La información económica de los líderes

Valéncia, Capital Mundial del Diseño

Industria y diseño, una alianza imbatible

Para las empresas, el diseño permeabiliza toda la organización y se convierte en clave de la diferenciación

El día que el diseño entró en el Congreso de los Diputados

El punto de confluencia del diseño es la industria: producir bienes o proponer servicios que mejoren la vida de las personas es el el objetivo final. Pero, ¿qué esperan las compañías del diseño?, ¿cómo lo incorporan a la cultura empresarial?, ¿cómo se relacionan con él? Hemos hablado con conocidas compañías valencianas que producen tanto bienes industriales, como de consumo de larga duración o artículos de uso más efímero. Y todas ellas tienen buenas razones en defensa de València Capital Mundial del Diseño.

Diseño e innovación suelen ir de la mano, tanto en productos de consumo, de larga duración o bienes de equipo. Point, por ejemplo, lo une al uso de nuevos materiales para la fabricación de mobiliario de exterior “capaces de transmitir sensaciones y mejorar su durabilidad en exteriores“, declara Vicente Pons, director comercial de la firma. Un trabajo en el que tienen un destacado protagonismo la ingeniería de producto  y la inversión permanente en comercialización.

Benjamín Lorente-Istobal

Una estrategia que también defiende Istobal. La industria fabricante de equipos de lavado para vehículos se centra “sobre todo en aquellos aspectos que suponen un valor añadido para el cliente, que son capaces de mejorar la experiencia y calidad percibida de los usuarios”, afirma Benjamín Lorente, director de producto e innovación.

“Estamos implantando en la organización -agrega Lorente- una estrategia de innovación que impregne a toda la empresa. Fomentamos la innovación interna, abriendo a toda la organización la posibilidad de generar ideas, creando espacios de discusión y lanzando retos de diseño concretos”.

El diseño forma parte de la identidad de Actiu, como demuestra que es una de las empresas que ha sido reconocida con el Premio Nacional de Diseño. La firma de Castalla coincide en la concepción del diseño como una herramienta empresarial clave, “capaz de propiciar que la innovación, el espacio y el mobiliario se conjuguen en ambientes de trabajo más cómodos y eficientes”, asegura Soledad Berbegal, directora de marketing, para la que el diseño se ha instituido como “un factor diferenciador y estratégico de la compañía”.

Michelle Poon

La búsqueda de la singularidad se realiza a través de diversos métodos, como los que enumera Michelle Poon, directora de marketing de Vondom, para lo cual realizan diversas actividades con escuelas de ingeniería, diseño y marketing para obtener “nuevas dimensiones a elementos funcionales, organizamos eventos exclusivos que potencian la imagen de marca y el valor de la innovación”.

Gustavo Lubián

Para Suavinex, el diseño es “una cultura empresarial que se percibe en la metodología de trabajo, así como en las propias instalaciones enfocadas a impulsar la creatividad para dar coherencia y fortaleza al proyecto y conectar con lo que el consumidor valora y espera de nosotros como empresa”, declara Gustavo Lubián, director de innovación y responsabilidad social.

Esta idea de transversalidad también la defiende Trébol Mobiliario. “Vemos el diseño no como un elemento puntual sino cómo aglutinador y transversal a todos los departamentos de una empresa. El diseño favorece y consolida una marca y su éxito depende de su adecuada incorporación a los procesos y estrategias de la empresa de una forma organizada, programada y creativa. La cultura del diseño en una empresa pasa por el reconocimiento como estrategia no solo económica si no también de bienestar”, afirma Carlos Carrasco.

El diseño ha revolucionado por completo la industria cerámica. De la baldosa de 15×15 monocolor se ha pasado multitud de formatos, colores, decoraciones y, sobre todo, productos muy evolucionados que casi en nada se parecen a los de hace tres o cuatro décadas.

Torrecid ha sido una de las empresas que más ha contribuido a este cambio y ha desarrollado conceptos que ayudan a visualizar a través de las emociones la importancia del diseño. Fruto de este compromiso con la innovación han sido desarrollos tan disruptivos como la monococción porosa, la impresión digital y la cerámica de fino espesor y grandes formatos.

Elvira Borredá |Foto: Tania Castro

El instituto tecnológico Aidimme ha realizado una labor de concienciación y formación en la industria del mueble. Ha creado un entorno colaborativo entre empresas y diseñadores, “clave en la gestión de desarrollo de producto”,  señala José Luis Vivó, jefe de gestión y promoción de la innovación. “El instituto tecnológico, a lo largo de 40 años, ha puesto en marcha herramientas destinadas al estudio y comprensión de los cambios en el entorno y la aportación del diseño, en colaboración entre empresas y diseñadores”, agrega Vivó.

Elvira Borredá, gerente de La Imprenta, trabaja en estrecha relación con diseñadores y empresas y ha visto, a lo largo de los últimos 15 años, como ha cambiado la percepción del diseño. “La toma de conciencia sobre la importancia del diseño en el desarrollo económico, social y cultural de la ciudad ha ido produciéndose de manera paulatina. En ello han influido los estudios que demuestran de forma objetiva que el diseño resulta fundamental en el crecimiento y desarrollo de cualquier proyecto empresarial y de cualquier ciudad”, asegura.


Creatividad, cuna de grandes diseñadores y empresas comprometidas, razones para defender la candidatura de València Capital Mundial del Diseño


Hemos preguntado a las empresas anteriores las razones por las que València debe ser Capital Mundial del Diseño y todos ellos coinciden en destacar la creatividad. Michelle Poon, de Vondom, incluye desde artistas plásticos a diseñadores de renombre y a firmas productoras de mobiliario o cerámica que han traspasado fronteras y pueden presumir de un bien ganado prestigio. Empresas que, a su juicio “están jugando un papel más importante en el mundo del diseño”.

Cristian Esteban – Torrecid

La propia personalidad de la ciudad es otro de los argumentos que se esgrimen. Torrecid destaca “la actitud abierta y receptiva de la ciudadanía valenciana ante el diseño en todas sus vertientes. Esto puede vislumbrarse a través del patrimonio cultural e histórico de la ciudad, de sus particulares costumbres y de sus estilos de vida, entre muchos otros”. 

Benjamín Lorente coincide con este razonamiento y añade que “València es una ciudad que respira vitalidad, una ciudad dinámica en muchos sentidos, en lo cultural, en el ocio, en el ámbito deportivo… y que cuenta con un gran atractivo por su estilo de vida y sus modelos de sociabilidad”.

El directivo de Istobal añade que “cuenta con un tejido empresarial comprometido con el diseño, con grandes empresas del sector del mueble, la iluminación, el textil, la decoración… que apuestan firmemente por el diseño como un valor diferencial. Y también por supuesto, la ciudad tiene diseñadores y diseñadoras de gran talento que colaboran entre sí y son capaces de compartir nuevas tendencias y perspectivas para situar al diseño en el lugar destacado que se merece”.

Esa conjunción entre la industria y el diseño, junto con la propia personalidad de la ciudad, también es el argumento que esgrime Aidimme.


La ciudad y los sectores industriales de la Comunitat Valenciana merecen este reconocimiento por su vinculación al diseño


Vicente Pons va más allá y considera que es hasta una responsabilidad de la empresa hacia “la ciudad, comunidad y sociedad de la que formamos parte”.  Un proyecto para poner en valor el diseño como uno de los principales valores estratégicos de las compañías de la comunidad y de la ciudad “que tan relacionada ha estado con el diseño en numerosas disciplinas”.

Trébol Mobiliario recuerda la experiencia que tiene València en la organización de actividades relacionadas con el diseño, como los dos Encuentros Nacionales de Asociaciones de Diseño o la iniciativa de la ADCV de avanzar en una estrategia nacional de diseño que concluyó en una proposición no de ley aprobada en el Congreso de los Diputados. Y, por supuesto, la importancia que tiene en sectores industriales como el juguete, el mueble, el calzado, la iluminación, el textil o la cerámica.

Suscríbete a nuestra newsletter