La información económica de los líderes

Entrevista a Raúl Llopis, concejal de Fiestas

Lleno total en Alcoi para asistir a la Cabalgata de Reyes más antigua

Archivado en: 

| Foto: Paco Grau

Si existe un lugar en la Tierra donde los renos de Papá Noel lo tengan crudo de verdad para llegar, ese es Alcoi. Sus Majestades los Reyes Magos celebran allí la Cabalgata de forma continuada desde 1885, y con orígenes que se remontan hacia el año 1866.

Se suele decir que es posiblemente la más antigua, pero para el concejal de Fiestas de la ciudad, Raúl Llopis, de “posiblemente”, nada: “Es seguro. Siempre ha existido el debate y siempre hemos podido demostrar que es la más antigua, con documentos que lo constatan. El debate era entre Sevilla y Alcoi y lo tenemos más que superado. Incluso podríamos decir que es la más antigua del mundo”.

-¿Cómo surgió?

-Fue a partir de un personaje, que todavía perdura, el Tío Piam. Era un señor que engañaba a los niños para llevarles de una zona de la ciudad a otra para que SS. MM. pudieran dejar los regalos en cada una de las casas, sin que los niños pudieran ver cómo se depositaban esos regalos. Pretendía distraerlos y que estuvieran fuera de sus casas, y se guiaban por las estrellas intentando averiguar por dónde iban a venir los Reyes.

Esa costumbre derivó en que, claro, en algún momento tenían que venir los Reyes de verdad. Empezaron, de una forma más minimalista comparada con lo que es hoy, al venir los tres reyes a caballo con unos séquitos muy pequeños. A partir de ahí, se tomaron decisiones como la de que los pajes treparan por las fachadas entregando los regalos. Esta Cabalgata es la que realmente marca la esencia de nuestra Navidad. De hecho, el Tío Piam sigue haciendo un pregón para que los niños les sigan para ver al Embajador de los Reyes, que vino ayer para recoger las cartas de los niños, y después a SS. MM.

cabalgata-alcoi

Cabalgata del Alcoi. Foto: Ajuntamento Alcoi

-¿Cuánta gente participa en la Cabalgata?

-Ayer, en la llegada del Embajador Real, participaron 1.200 personas, ya que viene con un séquito cargado de buzones. Para el día de hoy, entre organizadores, bandas de música, etc., hablamos de casi 3.000 personas.

-¿Cuáles son las previsiones de asistencia y ocupación hotelera para este fin de semana?

-Esperamos que la ocupación sea del 100%. Según nos ha informado el sector hostelero, todas las reservas están hechas en hoteles y hostales. Por tanto, esperamos una asistencia masiva de gente a nuestra ciudad.

-El elemento más conocido por mucha gente es la figura de “els negres”, ya que se han llegado a crear polémicas sobre su significado y la Cabalgata de Alcoi ha salido en medios nacionales casi exclusivamente por eso.

-Esa polémica está totalmente superada. Ahora mismo, somos cinco partidos en la corporación municipal: PSPV, PP, Guanyar (la confluencia de Podemos e IU), Compromís y Ciudadanos. Unánimemente siempre hemos defendido que no se nos podía atacar por una cosa que realmente no es, ya que se nos acusa de un blackface -maquillaje teatral originalmente empleado para representar a una persona de raza negra ocultando su esclavitud y mostrándolo como una persona feliz- que no es tal, y además de un racismo que tampoco lo es. Hemos estado muy alerta de todas esas denuncias  y respetado todas las opiniones, pero no las compartimos. Si hay algo aquí a lo que se le tenga una eterna estima precisamente es al Rey Baltasar y a sus pajes. Hay que tener en cuenta que son el colectivo de gente más importante de la Cabalgata: 450 chavales entre 16 y 18 años que han trasladado unos a otros la ilusión por ayudar a los Reyes. Si fuera verdaderamente un acto de connotación racista, nadie querría participar.

La fiesta, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, se celebra entre las 18 y las 22h en su itinerario tradicional, desde la calle de El Camí hasta el puente de San Roc. Así que ya saben: si quieren asistir a la Cabalgata de Reyes más auténtica del mundo, desde Economía3 les recomendamos que se acerquen alguna vez a Alcoi. Pueden acudir en cualquier vehículo menos en carros tirados por renos. Hace más de un siglo que Papá Noel y Rudolph lo dieron por imposible.

Suscríbete a nuestra newsletter