La información económica de los líderes

De hojalatería a primer productor de juguetes: la historia de Hermanos Payá

Archivado en: 

 

Cartel de Payá Hermanos de 1940 (archivo familiar)

Cartel de Payá Hermanos de 1940 (archivo familiar)

Payá Hermanos, S.A., empresa fundada en la localidad alicantina de Ibi en 1905, fue la primera firma juguetera de un municipio que con el tiempo se convertiría en centro neurálgico del sector en toda España. La fabricación de juguetes en Ibi no contaba con ninguna tradición previa. Pero los Payá, que hasta entonces trabajaban como hojalateros instalando canalizaciones de agua, fabricando y vendiendo artículos de hojalata, moldes de pastas, candiles o moldes para helados, venían fabricando, desde finales del siglo XIX, los primeros juguetes que, en principio no eran más que utensilios de uso doméstico en miniatura, pequeños platillos de metal y tacitas destinados al público infantil y que vendían junto al resto de sus artículos en los mercados semanales de las localidades vecinas. Ante el éxito de estos artículos infantiles, la fabricación de juguetes fue requiriendo una dedicación cada vez mayor hasta convertirse en el negocio fundamental.

En el año 1905, el padre de familia, Rafael Payá Picó, vende el taller de hojalatería a sus hijos, Vicente, Pascual y Nicolás Payá Lloret. La buena acogida de los artículos infantiles hizo que los tres hermanos pronto se dieran cuenta de las posibilidades del negocio y se dedicaron de lleno a la fabricación de juguetes de metal abandonando sus antiguas ocupaciones. El ascenso de la empresa fue paulatino pero constante, tanto que en 1915 ya se había convertido en la fábrica de juguetes más importante de España, dando empleo a cientos de operarios.

Los hermanos Payá fueron los pioneros en dotar de mecanismos a sus productos, lo que los situó a la vanguardia del sector en España. Buen ejemplo de ello es que en 1932 lanzaron al mercado la primera locomotora eléctrica producida en nuestro país. El surtido llegó a ser muy variado, con más de 800 juguetes en su catálogo de 1936. Durante la Guerra Civil, la empresa fue militarizada y sirvió como industria de armamento. En la posguerra recuperó protagonismo y se convirtió en la empresa por antonomasia en la producción de trenes en miniatura. En 1948 se convirtieron en los precursores de la era del plástico en España al comprar la primera máquina de inyectado de plástico adaptada a la producción juguetera.

Su progresión fue imparable hasta la década de los años setenta del siglo XX, momento en el que la compañía resultó afectada por la crisis energética, además de por algunas debilidades internas que finalmente resultaron insuperables. En 1984 sufrió una serie de vicisitudes económicas que se saldaron con la quiebra económica y su reconversión en cooperativa. En la actualidad, Payá S.C.V.L. se dedica a la reproducción de los juguetes que se fabricaron en los años veinte y treinta del siglo XX en series limitadas de 5.000 unidades.

José Ramón Valero ha publicado el libro “Payá Hermanos, historia social de una empresa juguetera”, que fue presentado ayer tarde en la sede de la Universidad por Jorge Olcina, director de la sede; Pilar Avilés, directora del Museo Valenciano del juguete de Ibi, y Raimundo Payá, miembro de la familia propietaria de la empresa e impulsor del blog “Juguetes antiguos de Ibi”.

Suscríbete a nuestra newsletter