El sistema de pensiones español carece de sostenibilidad financiera y actuarial

El sistema de pensiones español carece de sostenibilidad financiera y actuarial

La generosidad del sistema de pensiones español, la falta de sostenibilidad financiera y, sobre todo, actuarial han sido la problemáticas que han protagonizado el seminario “La economía intergeneracional y los retos de la longevidad”, organizado por el Ivie y que ha tenido lugar esta mañana en València.

José Antonio Herce, economista especializado en el estudio de las pensiones en AFI, Instituto santalucía y BBVA pensiones, ha destacado los problemas de sostenibilidad, suficiencia y cobertura de las pensiones que aparecen en todo el mundo. En el caso de España, ha añadido dos problemas concretos que son: la extensión de su cobertura, que en su opinión, es demasiado generosa en las prestaciones que otorga, y la base de ingresos reducida a causa de la crisis.

El economista de AFI ha resaltado que uno de los principales problemas del futuro de las pensiones es nuestra resistencia a mover la línea de jubilación desde los 65 años a edades más avanzadas. “El sistema de pensiones no está diseñado acorde a la longevidad de nuestra sociedad. Comparativamente, 65 años en 1900, cuando se empezaron a diseñar los sistemas de pensiones, equivalen a 91 en 2018. Por ello, tenemos que repensar la posibilidad de atrasar la edad de jubilación estudiando las características de cada profesión”, ha explicado Herce.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Por otra parte, Herce se ha referido a la generosidad del sistema. Según sus cálculos, a los 12 años de jubilación, el pensionista ya ha recuperado el 100% de sus aportaciones a lo largo de su vida laboral, y se cobra de media 20 años. “La Seguridad Social nos devuelve un 1,3 más de lo que hemos cotizado, es el mejor producto de inversión”, ha añadido

Además, el economista ha planteado la necesaria revisión de la triada que constituye la Seguridad Social actual: jubilación, incapacitación y viudedad u orfandad. “Afortunadamente, y cada vez más, las mujeres de nuestra sociedad trabajan y la concepción de la pensión por viudedad se tendría que revisar para redistribuir el dinero y financiar, por ejemplo, la dependencia”.

En cuanto a la baja aportación de los trabajadores a la Seguridad Social, Herce ha alertado de que “no basta con una cotización simbólica, como hacemos con los seguros de incendio, porque mientras que la probabilidad de que se nos queme la casa es baja la probabilidad de jubilarnos y recibir una pensión está muy cerca de la unidad”.

Sostenibilidad actuarial y financiera
Por su parte, José Enrique Devesa, profesor de la Universitat de València (UV), ha anunciado que el sistema de pensiones español necesitaría 3,4 millones más de afiliados a la Seguridad Social para ser financieramente sostenible. Por ello, Devesa ha advertido que “no podemos confiar solo en el crecimiento económico para solventar la situación”.

Como soluciones, y para garantizar la sostenibilidad actuarial, el profesor de la UV ha propuesto incrementar la carga impositiva, no derogar la última reforma, incrementar las cotizaciones y crear un sistema de Cuentas Nacional. En cuanto a esto último, Devesa ha insistido en que esta medida de transparencia fomentaría alargar la vida laboral hasta conseguir la cuantía de pensión deseada. “Actualmente, por jubilarnos antes de la edad predeterminada nos penalizan un 8% de la pensión, mientras que por atrasarla y cotizar más años la bonificación es del 4%. Un sistema poco equitativo”.

La sostenibilidad financiera de las pensiones es importante, pero sin sostenibilidad actuarial no se solucionará nunca el problema”, ha concluido.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.