La información económica de los líderes

Intervención da su aprobación a las cuentas que ascienden a 45,9 millones

Vila-real desbloquea el presupuesto tras habilitar fondos para fallos urbanísticos

Benlloch señala que los 4,3 millones para pagar expropiaciones de suelo impedían la estabilidad presupuestaria y obligaron a prorrogar el de 2017

 / 

Sabina Escrig y José Benlloch desglosaron las partidas del presupuesto de Vila-real para este año.

El Ayuntamiento de Vila-real podrá aprobar el Presupuesto de 2018 el viernes, una vez que el Servicio de Intervención ha dado el visto bueno al documento presentado por el equipo de gobierno del alcalde José Benlloch y que asciende a 45,9 millones de euros. En este presupuesto se incluye un suplemento de créditos por 1,6 millones para poder afrontar los 400.000 euros de las expropiaciones de terrenos heredadas de la gestión del PP. Pago al que obliga el Jurado de Expropiación.

El desbloqueo del Presupuesto permitirá a Benlloch y su equipo tener mayor margen de maniobra en la gestión, algo que actualmente le impedía el tener que gestionar económicamente el municipio con el presupuesto prorrogado de 2017. Eso impedía afrontar gastos que no estuvieran contemplados en las partidas del año pasado y en la que se han acumulado impagos.

Benlloch resaltó que los informes del área de Intervención “señalan a los 4,3 millones de euros en resoluciones urbanísticas a finales de año como la principal causa del incumplimiento de la estabilidad presupuestaria del ayuntamiento que ha generado los problemas que obligaron a prorrogar el presupuesto del 2017”.

El presupuesto según la concejala de Hacienda, Sabina Escrig, asciende a 45,9 millones de euros y se corresponde con un documento “responsable, social y que apuesta por nuestra alianza con la sociedad civil para que la ciudad avance”. Para ello  aludió a partidas como la de Servicios Sociales que se incrementan en el 31 por ciento o las destinadas a convenios y ayudas a entidades locales, que se elevan en un 20,5 por ciento al llegar a los 3,3 millones de euros.

La partida de gasto corriente es de 20,5 millones. Mientras que la partida para inversiones, que en su mayoría se financiarán con recursos propios, es de 1,6 millones. En este capítulo, Escrig destacó los 250.000 euros para adquirir vivienda social.

Suscríbete a nuestra newsletter