La información económica de los líderes

La sostenibilidad del medioambiente y trabajar codo con codo con el sector primario, entre los retos del sector alimentario

Retos y fortalezas del Sector Alimentario en la Comunidad Valenc

De izda. a dcha., Jesús Juan (Dafsa), Sebastián Subirats (Ainia), Salvador Martínez (Economía 3), Leonor Sáiz (Grupo Martínez), Joaquín del Río (Dulcesol) y Victoria Gilabert (Grupo Alimentario Citrus)

La jornada que se celebró ayer bajo el título “Retos y Fortalezas del Sector Alimentario en la Comunidad Valenciana” y que organizó Economía 3 junto con BBVA Cesce  en el Hotel SH Valencia Palace reunió también a cuatro empresas del sector alimentarioGrupo Martínez, Dulcesol, Dafsa y Grupo Alimentario Citrusademás de al centro tecnológico AiniaTodos ellos debatieron sobre los fortalezas actuales del sector y sus debilidades. 

En cuanto a las fortalezas del sector, el primero en hablar fue el gerente de Finanzas de Dafsa, Jesús Juan quien hizo hincapié en la importancia de “tener buen producto” que se puede vender y además “contamos con un buen escaparate  como es el turismo”. Jesús Juan también añadió el papel que juegan la “seguridad alimentaria y buenas tecnologías”.

Sebastián Subirats, director gerente de Ainia, destacó la competitividad de las empresas de la Comunidad Valenciana ya que “tenemos suerte de tener empresas tractoras que nos han arrastrado a ello como es el caso de Mercadona y también resaltó la importancia de “los resultados de exportación”. De todas formas, Subirats apuntó que “la situación actual es buena pero tiene que ser mejorable. Tenemos que abrir nuevos mercados y son difíciles de conquistar porque las barreras son mayores”.

Por su parte, Leonor Sáiz, directora de Relaciones Institucionales de Grupo Martínez, subrayó que “la industria alimentaria tiene unos niveles altos de seguridad, incluso por encima de lo reglamentario”. Tampoco se olvidó  de hacer hincapié en la innovación como algo que aporta valor.

El director del Área de I+D de Dulcesol, Joaquín del Río, añadió a las fortalezas desgranadas por sus compañeros, la importancia de las dos empresas tractoras –Mercadona y Consum– y la importancia de la Autoridad Portuaria de Valencia como “una puerta hacia el exterior”.

Victoria Gilabert, del Departamento de I+D del Grupo Alimentario Citrus  subrayó la importancia de la marca ‘España’ y la palabra Mediterráneo y de  “nuestra dieta mediterránea”. Del mismo modo, rememoró también el papel que jugaron los naranjeros a la hora de exportarlas y resaltó los recursos que tiene la Comunidad Valenciana en el ámbito de la investigación.

Nuevos retos del sector

Gilabert identifica varios retos a los que tiene que enfrentarse el sector alimentario como la sostenibilidad del medioambiente, la internacionalización y la importancia de trabajar codo a codo con el sector primario.

Para el representante de Dulcesol  “tenemos que reinventarnos continuamente ya que las amenazas no las sabemos. Debemos invertir en I+D y necesitamos apoyo de las autoridades para potenciar dichos proyectos”. También puso el foco en la importancia de la formación y destacó el papel que juegan en la Comunidad Valenciana sus universidades y escuelas de negocio.

Los cambios en los hábitos de consumo de los consumidores, fue uno de los retos que resaltó Leonor Sáiz. Por ello, recalcó,  “la empresa tiene que ser más proactiva e inteligente para dar al consumidor lo que necesita”. Además, Sáiz resaltó el modelo de sostenibilidad. “Nosotros fomentamos al sector primario y todo el beneficio que obtenemos debemos invertirlo para hacer crecer estas pequeñas empresas. Con lo cual, vamos a establecer con ellos vínculos a largo plazo y debemos ser capaces de garantizar esta cadena”.

Por su parte, Sebastián Subirats sentenció que “si la empresa no está preparada para innovar de forma sistemática está condenada a perder competitividad y entrará en una política de regresión. Estamos hablando de la importancia de cuestiones como la Industria 4.0”, enfatizó. 

En esta misma línea, Subirats añadió también que “una empresa que no incluya la inteligencia como factor integrante de su competitividad se está equivocando”. A su juicio, la globalización complica el proceso. España ocupa el 35 puesto en competitividad y por encima de nuestro país están Corea del Sur o Irlanda. “España tiene que escalar puestos si quiere competir con esos países que la globalización está poniendo en nuestro mismo plano”.

Jesús Juan se decanta por buscar el cliente objetivo compitiendo a mejor coste que “es la propuesta de valor mejor que el cliente quiere pagar”. Puso el acento también en la necesidad de trabajar en la consecución de la eficiencia energética y la innovación en productos nuevos. “Hay que aprovechar los recursos naturales que tenemos”, adelantó.

El directivo de Dafsa no se olvidó tampoco de mencionar la importancia de la internacionalización, “nuestro mercado local es Europa y debemos ir a un mercado global” concluyó.

La jornada terminó con un vino de honor por gentileza de Bodegas Nodus.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter