impuesto de patrimonio en España

Impuesto de patrimonio: ¿Qué es, cómo se calcula y a quiénes afecta? 

Como ciudadanos de un país tenemos la obligación de pagar ciertos tipos de impuestos. Esto es algo que varía según las acciones que realicemos en nuestro día a día o los tipos de objetos que poseeamos dentro de nuestro país de residencia. En el caso de España uno de los impuestos que más afecta a la mayoría de los españoles es el impuesto de patrimonio. Este se debe de pagar de forma anual. Por ello, es importante conocerlo bien y saber si estamos en la obligación de pagarlo o no.

¿Qué es el impuesto sobre el patrimonio?

Como su nombre indica, el impuesto de patrimonio es un tipo de impuesto que se aplica según el patrimonio personal que tengan las personas físicas dentro del país. Esto quiere decir que, a diferencia de muchos otros impuestos, no se calcula según sus ingresos o sus compras, sino según los bienes que posea la persona. Este es un tipo de impuesto bastante particular y, por esa razón, son pocos los países que aún lo mantienen en uso y España es uno de ellos.

Algunos años atrás, específicamente en 2008, se había llegado al acuerdo de suprimir este impuesto. Sin embargo, en el año 2011 se llegó a un nuevo acuerdo en el que se restablece el impuesto sobre el patrimonio dentro de España. Es así como hasta el día de hoy aún se mantiene y debe pagarse de forma periódica, específicamente de manera anual. Es un tipo de impuesto directo y totalmente personal que grava el patrimonio de todas las personas físicas del país.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

¿A quién afecta el impuesto de patrimonio?

El impuesto de patrimonio, tal y como lo hemos venido mencionando con brevedad hasta ahora, es algo que afecta solamente a las personas físicas del país. Esto quiere decir que afecta a todas las personas que sean ciudadanas de la nación y que posean bienes dentro del territorio. Estas personas deben de cumplir con sus deberes con la nación para así poder exigir luego el cumplimiento de todos sus derechos. Esto quiere decir que no afecta a las personas jurídicas o empresas dentro del país.

Es importante resaltar que este es un tipo de impuesto que debe de ser pagado de forma individual. Incluso cuando se está en un matrimonio en el que se comparten los bienes, cada cónyuge debe pagar su parte de este impuesto. Además, bien seas español de nacimiento o extranjero que se encuentre dentro o fuera del país, si tienes bienes en España, debes de pagar este impuesto. Por ello, es importante estar pendiente de cancelar este tipo de impuesto año a año.

¿Cómo se calcula este impuesto?

Para conocer con precisión la cantidad que debemos pagar cada año con respecto a este impuesto, es importante conocer cómo se calcula el impuesto de patrimonio. Para realizar este tipo de cálculo es importante tener en cuenta diversos factores. En primer lugar, resaltar que el porcentaje a cancelar de este tipo de impuesto varía según la comunidad autónoma en la que residas. Por lo que debes informarte bien de cuál es este porcentaje antes de comenzar a realizar el cálculo.

Ahora bien, es momento de sumar el coste de todos los bienes de la persona. Al tener este montante se le restará 300.000 euros por la vivienda habitual. Además, también se resta todo lo que tenga que ver con las deudas de la persona (dinero que aún debe pagar por sus bienes) para así obtener el patrimonio neto. A este montante se le restará el mínimo exento (700.000 euros) y es finalmente a esa cantidad a la que se le aplicará el porcentaje a pagar según la zona en la que residas.

Normativa autonómica en el impuesto sobre el patrimonio

El modo en el que funciona el impuesto de patrimonio dentro de España es bastante particular. Se debe a que, pese a ser un impuesto regulado de forma estatal, es cedido a las comunidades autónomas del país. Existen casos de ciertas comunidades autónomas en las que se han hecho cambios dentro de la regulación de este impuesto. Cambios en lo que respecta al porcentaje a pagar, el montante que corresponde al mínimo exento y algunas bonificaciones.

Los residentes de España pagan este impuesto según la normativa de la comunidad autónoma en la que residen y los no residentes, hasta hace no mucho, lo hacían según la normativa estatal. Pero, desde hace algunos años, cuando se reformó esta ley, esto cambió. Por esta razón, ahora los no residentes también pagan el impuesto de patrimonio según la comunidad autónoma en la que se encuentren sus bienes dentro de España.

Opiniones sobre este impuesto en España

Los impuestos, de forma general, son un tema delicado en las sociedades actuales. Y las opiniones que tienen los ciudadanos sobre ellos varían según el tipo de impuesto en cuestión de que se trate. En lo que respecta al impuesto de patrimonio, las opiniones que se encuentran hoy en día son muy variadas. Hay una parte de la población que considera que es justo pagar este tipo de impuesto, mientras que hay otra que no considera que se deba pagar el impuesto al patrimonio y los bienes de cada uno.

El impuesto de patrimonio es un impuesto que solo se sigue aplicando en ciertos países de Europa, ya que la mayoría de ellos han desistido. Muchas personas, e incluso los propios gobernantes, consideran que es algo anticuado. Además, cuando este impuesto se volvió a aprobar dentro de España, bastantes personas se fueron del país para no tener que seguir pagando. Las opiniones encontradas, sin duda, son tanto positivas como negativas al respecto de este tema.

¿Sobre qué se aplica este impuesto?

El impuesto de patrimonio es un tema complejo que no muchos logran comprender en su totalidad. Y es complejo debido al modo en el que se aplica. Esto se debe a que la mayoría de los impuestos que una persona debe pagar están sujetos a todo lo que tiene que ver con su salario anual y sus transacciones de compra y venta. Sin embargo, en este caso, es algo que recae sobre el valor de sus bienes o propiedades.

Por lo tanto, el impuesto de patrimonio se aplica sobre todos los bienes que una persona tenga en España, independientemente de si es español de nacimiento o de si es un extranjero que tiene bienes en el país. En él, entran objetos como la vivienda, los coches e incluso los derechos económicos que estén bajo tu nombre. Por ejemplo, las inversiones que hayas hecho en cualquier tipo de sector. Todo ese tipo de bienes se suman para obtener el denominado patrimonio neto.

IMSKE-artroscopia
IMSKE-artroscopia
IMSKE-protesis

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.