Dintti pisa firme en el negocio del estanco

2016-sept-ELX-Parc-DINTTI-3

El proyecto nació en el Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI) de Elche, en un pequeño espacio de apenas 80 metros cuadrados. Sus promotores y socios, José Miguel Antón y Pascual Pomares, que procedían del sector del regalo publicitario y navideño, apostaron en 2005 por introducirse en un ámbito comercial cuyas características específicas podrían haber desanimado a emprendedores menos resueltos: el estanco. Comenzaron por la clase de productos más ligados a su actividad anterior: los accesorios para fumadores, desde los encendedores de todo tipo hasta el papel de liar. Pero no perdieron de vista la principal fuente de negocio del sector, el tabaco, en cuya distribución se involucraron en 2012. Ya preparan el siguiente paso, convertirse en productores de su propia marca.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

En cuanto el negocio comenzó a marchar según lo previsto, se hizo necesaria una ampliación que los llevó a sus primeras instalaciones en Elche Parque Empresarial, en la calle Juan de la Cierva, a una nave de más de 400 metros. Sin embargo, las previsiones se quedaron cortas y el óptimo desarrollo de la red comercial deja pequeña aquella instalación y aconseja la compra de naves propias. Desde entonces, Dintti no ha dejado de crecer y hoy es el día en que prepara una nueva ampliación que haga posibles los nuevos proyectos de la compañía. Los ingresos de unas 125 familias dependen hoy de la empresa ilicitana, correspondiendo alrededor de 70 de ellas a la red comercial dispersa por España y Portugal.

2016-sept-ELX-Parc-DINTTI-1Como explica Servando González, responsable de Marketing y Ventas, fue el contacto con el mundo del estanco al que entraron por la vía de los accesorios y regalos, la clave del gran desarrollo experimentado por Dintti. “Se trata de un mundo muy cerrado, donde todos los productos a la venta se canalizan por la misma vía, pero que ofrece grandes posibilidades dentro del ámbito del tabaco, que ofrece más opciones de negocio y no padece tanto las fluctuaciones de la economía como ocurre en el campo de los artículos de regalo”. La experiencia demuestra que “cada vez que se produce una recesión económica, los consumidores prescinden primero de aquello que no es imprescindible, y eso afecta directamente al regalo”. Sin embargo, por mal que vayan las cosas, las estadísticas demuestran que el consumo de tabaco puede variar en cuanto a la calidad y precio pero, en general tiende a mantenerse estable, como si se tratara de un producto de primera necesidad. “Cambiarás de marca, fumarás más barato”, explica González, “pero la experiencia nos enseña que el consumidor no abandona el hábito por razones económicas”.

Por ello, en 2008 los gestores de Dintti, convencidos de que el crecimiento de la empresa pasa por entrar en la comercialización de tabaco, “con una visión de futuro espectacular”, apunta Servando González, más allá de la distribución de marcas de mecheros como Clipper o Bic, papel de fumar, filtros… planean cómo entrar en ese mundo tan opaco, sujeto a unas limitaciones estrictas: “Es un mundo muy complejo; tú no puedes comerciar con una marca de tabaco sin una empresa que te la distribuya, y existe una (Logista) que concentra el 90 % de la distribución en España”. Con ese dominio, resulta difícil que una compañía pequeña pueda acceder al mercado asumiendo unas condiciones que dificultan la rentabilidad de las operaciones.

En lugar de renunciar, los gestores de Dintti apostaron por trabajar con una segunda distribuidora, con una cuota de mercado mucho más pequeña. Lo cual lleva a la compañía a convencerse de que, para entrar de verdad en el negocio del tabaco, se hace imprescindible contar con un almacén fiscal propio y acceder directamente a los más de 13.000 estancos activos en España. “Eso supone un salto cualitativo total al ofrecerle al cliente desde la comercialización hasta el almacenaje y la distribución, abaratando muchísimo los costes y rentabilizando ese ahorro de tiempo”. Para ello se requiere una considerable inversión en metros cuadrados y cumplir con las múltiples exigencias del Estado, puesto que el espacio destinado a depósito fiscal es de hecho terreno de Hacienda y está sometido a continuos controles no solo de dicho Ministerio, sino de otros como Sanidad.

Tras un tiempo trabajando con diferentes marcas, en Dintti comprenden que es más interesante hacerlo con marcas propias y controlar la distribución. En 2012 se consigue la licencia para distribuir tabaco en estancos, con un almacén de apenas 400 metros, y debutan con marcas de puros como Guillermo Rico, Costa, Mencey o My Father, en picadura de pipa cuentan con las marcas Alonso, Ibiza, Duende y Truco, en cigarrillos empiezan con Alonso y Truco y, desde el pasado mes de julio, Ibiza. Los fabricantes están en distintos lugares: Polonia, Islas Azores…

Que en el tabaco se hallaba el futuro del negocio lo demuestran las cifras: si la facturación inicial de Dintti comenzó debiendo la totalidad de los ingresos a los artículos de regalo, hoy en día la venta de tabaco supone alrededor del 70 % de la facturación, alrededor de 20 millones de euros, dejando el resto para los accesorios de fumador. Y dentro de las modalidades, es el tabaco de pipa el que se lleva la palma, destinado a liar y a entubar, por encima del American Blend, que es el destinado a los cigarrillos convencionales. “La fiscalidad es menos gravosa para el tabaco de pipa, que es más ancho y más largo, lo cual lo hace algo más difícil para liar y entubar”, explica González, “pero permite que sea tres o cuatro veces más barato”.

Y es que las modas y la coyuntura económica ejercen un fuerte impacto sobre este mercado. La crisis económica ha impulsado a muchos fumadores a buscar alternativas menos costosas que las cajetillas tradicionales, lo cual explica el gran auge que el tabaco de liar y de pipa ha experimentado en los últimos años, auge que incluso impulsó a marcas líderes como Winston, Marlboro o Ducados a volcarse en ese mercado “alternativo”. Sin embargo, en paralelo a la recuperación económica que ha hecho mejorar las cifras generales de consumo, las estadísticas más recientes demuestran que los cigarrillos recuperan terreno. “En cuanto hay más alegría en los bolsillos, el tabaco más barato vuelve a decrecer y el de cajetilla empieza a crecer de nuevo”. De hecho, en las zonas geográficas de mayor poder adquisitivo, como el País Vasco, se registra un mayor consumo de marcas premium, quedan un porcentaje mínimo para el tabaco barato; justo lo contrario de lo que ocurre en Extremadura o Andalucía.

Una tendencia creciente es el uso del tabaco de shisha, aromatizado en distintos sabores y que se extiende especialmente en ambientes juveniles entre los que la utilización de las pipas de agua o cachimbas, que hace pocos años no veíamos más que en nuestros viajes al Magreb, Egipto o Turquía, se ha convertido en una moda. Dintti comercializa diferentes marcas, hasta ahora procedentes de países con gran tradición, como Jordania y conforma que se trata de un mercado “que está creciendo rápido y tiene mucho futuro”.

09/09/2016 ELCHE.- Reportaje Grupo Dintti / FOTO: ALEX DOMINGUEZTambién el tabaco de pipa tradicional está experimentando un auge, lo cual es una excelente noticia para Dintti, que distribuye seis de las diez marcas más demandadas, entre ellas, la prestigiosa Dunhill. “Hemos hecho una labor significativa al traer a España grandes marcas”, señala Servando González, “porque antes los consumidores solo podían encontrarlas en el extranjero, había mucha demanda a través de internet”. Como en otros ámbitos, la tecnología y las redes sociales han incidido en el mercado y hoy existen numerosos foros activos en los que los usuarios intercambian información y en los que Dintti participa activamente.

La empresa cuenta con un equipo internacional que distribuye sus productos en Portugal, donde cuenta con red comercial propia desde 2008 y desde 2015 distribuye artículos de fumador en otros países europeos como Alemania, Bélgica o Estados Unidos, pero en cifras aún poco significativas.  

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter