La información económica de los líderes

El Monitor Adecco analiza la creación de empleo en la Comunitat Valenciana en comparación con el resto de España

La creación de empleo en CV favorece a hombres y ciudadanos de terceros países

El empleo lleva creciendo en la Comunitat Valenciana en los últimos 18 trimestres, recoge el VI Monitor Anual Adecco de Ocupación. En el último año, sin embargo, el incremento ha sido comparativamente más débil que la media nacional. 2,3% por 2,5%. Otras conclusiones del informe apuntan a un mayor crecimiento del empleo entre los hombres y una caída del empleo entre ciudadanos de la UE y una fuerte subida entre ciudadanos de terceros países, en porcentajes, en ambos casos, cercanos al 13%.

El informe, realizado en colaboración con Barceló y Asociados, señala que en la actualidad el número de ocupados es de 2,06 millones de personas, lo que supone un crecimiento de 45.600 personas.

Comparando la distribución geográfica del empleo del tercer trimestre de 2018 con la de 2008, se observa que la Comunidad Valenciana ha reducido ligeramente su participación pasando del 10,7% hasta el 10,5% del empleo total del país, aunque se mantiene como la cuarta autonomía con más empleo.

Las tres principales autonomías mantienen su participación con mínimos cambios: Cataluña (17,4%), Andalucía (15,6%) y la Comunidad de Madrid (15,4%). Baleares y Canarias son las regiones que más espacio han ganado en estos diez años, 6 décimas cada una, y Galicia, Asturias y el País Vasco, las que más han cedido (3 décimas cada una de ellas).

Menos empleo entre ciudadanos de la UE
Mientras el número total de ocupados ha tenido un incremento de un 2,3% interanual en la Comunidad Valenciana, la cantidad de ocupados de nacionalidad española ha avanzado un 2,5%. En cambio, el número de ocupados inmigrantes ha crecido sólo un 0,6% (el menor incremento autonómico). En términos absolutos, los inmigrantes han ganado 1.700 puestos de trabajo frente a los 43.900 empleos que han beneficiado a personas de nacionalidad española.

Sin embargo, no todos los grupos de inmigrantes han corrido exactamente la misma suerte. El número de personas ocupadas procedentes de otros países de la UE se ha reducido un 12,9% (pérdida de 17.400 plazas) al mismo tiempo que el de aquellas originarias de terceros países ha aumentado fuertemente, un 13,1% (19.000 empleos ganados).

Esta situación es algo distinta a la experimentada en el conjunto de España, donde el empleo de inmigrantes ha aumentado sensiblemente más que el de nativos: +5,7% interanual, que se compara con un aumento en el empleo de españoles de un 2,1%. El caso general, en el que se incluyen 13 autonomías, es el incremento simultáneo del número de ocupados españoles e inmigrantes. Y en todas ellas, salvo en la Comunidad Valenciana –como acabamos de ver-, el aumento del empleo inmigrante ha sido mayor que el del español.

Un 13,7% de extranjeros ocupados

Los 2,06 millones de ocupados que hay ahora en la Comunidad Valenciana se corresponden con 1,78 millones de ocupados de nacionalidad española y 281.200 extranjeros. Este último grupo se compone a su vez de 117.500 personas procedentes de otros países de la Unión Europea y de 163.700 inmigrantes de otros lugares del mundo.

Los inmigrantes equivalen al 13,7% del total de ocupados en la región, dos décimas menos que hace un año y 4,6 puntos porcentuales por debajo del nivel que esta proporción tenía hace diez años.

La proporción de ocupados extranjeros de la Comunidad Valenciana es la sexta más elevada del país y se compara con una media nacional que se sitúa en el 11,4%.

La creación de empleo beneficia a los hombres

De los 2,06 millones de ocupados que hay ahora mismo en la Comunidad Valenciana, 1,14 millones son hombres y 918.900 son mujeres. Al igual que ha ocurrido los dos últimos años, la creación de empleo valenciana ha beneficiado más a los hombres que a las mujeres. Ellos han captado 26.600 nuevos empleos (+2,4% interanual) mientras que ellas lo han hecho con los 19.000 puestos restantes (+2,1%). Así, prácticamente 6 de cada 10 nuevos puestos de trabajo originados en la Comunidad Valenciana en el último año han sido para varones.

Esta distribución de los nuevos empleos entre sexos ha sido menos equilibrada que la nacional: el 50,5% del trabajo creado en España ha ido a manos masculinas y el 49,5% a femeninas. Aunque en proporciones variables, trece comunidades autónomas han imitado el patrón general, con creación de empleo para hombres y mujeres.
El incremento del empleo masculino reafirma el protagonismo de los hombres en el mercado laboral valenciano. Ellos ocupan un 55,4% de todos los puestos de trabajo (frente a un 54,6% nacional). En todas las comunidades autónomas los hombres ocupan más de la mitad de los puestos de trabajo.

Mayor pérdida de empleo

Cuando se compara el número de ocupados actual con el del año 2008 se encuentra una pérdida acumulada del empleo del 6,2% en la Comunidad Valenciana que es un poco más profunda que la sufrida en España, del 5%. Son 15 las autonomías que exhiben ahora un menor número de ocupados que en 2008 siendo el caso más extremo el de Asturias (-15,9%).

En el caso masculino, la pérdida de empleo acumulada en los últimos años es de un 11% en la autonomía valenciana resultando un poco más grave que la pérdida del 10% de todo el país. Quince comunidades repiten este patrón de destrucción de empleo masculino en la última década.

En cambio, en el caso femenino, ha habido un incremento del empleo aunque en la Comunidad Valenciana ha sido más moderado que en España (+0,5% y +1,7%, respectivamente). Son once las comunidades que muestran un aumento acumulado del empleo femenino.

Empleo por sexo y edad
Los empleos creados en los últimos doce meses en la Comunidad Valenciana han beneficiado tanto a personas de 25 y más años de edad (42.600 nuevas plazas; +2,2%) como a jóvenes (3.000 empleos; +2,5%). En el primer caso, es un incremento ligeramente más flojo que el obtenido a nivel nacional (+2,4%). Pero en el caso del empleo juvenil, el resultado valenciano resulta más débil que la creación de empleo para personas de entre 16 y 24 años registrada en el total nacional (+4,1%).

Si vemos estos datos desglosados por sexos, nos encontramos que en la Comunidad Valenciana no hay grandes diferencias. El empleo de hombres de más de 25 años ha tenido un incremento interanual de un 2,4% (equivalente a 24.800 plazas), al mismo tiempo que el empleo de varones jóvenes ha crecido un 2,9% (1.800 contrataciones).

Las variaciones del empleo femenino han sido más suaves. En el caso de las mujeres adultas, su incremento ha sido de un 2,1% (17.900 contrataciones netas) al tiempo que el de las jóvenes ha sido de un 2% (1.100 nuevos puestos).

La ocupación según el nivel de formación
Podemos establecer cuatro grandes categorías en los niveles formativos de nuestro país: 1) Primaria (que incluye a quienes han acabado o no esta etapa educativa además del pequeño número de personas sin escolarizar que existen); 2) Primera etapa de educación secundaria; 3) Segunda etapa de formación secundaria (incluyendo también Formación Profesional) y 4) Superior (incluye a quienes hayan completado todo o una parte de un grado universitario, además de a quienes tengan maestrías y/o doctorados).

En los últimos doce meses, ha crecido el número de ocupados valencianos en tres de los cuatro niveles formativos. Así, han sido contratadas 3.300 personas con educación primaria (+4,2%), 11.900 personas con la segunda etapa de la secundaria (+2,3%) y otras 44.600 con formación superior (+5,8%, el cuarto mejor resultado autonómico). Esas contrataciones han sido parcialmente neutralizadas por el despido de 14.200 plazas que ocupaban personas con la primera etapa de la secundaria (-2,2%).

Esto es algo diferente a lo que ha ocurrido en España (y en cinco autonomías más), donde se ha creado empleo para los tres niveles formativos más altos (+1,5% interanual para personas con la primera etapa de la secundaria, +3,1% para quienes cuentan con la segunda etapa de la secundaria y +3,4% para personas con educación superior), mientras que se ha perdido empleo entre la gente con no más que educación primaria (-1,6%).

Los datos autonómicos ratifican la importancia clave de la formación a la hora encontrar empleo: el número de ocupados con formación superior ha tenido un incremento interanual en 15 de las 17 comunidades (todas salvo Extremadura y el País Vasco). En cambio, el de aquellos con educación primaria sólo ha crecido en siete.

Desde el ángulo de la formación, los 2,06 millones de ocupados valencianos se desagregan en 81.300 individuos con educación primaria, 630.200 personas con la primera etapa de la secundaria, 528.500 con la segunda etapa de formación secundaria y 819.600 con formación superior.

Mejora la formación 

A lo largo de los últimos diez años, la cantidad de ocupados con formación superior en la Comunidad Valenciana ha crecido en 167.200 personas (+25,6%), mientras que la de aquellos con educación primaria se ha reducido en 265.300 (-76,5%, la tercera mayor caída a nivel autonómico).

Al mismo tiempo, el número de quienes trabajan y cuentan con la primera etapa de secundaria ha caído en 4.200 personas (-0,7%), mientras que el de los que tienen la segunda etapa de formación secundaria lo ha hecho en 34.600 (-6,1%).

Esto ha significado un importante cambio en la composición del colectivo de ocupados según el nivel de formación alcanzado. En la Comunidad Valenciana, la participación en el empleo de quienes tienen educación primaria ha pasado de un 15,8% en 2008 hasta un 4% ahora (-11,8 puntos porcentuales) al mismo tiempo que la de aquellos con la primera etapa de la secundaria ha crecido 1,7 p.p. hasta el 30,6%.

Por su parte, las personas con formación superior, que en 2008 disponían del 29,7% de los empleos, ahora concentran el 39,8% (+10,1 p.p.). El espacio ocupado por personas con la segunda etapa de la secundaria y/o FP ha permanecido igual, con el 25,7% del total de empleos.

A lo largo de la crisis, en todas las comunidades autónomas ha aumentado el espacio ocupado por las personas con formación superior.

Suscríbete a nuestra newsletter