Calculando y viendo la diferencia entre VAN y TIR

Van y TIR: Concepto, diferencias y cómo calcularlos

Cuando nos enfrentamos al reto de realizar nuevas inversiones, necesitamos conocer de antemano las posibilidades de éxito, la rentabilidad, los beneficios que traerá y la viabilidad del proyecto que se pretende iniciar. Para ello contamos con los indicadores financieros. El VAN y TIR, (Valor Actual Neto y Tasa Interna de Retorno) respectivamente, son dos indicadores financieros que nos permiten analizar, de una forma segura, el posible proyecto de inversión y nos ayudará a disipar con información precisa, esas dudas frecuentes.

VAN y TIR son dos conceptos que, aunque muy similares entre sí mantienen diferencias que los identifican y a la vez los complementan para cumplir su función. Esta función consiste en determinar el beneficio y la rentabilidad que todo nuevo proyecto nos reportará, una vez hecha la inversión. Con el análisis de parámetros como flujo de caja y términos de tiempo, estos dos indicadores nos darán una importante visión de las posibilidades de éxito del nuevo proyecto.

¿Qué es el VAN?

El VAN es el acrónimo del Valor Actual Neto, también conocido como Valor Presente Neto (VPN). Es uno de los indicadores financieros  para valorar y determinar la viabilidad y la rentabilidad de un proyecto de inversión, más conocidos y utilizados. Se determina mediante la actualización de los flujos de gastos e ingresos futuros del proyecto, menos la inversión inicial. Si el resultado de esta operación es positivo, es decir, si refleja ganancia se puede decir que el proyecto es viable.

De esta manera la empresa está en posición de evaluar desde el inicio y con proyección a futuro la viabilidad de su proyecto y los resultados de su inversión. El VAN permite conocer la posible rentabilidad a través de una fórmula matemática. En esta fórmula se utilizan los valores de los flujos de caja (ingresos y egresos de efectivo) actualizados a la fecha presente, descontándolos a una tasa de interés determinada. Y con sus resultados expresados en términos de unidades de valor monetario.

¿Qué es el TIR?

TIR o Tasa Interna de Retorno es uno de los métodos de evaluación de proyectos de inversión más recomendables. Se utiliza frecuentemente para analizar la viabilidad de un proyecto y determinar la tasa de beneficio o rentabilidad que se puede obtener de dicha inversión. Estrechamente ligado al VAN, el TIR también es definido como el valor de la tasa de descuento que iguala el VAN a cero, para un determinado proyecto de inversión. Su resultado viene expresado en valor porcentual.

Es sumamente confiable cuando la empresa quiere determinar la rentabilidad y viabilidad de un proyecto de inversión. El TIR utiliza el flujo de caja neto proyectado y el monto de la inversión del proyecto. Aunque, esa confiabilidad se ve disminuida si se compara la rentabilidad de dos proyectos diferentes, debido a que no toma en cuenta la variación entre las dimensiones de ambos. En conclusión,  TIR es el porcentaje de beneficio o pérdida que se puede obtener de una inversión.

¿Qué diferencias hay entre los dos?

VAN y TIR son dos indicadores de valor muy útiles para determinar qué tan viable es invertir en un nuevo proyecto para la empresa. Sin embargo, presentan diferencias notorias el uno del otro. En principio su mayor diferencia radica en que mientras el VAN calcula la rentabilidad de la inversión y arroja sus resultados en términos de unidades de valor monetario, el TIR realiza el análisis de esa misma rentabilidad, pero expresando sus resultados en términos relativos, en forma de porcentaje.

Otra diferencia importante que observamos, es que el VAN toma en cuenta el vencimiento de los flujos de caja, dando prioridad a los más próximos para evitar arriesgar la inversión, mientras que la TIR no lo hace. La TIR no considera reinvertir los flujos de caja cada cierto tiempo. El VAN nos permite comparar entre diferentes proyectos para determinar cuál es la mejor inversión. La TIR nos dice a qué tasa y en qué tiempo la empresa recuperará su inversión sin comparar entre proyectos.

¿Cuál es la fórmula del VAN?

La fórmula más utilizada para calcular el VAN es:

VAN = Beneficio Neto Actualizado (BNA) – Inversión Inicial (lo)

Donde el BNA es el valor actualizado del flujo de caja que se obtiene al estipular el valor de venta a futuro y aplicarle una tasa de descuento para actualizar su valor al presente. Es decir, se calcula el valor en que podrías vender en el futuro y le aplicas una tasa de interés inversa para estimar ese valor al día de hoy.

Esta operación nos arrojará 3 posibles resultados que nos servirán para determinar la viabilidad del proyecto en cuestión:

  • VAN = 0. Sí el resultado es igual a cero (0), se determina que el proyecto no dará ganancias ni perdidas, o sea, es indiferente.
  • VAN > 0. Cuando el valor obtenido es mayor a cero (0) se asume que el proyecto será rentable.
  • VAN < 0. Si el valor obtenido es menor a cero (0) se considera el proyecto no viable.

¿Cómo se calcula la TIR?

Calcularla es un proceso un tanto laborioso aun cuando es el mismo del VAN, pero llevándolo a cero (0). Recordemos que en principio la TIR viene a ser la tasa de descuento que hace que el valor del VAN sea igualado a cero (0). Razón por la cual su resultado siempre será expresado de manera porcentual. El objetivo de la TIR es mostrar el valor de rendimiento de la inversión realizada comparable a una tasa de interés expresado en porcentajes.

Fórmula de la TIR o Tasa Interna de Retorno

Fórmula para calcular el TIR

En donde:

Fn es el flujo de caja en el periodo n.

n es el número de períodos.

I es el valor de la inversión inicial.

Y sus resultados se interpretan de la siguiente manera identificando “r” como el costo de oportunidad.

  • Si la TIR es < r se determina que el proyecto debe ser rechazado.
  • Si la TIR es > r entonces el proyecto será viable y puede ser aprobado.
  • En el caso de que la TIR = 0, el proyecto en principio debe ser rechazado. Es cierto, que desde el punto de vista estratégico puro, se podría decidir invertir, pero a nivel financiero no compensa asumir dicho riesgo.

¿Qué representa el VAN?

El VAN representa la oportunidad que tiene la empresa de evaluar sus inversiones a mediano o largo plazo, conociendo de antemano las posibilidades reales de maximizar el rendimiento de la inversión. De esta forma determinar su viabilidad o no en función de si se logra superar el mínimo rendimiento esperado, según el capital invertido. Para esto se apoya en el análisis de los valores del flujo de caja, actualizándolos al valor presente y restándoles los montos totales de la inversión inicial realizada.

Para realizar esta operación el VAN utiliza los siguientes parámetros:

  • Inversión inicial, es el monto total de la inversión realizada para iniciar el proyecto.
  • Inversión realizada durante el proceso, excluyendo la inversión realizada inicialmente.
  • Flujos netos de efectivo, diferencia resultante entre los ingresos y egresos que se prevén a lo largo del proyecto.
  • Tasa de oportunidad, la mínima rentabilidad deseada por la inversión.
  • Periodo de tiempo, cantidad de tiempo o número de periodos económicos que se estima durara el proyecto.

¿En qué nos beneficia el VAN?

El VAN es una herramienta que resulta sumamente beneficiosa a la hora de evaluar posibles proyectos de inversión. Es fácil de calcular y permite actualizar todos los datos de ingresos y egresos futuros al presente, con la ventaja de tomar en cuenta el vencimiento de los diferentes flujos de caja. Esto facilita en gran medida su comparación independientemente del tiempo. El VAN nos posibilita realizar útiles predicciones sobre el comportamiento de los proyectos de inversión y su rentabilidad para la empresa.

Para muchas personas tal vez la mayor ventaja que brinda es el hecho de que permite calcular e introducir nuevas variables (riesgo de negocio, fiscalidad, alzas y bajas de la bolsa o inflación) que pueden afectar directamente el resultado de la inversión. Además de ayudarnos a conocer la rentabilidad del negocio, nos brinda la posibilidad de realizar comparaciones entre los diferentes métodos a utilizar y los diferentes posibles proyectos de inversión, de esta manera, poder establecer cuál es la mejor opción.

¿Cómo se clasifica el VAN?

Podemos decir que el Valor Actual Neto (VAN) se clasifica en dos tipos:

El valor presente de la inversión total, cuyo objetivo principal es escoger la alternativa que maximice el valor presente de la inversión. Esto se logra al determinar el valor actual de los flujos de efectivo que genera cada alternativa. De esta manera se podrá seleccionar la opción que tenga el valor presente máximo. En este caso ninguna opción puede reflejar un valor menor o igual que cero.

El valor presente del incremento en la inversión, este método analiza diferentes alternativas que son excluyentes entre ellas mismas. Con base en sus diferencias, se pueden tomar decisiones y determinar si se justifica o no realizar los incrementos de inversión. Al comparar dos o más alternativas excluyentes se determinan los flujos de efectivo neto de estas, con lo cual se decide si el incremento de inversión se justifica, dependiendo si su rendimiento supera su tasa de recuperación mínima o no.

Un Comentario

  1. luisbri10@hotmail.com
    Oct 15, 2021 @ 20:31:33

    Me pareció una información muy clara y útil, me ayudo a aclarar el concepto de estos dos terminos.

    Reply

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.