La información económica de los líderes

Jaguar llega con éxito al segmento SUV

2016-sept-motor-3

Lo tenía fácil Jaguar, pero no ha sido conformista. Solo debía coger la plataforma de un Range Rover Sport o de un Evoque y personalizarlo con su imagen. Otros grupos automovilísticos lo hacen y tampoco les va mal. La marca británica en este caso ha hecho uso de su propia “Arquitectura de Aluminio”, que también utiliza en la nueva berlina XE. El resultado es un SUV deportivo de una apariencia única que precisamente se sitúa en tamaño entre los Land Rover citados.

[masinformacion post_ids=”84161″]

En cuanto a rivales se refiere, tiene entre ceja y ceja al Audi Q5, el BMW X3, el Volvo XC60, el Lexus NX y el Mercedes-Benz GLC. Pero no se queda ahí, en las versiones más potentes y equipadas apunta directamente al todopoderoso Porsche Macan, en el que Jaguar no esconde que ha buscado el espejo donde mirarse. Precisamente es una de estas variantes, la diésel V6 3.0 de 300 CV con el acabado de edición limitada de lanzamiento First Edition la que nos cedió Jaguar-Land Rover España para esta prueba. Su precio parte de 88.320 euros y la unidad testada incluía prácticamente todos los extras posibles, rondando así los 103.000 euros. Pero que no se asuste el lector: la gama F-Pace se inicia en los 45.000 euros.

2016-sept-motor-7Inglés y deportivo

Su diseño no pasa inadvertido. Damos fe: veíamos muchas caras de admiración por las calles de Valencia a su paso. Está claro que este acabado First Edition más exclusivo es más llamativo, pero estamos seguros de que ocurrirá lo mismo con otros más básicos. También aquí Jaguar ha ‘copiado’ a Porsche a la hora de diseñar su SUV. Si el Macan emula la línea lateral del Cayman, el F-Pace hace lo propio con la del también coupé F-Type. La influencia de este se manifiesta especialmente en la parte trasera, aunque hay que reconocer que es un coche ‘muy bien parido’, se mire por donde se mire. Sin duda, uno de los atractivos del coche probado son las llantas de ¡22 pulgadas!, las más grandes de su segmento, aunque hay disponibles desde 18”. También los afilados faros y la enorme parrilla crean su marcada personalidad.

El interior es uno de los más espaciosos de su clase gracias a una gran distancia entre ejes y una respetable anchura. Luce el nuevo ADN de la marca inglesa y destaca por unos materiales muy lujosos, especialmente en este acabado First Edition. Dos elementos llaman poderosamente la atención, el cuadro de instrumentos totalmente digital de 12,3 pulgadas y la pantalla del sistema multimedia InControl Touch Pro, que emula a una tableta con sus 10,2 pulgadas. Son dos equipamientos que tampoco vienen de serie, pero que son estandartes en este nuevo modelo de la marca. ‘Nuestro’ F-Pace también montaba el sistema Head-Up Display Láser, que proyecta la velocidad, las indicaciones del navegador y la velocidad límite del lector de señales sobre el parabrisas.

El espacio para el maletero destaca por sus 650 litros de capacidad y también por su anchura, de casi 1,3 metros. En nuestro caso, montaba rueda de repuesto también de 22 pulgadas y tamaño normal y sobresale sobre el piso del propio maletero provocando una especie de joroba que entorpece la colocación de los bultos. Es un tema solucionable montando un kit de reparación y renunciando a la rueda, que además es opcional.

2016-sept-motor-1Como un tren

En España el Jaguar F-Pace se comercializa con dos motorizaciones diésel, una representada por el nuevo y revolucionario motor Ingenium de cuatro cilindros de la marca con 180 CV y el probado V6 de 300 CV y dos de gasolina V6 de 340 y 380 CV. Solo el primero puede equipar cambio manual, el resto van asociados a una caja automática ZF de 8 velocidades. Lo mismo ocurre con los sistemas de tracción total, pues solo aquel tiene la posibilidad de utilizar trasera.

Los First Edition solo están disponibles con las motorizaciones más potentes y la diésel que hemos conducido resume sus prestaciones prácticamente en una cifra: 700 Nm. Ese es el par motor que desarrolla y que, junto a sus tampoco desdeñables 300 CV, le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en solo 6,2 segundos. Una proeza para un coche que supera holgadamente los 1.800 kilos. Es ahí y también en las recuperaciones, a la hora de adelantar en carretera por ejemplo, donde saca ese carácter ‘felino’ que se le presupone. Sorprendentemente el consumo no es nada desorbitado para un automóvil de su tamaño y potencia. Jaguar declara un gasto medio de 6 litros a los 100 kilómetros y nosotros registramos alrededor de 9 en ciudad y de 7,5 en carretera.

Para ser el crossover deportivo que pretende, el F-Pace hace uso del aluminio y de otros materiales ligeros y también de mucha tecnología. El modelo testado incluía toda la disponible, pero en el caso del sistema de suspensión, denominado Adaptative Dynamics y que la regula electrónicamente, nos encontramos con que el coche era especialmente elástico –botaba– y tendía incluso a saltar en marcados baches en carretera en modo ‘normal’. En el modo deportivo se endurecía, pero el comportamiento era similar. Cuando recogimos el coche del concesionario estaba pendiente de una campaña de revisión de la marca. Pensamos que quizá sea para solucionar este problema y que no se trata de algo inherente al modelo. Obviando este detalle, su conducción es intachable. Su dirección eléctrica hace que el coche vaya milimétricamente a donde sugerimos y el Torque Vectoring, un sistema que también equipa el Porsche Macan y que utiliza los frenos para evitar el balanceo de la carrocería, acentúan su deportividad.

2016-sept-motor-6Sistemas de ayuda

La batería de sistemas de ayuda a la conducción es la que se espera en un vehículo Premium de su clase: asistente de mantenimiento de carril, detector de obstáculos en ángulo muerto, frenado automático de emergencia, etc. Lógicamente prácticamente todo es opcional. También como extra se ofrecen dos equipos de sonido Meridian. Nosotros equipábamos el más potente de 850 W, que ofrece también gran calidad y sonido envolvente, pero que puede que se quede corto comparado, por ejemplo, con los Burmester de Porsche y Mercedes, de todavía mayor potencia.

Para concluir, pese a que el texto no esté lleno de alabanzas, hay que quitarse el sombrero con el trabajo de Jaguar-Land Rover. Hace no tantos años pasaba de las manos de Ford a las de Tata con algo más que incertidumbre y hoy día crea modelos prácticamente desde cero como este ambicioso F-Pace, que rivaliza con el Macan, o como el F-Type, capaz de mirar también de tú a tú sin pestañear al también Porsche 911, todo un icono.     

Suscríbete a nuestra newsletter