La información económica de los líderes

Cristina Rodes, presidenta de la APHA: “La atención al turismo no es acorde con su aportación al PIB”

12/07/2016 ALICANTE.- Cristina Rodes/ FOTO: ALEX DOMINGUEZ

Nacida en Alicante en 1965, Cristina Rodes dirige uno de los principales hoteles de su ciudad natal (AC) y el establecimiento de la misma cadena en Elda, además de ejercer como responsable de Operaciones de la compañía en Levante. Estudió Turismo en Alicante y tras realizar prácticas en un turoperador y trabajar en el aeropuerto, formó parte del departamento comercial del histórico Sidi San Juan, un cinco estrellas de primera línea que fue durante décadas mascarón de proa del sector en la capital de la Costa Blanca y hoy permanece abandonado a la espera de que la piqueta lo eche abajo para dejar sitio a una promoción de viviendas de lujo: “Es una pena que no se haya hecho nada para que volviera a ser un hotel”, lamenta Cristina Rodes.

Entre el 90 y 95, la hoy presidenta de la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante abandonó el negocio para residir en Londres, donde trabajó en una empresa de marketing, se convirtió en bilingüe y fundó una familia. Su marido es inglés y tienen dos hijas de 15 y 11 años. Pero llegado el momento en que tocaba decidir si convertir la experiencia británica en estancia definitiva, pudo más la nostalgia del Mediterráneo y regresó a casa, primero a una empresa constructora, y desde el 97 hasta 2008 al frente del Holiday Inn Alicante Playa de San Juan. Desde entonces hasta hoy, permanece en AC Hoteles y desde hace siete años preside la APHA, que congrega a unos 60 establecimientos hoteleros de la provincia de Alicante. La Asociación fue fundada en 1977 “con el objetivo de representar y defender de forma colectiva los intereses de la industria turística ante las distintas administraciones poniendo en valor la importancia de la promoción y mejora continua de todos los destinos de la provincia”.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

En la actualidad, APHA cuenta con más de 50 establecimientos asociados, de 18 municipios diferentes, representando a más 10.170 plazas hoteleras y 4.670 habitaciones, desde pensiones, hasta hoteles de 5 estrellas, pasando por hostales y apartamentos turísticos. No se trata de la asociación hotelera más representativa, puesto que Hosbec, organización con la que APHA colabora y mantiene una buena relación, congrega a los establecimientos de Benidorm y su entorno, que supera ampliamente en camas al resto de la provincia. En APHA son mayoría los establecimientos de Alicante capital y están representados los más importantes hoteles de localidades como Elx, Alcoi o Xàbia.

– Empecemos por la actualidad. ¿Es tan bueno el año como parece?

– Sí. la verdad es que hemos cerrado un junio muy bueno. En los primeros seis meses del año, la ocupación media en Alicante es del 67 %; eso supone seis puntos más que el año pasado, en el que ya notamos cierta mejoría. Teniendo en cuenta que son datos que incluyen meses de temporada baja como enero y febrero, estamos satisfechos.

– ¿A qué atribuyen ese incremento?

– Hay varios motivos. Por un lado, la tendencia ascendente que ya advertimos el año pasado, sobre todo en los meses bajos. Y ha habido eventos, que eso siempre desestacionaliza. Hemos tenido en mayo un mundial de veteranos de tenis de mesa y algunos congresos. Además, el turismo internacional ha funcionado muy bien, sobre todo el que viaja en meses como febrero o marzo, como los escandinavos. Tenemos un aeropuerto con 120 conexiones con capitales europeas y muy frecuentes, así que es fácil venir aquí, con una relación calidad/precio excelente y una climatología que nos acompaña todo el año. También es importante que las empresas están recuperando los viajes de negocios, que es lo que funciona de lunes a jueves y había caído mucho. Sin olvidar que hay destinos del Mediterráneo como Egipto o Turquía que han descendido por cuestiones de seguridad.

– ¿Y el cliente nacional?

– Hay una pequeña recuperación que se ha notado en Semana Santa y los fines de semana. Todo ayuda a que volvamos a datos de hace ocho años, antes de la crisis.

– ¿Hemos aprovechado la crisis para realizar los ajustes necesarios en el sector y en general en el modelo económico?

– Nuestro sector es muy maduro y con un nivel de conocimiento alto. La industria turística está muy atomizada en distintos subsectores, hay grandes cadenas y mucha empresa pequeña y familiar. Todos hemos tenido que hacer ajustes, porque nuestro problema es tener unos costes fijos elevados: hipotecas, alquiler, personal, mantener el negocio abierto todo el año… Pero creo que hemos sabido hacer los ajustes sin que repercutan en la calidad, la atención y el servicio. Eso sí, a costa de cualquier beneficio en las empresas durante estos años.

– Parece que las cifras de gasto por turista son bajas en Alicante. ¿A qué se debe y qué puede hacerse para elevarlas?

– Hay que tener en cuenta que en la provincia hay mucha oferta y una tipología de cliente muy variada. No es lo mismo el cliente de la Marina Alta que el de Benidorm; e incluso dentro de una misma zona tienes apartamentos y hoteles de cinco estrellas con campo de golf. Lo que pasa es que el volumen de visitantes es alto y eso puede ofrecer una media baja.

12/07/2016 ALICANTE.- Cristina Rodes/ FOTO: ALEX DOMINGUEZ

– De todas las carencias de las que el sector habla cuando reclama infraestructuras, ¿cuál sería más urgente?

– Nuestras comunicaciones no son malas, pero hay cosas que es necesario resolver: no puede ser que un aeropuerto que este año va a recibir 12 millones de viajeros no tenga una vía de conexión rápida con la ciudad. No hay ningún aeropuerto ni primario ni secundario en Europa que no esté conectado con la ciudad a través de un TRAM, un tren o lo que sea. Tendríamos que tener un transporte público más efectivo.

– ¿Recibe el Turismo la atención que merece como sector estratégico?

– Ni mucho menos. Si comparamos la aportación de nuestro sector al PIB y lo que recibe de la Administración, no es acorde. De hecho no tenemos ni conselleria, ni ministerio… Eso indica la poca importancia que se nos da. Pensamos que el turismo es algo que nos viene dado y no es así, el turismo se trabaja, aporta mucho empleo y si consiguiéramos desestacionalizarlo tendríamos más empleo estable. Y eso que en turismo tenemos contratos de fijos-discontinuos de más de diez meses, que tal como han estado las cosas es mucho mejor que trabajar tres. Generamos mucho empleo y además somos el sector que mejor admite el reciclaje de profesionales procedentes de otros sectores.

– ¿Han percibido algún tipo de reacción en el mercado británico tras el referéndum del Brexit?

– No. Todavía es pronto. Quizá en temporada baja, a partir del otoño y del invierno puede que se empiece a notar, pero los británicos compran sus vacaciones con mucha antelación, así que hasta ahora no se ha notado.

– ¿Está mejorando el mercado nacional?

– Sí. Tanto por lo que respecta a las empresas, que vuelven a organizar reuniones de trabajo, acciones comerciales de presentaciones de producto, jornadas de formación… como en el turismo familiar, las escapadas de fin de semana… sí hay una pequeña recuperación.

– ¿En qué mercados interesa trabajar la promoción por apreciarse un potencial interesante?

– La promoción siempre hay que diversificarla, tanto en tipología de cliente como en segmento, pero el cliente británico es el número uno porque es el que más vuelos directos tiene y en turismo residencial es muy importante; uno de los motivos por el cual no hemos tenido mucho cliente alemán es porque no había vuelos a Alemania. Que Norwegian abriera una base en Alicante hace un par de años ha sido fundamental para el auge del cliente escandinavo, sobre todo noruegos y suecos, un mercado muy interesante porque viajan mucho en invierno y eso nos ayuda a desestacionalizar. Pero también hay que seguir potenciando otros mercados tradicionales, como el italiano o el francés, que siempre han sido clientes nuestros, aunque es más de verano porque sus vacaciones coinciden con las nuestras.

– ¿Cómo han influido los buscadores de internet en la gestión hotelera? ¿Cuál es la tendencia en ese terreno?

– La distribución y la venta online ha supuesto un cambio radical que ya no tiene retorno. Al final, lo que estamos vendiendo es un servicio y experiencias; cuando tomas vacaciones, haces un viaje, te alojas en un hotel, comes en un restaurante… recibes un servicio y vives una experiencia. El desarrollo tecnológico es muy importante, la conectividad, saber cómo se comunican los compradores del futuro, que son los millennials… esos son los análisis y las estrategias que desarrollan las grandes compañías, que implantan app que permiten hacer el check in online, ya no pasas ni por recepción… Y en cuanto llegas al establecimiento te llega la información a tu móvil.

– Todo eso ha cambiado radicalmente el modo de gestionar, supongo.

– Claro. Reservar una habitación es fácil: llamas y ya está. Pero tú tienes que saber quién compra y cómo compra y la tendencia es que se hace en cualquier momento del día a través de la tecnología de la que hablaba, y eso está aquí para quedarse.

12/07/2016 ALICANTE.- Cristina Rodes/ FOTO: ALEX DOMINGUEZ

– Y ahora los críticos son directamente los clientes…

– Sí, ahora tu reputación se encuentra en las redes sociales, esa percepción de los clientes es la que muestra tu nivel de calidad. Por eso, tu estrategia de comunicación, de venta y sobre cómo gestionar todo está ahí. Antes era una cuestión de destino: ibas a Alicante o a Mallorca… ahora se tiene más en cuenta el producto concreto. Por ejemplo: Vivood (hotel de lujo cercano a Guadalest), a través de su estrategia de comunicación en redes sociales, blogs… ha llegado a un segmento de cliente que busca ese tipo de producto.

– ¿Tiene Alicante (ciudad) suficiente planta hotelera? ¿Y es moderna y está adaptada a la clientela de hoy en día?

– Teniendo en cuenta que nos ha costado ocho años recuperar las cifras de clientes anteriores a la crisis creo que más o menos está ajustada a la demanda. Los inversores siempre buscan ubicaciones y hacen sus números y hasta que no haya una estabilidad en el crecimiento no se abrirán más hoteles. hay que tener en cuenta que, pese a la mejora, fuera de la temporada alta, de noviembre a marzo, el 30 % de las plazas están vacías; eso es mucho. Pasamos de un 20 % en enero a un 99 % en agosto, por eso insistimos tanto en la necesidad de desestacionalizar.

– ¿Cree que los cruceros deben ser un mercado prioritario? Al fin y al cabo son hoteles flotantes, su competencia.

– Sí, pero la visión de los hoteleros va más allá del negocio a corto plazo. Lo primero que hacemos siempre es vender el destino; si vendo el destino, vendrá la gente. Cuando venga, ya me preocuparé yo de que mi producto sea bueno y el cliente elegirá. Pero si no vienen porque no conocen el destino, solo los productos especiales, los hoteles-boutique que han hecho una diferenciación muy clara de su segmento, pueden captar clientes al margen del destino. Por eso nos interesan los cruceros y llevamos tantos años peleando para que vengan y aunque hemos llegado tarde, ahora hay una empresa que lo está gestionando bien. Lo mejor para nosotros es ser puerto-base, pero lo interesante es que haya cruceros porque los visitantes que bajan a la ciudad aportan beneficios a la hostelería y el comercio, pero sobre todo esa visita supone el mejor escaparate y la mejor promoción, porque al turista que le gusta la ciudad y apenas ha estado unas horas se plantea volver en el futuro a pasar varios días. 

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter