La información económica de los líderes

Mesa de debate organizada por Auren y Economía 3

El tejido empresarial valenciano, propicio para los fondos de capital riesgo

 / 

De izda. a dcha., Pablo Serratosa, Pablo Gallo, Carlos Gazulla, Javier Plana, Jaime Echániz, Aritza Rodero y Javier Curto | Imágenes: Vicente A. Jiménez

No hay ninguna duda: Javier Plana de  Auren; Alberto Curto, de Corpfin Capital; Pablo Gallo, de Nexxus; Carlos Gazulla, de Realza; Jaime Echániz  y Phi IndustrialAritza Rodero, de Atitlan; y Pablo Serratosa de Grupo Zriser coinciden en señalar que en la Comunitat Valenciana hay una cultura de asesoría financiera y corporativa mayor que en otras comunidades. Después de un periodo de crisis, en el que los empresarios han remontado sus negocios, “están más abiertos a escuchar que antes”. ¿Qué les pueden ofrecer los fondos de capital riesgo? Un compañero de viaje que les ayude a afrontar su soledad como empresario.

Boom comprador

Javier Plana (Auren): ¿Cuál es vuestra visión sobre el boom de compras por parte de fondos en sectores de la Comunitat como el cerámico, químico, salud, etc.?

Pablo Gallo (Nexxus): Aquellos que están relacionados con la sanidad, el bienestar… deberían estar más protegidos de los ciclos que otros. Por desgracia, en la Comunitat Valenciana, la crisis ha hecho mucho daño a empresas de sectores como la construcción o la cerámica. Por eso, más que de sectores concretos habría que hablar de situaciones concretas.

De todas formas, si te centras en compañías que tienen mareas positivas como la tecnología, servicios profesionales relacionados con las TIC, seguridad, etc., no parece que vayan a menguar, más bien, ocurrirá lo contrario. Es decir, el consumo de la sanidad, las TIC, etc., parece que estén más protegidos que otros.

También hay compañías en sectores muy cíclicos que no saltan porque tienen diversificados sus clientes por multitud de países.

A.R. (Atitlan): En mi opinión, todo depende de la ciclicidad del negocio de la empresa. Si es una compañía con un negocio cíclico, está condenada a sufrir compras y ventas, procesos de fusiones, rupturas… porque los negocios cíclicos tienen una sensibilidad y los seres humanos tenemos muy mala memoria y apalancamos más de lo que toca en momentos de bonanza o invertimos demasiado, tenemos exceso de capacidad instalada para cuando viene la época mala. Eso, si seguimos con en los últimos siglos, probablemente seguirá ocurriendo.

Alberto Curto (Corpfin Capital): Hace quince años, el capital privado no invertía en agribusiness y lo mismo ocurre con la pesca, un negocio con mucha volatilidad y con ciclos complejos donde no se invertía. Con lo cual, existe una combinación de: si este capital privado lo hace, algo habrá visto, lo voy a mirar yo también.

Por otra parte, entre los empresarios, cuando comienzan a producirse operaciones, estos tienen miedo y piensan que se está quedando pequeños. Con lo cual, se produce un círculo vicioso o virtuoso, una situación que se ha dado en sectores como la pesca, el agribusiness y el cerámico. Eso explica que haya podido haber un boom de operaciones.

Después de la crisis, las compañías han conseguido remontar, sanear sus balances y se plantean si es el momento de vender o de vender solo una parte para vivir más tranquilos.

Pienso también que hay ciertos sectores en los que se generan modas que se corresponden con una combinación de apetito del capital e incentivo del empresario a no quedarse fuera del circuito. Otra razón sería que la Comunitat Valenciana en particular ha tenido muchos sectores y actividad industrial ligada a la construcción. Muchos empresarios han pasado épocas muy boyantes, con la crisis lo han pasado mal y ahora vuelven a encontrarse en una situación y piensan que es un buen momento para vender.

Aritza Rodero (Atitlan): Nosotros,¡ siempre invertimos pensando en el ciclo. Hasta hace muy poco, los ciclos no era algo que preocupara a los empresarios. Ni siquiera se planteaban la posibilidad, cuando el ciclo está arriba, de reinvertir. Mientras que después de lo que hemos vivido, la ciclicidad está más presente en la mente del empresario y sí que son más conscientes de las penurias que han pasado y no quieren volver a a sufrir una crisis.

P.G. (Nexxus): Existe un efecto ancla y es que cuando se hace la primera operación en una industria, aparece otra operación porque el empresario considera que su compañía vale igual que el de la anterior operación o más. Al inversor le pasa lo mismo, alguien ha comprado en un sector y piensa que ahí debe haber valor y entonces se acerca.

Carlos Gazulla (Realza): Yo creo que solo salen a la luz las operaciones que están cerradas. Nosotros que nos hemos centrado en el sector cerámico no hemos cerrado ninguna operación. De todas formas, tenemos en cuenta una serie de factores en las compañías como: que sean diferenciales; que de cara a un ciclo negativo pueda reaccionar; el equipo; y que sean empresas nicho, entre otras.

Pablo Serratosa (Grupo Zriser): Pienso que no hay buenos y malos sectores, hay buenas y malas empresas.

J.P. (Auren): Las modas están propiciando que estemos viendo valoraciones que dan miedo, sobre todo en sectores como las residencias para la tercera edad. ¿Pensáis que esta situación va a continuar? Y si además los tipos de interés continúan muy bajos y no parece que vayan a subir.

P.G. (Nexxus): A nosotros el múltiplo de entrada o el de salida es el que nos sirve para decidir si entramos o no en una operación. En aquellos sectores en los que se está pagando entre cinco y diez veces, mejor no equivocarse porque recuperar un error me parece homérico.

Prefiero entrar en compañías menos robustas, donde hay que trabajar más porque la capacidad que tienes de compensar un pequeño fracaso en la vida del proyecto habiendo pagado seis veces es muchísimo mayor que si has pagado ocho o nueve.

A.C. (Corpfin Capital): En el incremento de valoraciones, coincido con Javier en que los tipos de interés pueden tener algo que ver, pero no como un método de valoración en si, sino porque el retorno que los inversores le están pidiendo al capital riesgo ha tendido a bajar.

Hay mucho dinero que está dedicado a invertir en algún sector en concreto con una exigencia de rentabilidad del 10 %. En esta situación, que los tipos de interés estén al 1 ayuda a que la rentabilidad crezca. Ese tipo de inversores sí que puede pagar múltiplos tan altos porque le están pidiendo una rentabilidad al dinero muy baja respecto a lo que le pedíamos antes. Con lo cual, lo que ha sucedido ahora es que el mundo del capital privado se ha segmentado mucho.

En cuanto a los negocios de toda la vida, que no tengan un componente de infraestructura importante, la razón por la cual los múltiplos son muy altos es porque hay muchísima liquidez.

P.G. (Nexxus): Hay dinero disponible para invertir, lo que hay es poco trabajo de estar en el mercado buscando empresas que facturan entre 25 o 30 millones de euros, que no conocemos ninguno y hay cientos de compañías.

C.G. (Realza): También hay que tener en cuenta el tamaño de las operaciones. Es difícil que fondos mayores a nosotros encuentren operaciones que no estén muy subastadas y, al final, acabas compitiendo en grandes procesos donde hay mucha presión inversora.

En fondos de nuestro tamaño, la filosofía es otra, el empresario está buscando un socio, no quiere un proceso competido. Ese tipo de situaciones es posible resolverlas de una manera razonable y ya no es una cuestión de quién paga más de los tres fondos que ha llamado el empresario. Aquí el empresario puede ver que no todo es precio a no ser de que sea una venta al 100%.

Para optimizar el precio no hace falta llamar a 25 fondos, con dos o tres ya has creado competencia.

P.G. (Nexxus): El precio es una variable esencial si se vende el 100 % de la compañía, pero si vas a permanecer en el accionariado, no es la única y a veces no es la más importante siquiera. De hecho, hay empresarios que te dicen que no quieren una venta al mejor postor sino una venta a aquel que garantice la viabilidad de la compañía.

A. R. (Atitlan): En mi opinión, la mayor protección que tienes como inversor es un buen precio de entrada. Pagar un precio alto, el mejor equipo directivo, la mejor empresa… va a ser muy difícil porque “si sopla el viento coges un resfriado”.

P.G. (Nexxus): Cada vez más, los inversores profesionales están exigiendo que, tras su paso como accionista a través de la gestora en la empresa, esta tenga un recorrido. También hay empresarios que les importa más que su empresa permanezca y perdure a que le den una o dos veces más el Ebitda.


Conoce todo el contenido:

Suscríbete a nuestra newsletter