La información económica de los líderes

Mesa AED con Amparo Moraleda y Rodrigo Martín: los líderes deben trasmitir valores y ambición

Dentro de los actos del 20 aniversario de su fundación, la Asociación Española de Directivos, AED, celebró esta mañana un desayuno de trabajo sobre liderazgo y dirección de personas en el que intervinieron el director general de Randstad para España y Latinoamérica, Rodrigo Martín, y Amparo Moraleda, ex directiva de varias multinacionales y en la actualidad consejera independiente en consejos de administración como CaixaBank, Solvay o Airbus.

Amparo Moraleda, Jorge Martí y Rodrigo Martín hablan de liderazgo y valores

Amparo Moraleda, Jorge Martí y Rodrigo Martín hablan de liderazgo y valores

Jorge Martí, socio director de Uría Menéndez en Valencia, fue el moderador del acto, que inició con la pregunta de cuales deben ser los valores de un líder. Moraleda aseguró que la integridad y el propósito: saber para qué se hacen las cosas. La consejera señaló que la imagen del directivo ha salido muy dañada por la crisis por los malos ejemplos que se han revelado, una realidad que hay que revertir, ya que se habla de los que lo han hecho mal,pero no de la inmensa mayoría que ha hecho lo correcto.

Para Rodrigo Martín, el liderazgo debe ser sostenible a largo plazo, el líder debe ser ejemplar, debe actuar con equilibrio y humanidad y, sobre todo, entender el impacto que sus decisiones va a provocar en el entorno. Por último, resaltó que otro valor que debe presentar el líder es la ambición, ya que los retos son los que motivan.

Precisamente sobre motivación versó la siguiente cuestión que planteó Jorge Martí. Amparo Moraleda considera que el líder no debe ser dirigista, debe plantear objetivos, pero no indicar cada paso que hay que dar y, sobre todo, comunicar, comunicar y comunicar.

El director de Randstad, por su parte, se mostró de acuerdo con proporcionar información a los subalternos, porque contar a la persona lo que tiene qué hacer y por qué es una motivación y les hace sentirse útiles.

Especuladores versus constructores

Moraleda abordó desde un sentido crítico la obsesión de las empresas por plantearse misión, visión y valores, “cuando en muchas ocasiones los pervierten. Lo que se necesita es dar ejemplo, tener alma”, señaló. Habló de la contradicción que supone el corto y largo plazo, cuando se exigen rápidos resultados y  la sostenibilidad de la empresa a la largo plazo y de lo difícil que es hacer casar los objetivos a corto y largo plazo. En este sentido, Martín agregó que a menos valores, más foco sobre el corto plazo, lo que genera desequilibrios. “A corto plazo funcionan los especuladores; a largo, los que construyen”, señaló.

Ambos se mostraron de acuerdo en que los sistemas de evaluación de los directivos se fijan más en el corto plazo que en el largo. Moraleda señaló que los informes de corto plazo son fotografías del pasado y que para planificar correctamente el futuro es necesario contar de otros indicadores, como el de clima laboral en la empresa, tener una buena gobernanza en la oganización e incluso tener planificada la sustitución de directivos, si fuera necesario, mediante un mecanismo de captación y desarrollo del talento, así como que la política de retribuciones.

Menos legislación y más valores

Jorge Martí planteó la abundación de regulación sobre el gobierno corporativo, a lo que Amparo Moraleda respondió con que existe una sobredosis de regulación, mientras Rodrigo Martín considera que la legislación española actual es suficiente, otra cosa es que se cumpla. Para él, el cumplimiento de la norma es una cuestión de valores de la sociedad. “Más que generar leyes -afirmó- hay que formar a la sociedad en valores”. En este sentido anuncio el lanzamiento de la web valor.randstad.es con el objetivo de compartir con las empresas sólidos principios éticos y morales en forma de testimonios, narrados en primera persona por sus protagonistas.

La internacionalización y digitalización fueron otras dos cuestiones planteadas sobre liderazgo. En el primer caso, tanto Moraleda como Martín señalaron que las empresas deben enviar al extranjero a los mejores, no a aquellos de los que se quieran desprender y, en el segundo caso, que la digitalización es un hecho y que la gente no tiene miedo al cambio si es beneficioso. Reconocieron, eso sí, que la creciente tecnificación hace temer la pérdida del trabajo y, sobre todo, su relevancia como persona.

 

Suscríbete a nuestra newsletter