La información económica de los líderes

Organizado por la Diputación de València, rindió homenaje a Carmen Alborch

El congreso Feminario advierte del auge de movimientos contra la igualdad

La lucha feminista no puede abandonar las calles. Esta fue una de las conclusiones de la cuarta edición de Feminario, el congreso organizado por Diputación de València sobre los retos actuales del feminismo y en el que han participado más de mil personas.

El congreso llega a las puertas del 8 de marzo en un momento en que los derechos y libertades de las mujeres están siendo cuestionados por organizaciones extremistas.

Frente a estas nuevas amenazas, se ha insistido en la necesidad de mantener ese pulso en todos los ámbitos sociales, en especial en la calle, en vísperas del Día Internacional de la Mujer. Una lucha que debe tener también como escenario las instituciones, con el objetivo de no retroceder en los avances conseguidos en Igualdad. Un Feminario que ha supuesto también un especial homenaje a la figura de Carmen Alborch.

En palabras de la diputada de Igualdad, Isabel García, “no podemos permitir que este país vuelva a estar en blanco y negro, debemos estar siempre juntas y unidas, y las que ocupamos espacios de poder tenemos la obligación de abrir estos espacios a otras compañeras y aplicar políticas feministas”.

Una lucha transversal
Durante las mesas de debate se puso énfasis en la necesidad de concienciar a toda la sociedad del concepto de igualdad.  “¿Cuántas mujeres siguen yendo a comisaría denunciando una agresión y no las creen? ¿Cuántas son asesinadas teniendo una orden de alejamiento porque nadie les hizo caso?”, se preguntó la escritora Rosa Regás.

El sustrato misógino de las religiones, la creación de una sociedad realmente paritaria o que la mitad de la población  tome conciencia de la injusticia que padece la otra mitad, fueron algunos de los aspectos que se abordaron en las distintas mesas de debate que tuvieron lugar en Feminario.

Suscríbete a nuestra newsletter