La información económica de los líderes

Carlos Torres reitera la honradez y los fuertes valores de BBVA

El escándalo de Villarejo y Francisco González ensombrece los buenos resultados económicos del banco

Carlos Torres Vila, presidente del BBVA

El presidente del BBVA, Carlos Torres, ha dicho este viernes que en el caso Cenyt -las escuchas del excomisario de policía José Manuel Villarejo– el banco “seguirá investigando con rigor y colaborando activamente con la justicia en el esclarecimiento de los hechos”.

Ya durante su intervención ante la junta de accionistas que preside por primera vez, Torres ha agradecido a Francisco González su renuncia ayer mismo como presidente de honor de la entidad. Añadió que el banco, a mediados del año pasado tras las primeras informaciones que relacionaban a BBVA con Villarejo inició un análisis interno para revisar esos supuestos pagos.

A partir del pasado 9 de enero, cuando se publican informaciones que hablan de seguimientos e intervenciones telefónicas a miembros del Gobierno, la competencia e incluso periodistas, “todo cambia”, ha dicho, porque de ser ciertas, serían conductas “muy graves, deplorables y contrarias a los valores del banco”.

Como se sabe, tras la difusión de parte de las investigaciones policiales y judiciales, Torres encargó una investigación interna que inició Garrigues, a la que posteriormente se unieron PwC y Uría y de la que todavía no se conocen las conclusiones.


El escándalo no ha tenido impacto en el negocio bancario ni la cotización bursátil de la entidad


“Nuestro interés es acabar lo más rápido posible”, ha afirmado el presidente de BBVA, aunque ha reconocido que la investigación llevará varios meses de trabajo y ha insistido en la importancia de hacerla bien, al tiempo que reconocía que el escándalo no está teniendo impactos relevantes en el negocio o en la cotización bursátil, según recoge Efe.

Durante su discurso ante los accionistas Carlos Torres ha insistido: “Somos íntegros, algo que siempre nos ha caracterizado”. Además, según ha explicado, “hoy más que nunca” los bancos deben ser organizaciones guiadas por un propósito y unos fuertes valores.

Y ya cerrando el tema, ha asegurado que la entidad está colaborando activamente con la justicia “procurando siempre lo mejor para los intereses del banco y sus accionistas”.


“Los bancos tenemos la responsabilidad de financiar el futuro más sostenible y convertirnos en la banca que la sociedad demanda”


En otro orden de cosas, Torres calificó el pasado ejercicio de “muy positivo para el banco, con resultados de más de 5.300 millones de euros, impulsados por el crecimiento de los ingresos recurrentes, la contención de gastos y una importante plusvalía en Chile”.

Además, ha destacado que ya más de la mitad de los clientes se relaciona con el banco a través de canales digitales, y el objetivo para este año es que más de la mitad lo hagan a través del móvil.

Para el futuro, ha opinado que las preocupaciones de la sociedad son el cambio climático y los retos sociales. “Lo estamos viendo hoy con los jóvenes -que protestan hoy a favor del planeta-. Los bancos tenemos la responsabilidad de financiar el futuro, con mayúsculas, más sostenible para nuestros hijos, y asumimos esa responsabilidad para convertirnos en la banca que la sociedad demanda”, ha señalado.

“El futuro de la banca es financiar el futuro”, ha dicho Carlos Torres, antes de añadir que la entidad trabaja para lograr una sociedad más inclusiva y sostenible y “ayudar a sus clientes a cumplir sus objetivos en la vida y en los negocios”.

Asimismo, se ha referido a la importancia de la tecnología, que “ayuda a los clientes a tomar las mejores decisiones sobre su dinero”, y a la propuesta de valor del banco, que es “sencilla” y permite operar “en cualquier momento, desde cualquier lugar y a través del canal” que prefiera cada usuario.


BBVA destina un 37% del beneficio a retribuir a los accionistas


Torres Vila recordó que el banco ganó más de 5.300 millones de euros, un crecimiento “significativo”, pese a la complejidad del entorno, “con tipos de interés negativos”, poco crecimiento del crédito en Europa y volatilidad en mercados emergentes en los que operan, como Turquía o Argentina.

Estos resultados permiten a la entidad proponer un pago de dieciséis céntimos por acción, complementario al correspondiente al ejercicio 2018 que será efectivo en abril y que eleva el dividendo a 26 céntimos, lo que supone destinar un 37% del beneficio a dividendos.

Durante su intervención, Carlos Torres ha dicho que espera contar con la confianza de los accionistas para dar continuidad al proyecto del grupo, que quiere definir el nuevo modo de hacer banca que demanda y necesita la sociedad.

Suscríbete a nuestra newsletter