado que la innovación y el avance tecnológico decae más en en aquellas sociedades que envejecen más rápido.

En el caso de España, en términos de penetración de robots y automatización no salimos muy mal parados respecto a la media europea, aunque estemos todavía muy lejos de Alemania, con unos ocho robots por cada mil empleados, frente a los casi tres españoles, y eso que, en nuestra economía, el peso de los servicios es muy alto (donde los robots todavía no están tan implantados como en las manufacturas). Pero lo preocupante en opinión de Jimeno es el tema demográfico. La evolución demográfica va ser demoledora, “de cada cuatro personas mayores de 16 años vamos a tener una parada, otra jubilada y dos trabajando”, ha subrayado.

¿Qué políticas aplicar?

A juicio del asesor del Banco de España, según ha puesto de relieve en el ciclo IvieLAB, que promueve el Ivie en colaboración con la Generalitat, la migración puede paliar el problema, pero no solucionarlo: “la caída de la natalidad ha sido tan rápida y fuerte en España que necesitaríamos muchos millones de migrantes para paliar el problema que se ha generado en la población activa. El envejecimiento se pude moderar, pero es irreversible”.

Con esa estructura, Juan F. Jimeno advierte que “las políticas sociales –que hasta ahora se han basado en pensiones contributivas y transferencias intergeracionales, esto es, tanto cotizas tanto recibes, y tu pensión no te las pagas tú sino la siguiente generación–, cuando desaparece el dividendo demográfico para poder financiarlas y la relación entre lo cotizado y recibido prácticamente se iguala, lamentablemente esas políticas tienen los días contados”.

A su entender, lo que vamos a ir viendo cada vez más, es que las prestaciones contributivas se van a transformar en prestaciones asistenciales y universales. “En lugar de tratar de sustituir el salario que recibíamos cuando trabajábamos, percibiremos una prestación más o menos similar para todo el mundo, independientemente de cuál fuera tu salario cuando trabajabas, básica, y universal, para todos los mayores de una determinada edad”.

¿Cuándo se pondrá el cascabel al gato?

Jimeno ha constatado en este marco que es un tema que a ningún político le interesa abordar pero que, como en otros países, “llegará con la próxima recesión que implique una crisis fiscal fuerte que nos obligue a recurrir a la financiación internacional. Entonces será cuando se tendrán que hacer reformas y empezar a cambiar algunos parámetros”. Obviamente, considera que en épocas de crisis es más complicado hacerlo, pero como en las de bonanza no hay “apetito” por rediseñar nuevas políticas augura que se hará “en el peor de los momentos”.

“Lo que está claro es que los mecanismos de redistribución de renta tienen que mejorar, y si hay un escenario en el cuál la automatización se extiende y la producción y las rentas se concentran en muy pocas manos, la redistribución no puede hacerse con impuestos tradicionales como los tenemos ahora, ni con mecanismos de redistribución de rentas tradicionales como los actuales. Habrá que pensar en fórmulas más ambiciosas como una renta básica y universal. Ahora mismo es imposible, porque no tenemos ni los recursos ni los mecanismos para aspirar a ella, pero en el más largo plazo habrá que tender a ello”, ha detallado.

SMI

Preguntado por la subida del salario mínimo, el economista ha afirmado que el aumento no ha producido el efecto negativo sobre el empleo que se esperaba y, según sus estimaciones, solo unos 30.000 empleos perdidos podrían estar asociados al aumento del salario del 22 % que se ha realizado en un año, “y esto fundamentalmente porque la recesión que se esperaba no ha llegado todavía”.

Jimeno, para quien el aumento era necesario, ha cuestionado que esa subida se haya hecho en tan poco tiempo y ha opinado que quizá habrá que llevar a cabo la siguiente subida de manera más gradual y adaptada a las necesidades territoriales y tipos de trabajador.

Así se ha expresado, acompañado de Francisco Pérez en el ciclo IvieLAB, al analizar los efectos en el crecimiento económico y las políticas sociales de los cambios tecnológicos y demográficos que se están produciendo.

Suscríbete a nuestra newsletter